:)

Negocios

A Veracruz llegan el frío y el pan casero hecho en horno de adobe

Para muchas familias es una tradición de décadas

Published

on

PUEBLO VIEJO, Veracruz. Desde hace más de 30 años, del horno de adobe de doña Hilaria Quirino González surge el aroma a pan casero recién salido, que con la llegada del frío a la entidad, es una tradición para las viejas y nuevas generaciones.

Doña Hilaria cuenta que comenzó la elaboración y venta de pan casero hace más de tres décadas, cuando aprendió el oficio al ver trabajar a su cuñada Felícitas, ya fallecida, a la que recuerda como una excelente panadera y de quien aprendió todos los secretos para elaborar el mejor pan.

Cargando una pequeña canasta completamente cubierta, en la que transporta las conchas, bollos, roscas de sal y bollos con queso, los que prácticamente son esperados por los tradicionales clientes que ya la conocen y gustan de su producto.

Lee: Los precios de la materia prima para la elaboración del pan se triplican en Guanajuato

Doña Hilaria Quirino dijo que los días de venta de pan son los jueves, en los que recorre las calles de la zona centro de Pueblo Viejo y los domingos se instala cerca del restaurante La Puesta del Sol, donde muchas de las personas que acuden a ese lugar le compran cuando salen.

La panadera confía que los próximos días en los que se celebra a los muertos, sean de resultado favorable para la venta de pan, por ello se está preparando para atender los pedidos que reciba, pues asegura realiza cualquier tipo de pan alusivo a estas fechas del 1 y 2 de noviembre.

Se trata de figuras de pan, las tradicionales y también en forma de muñequitos, con los decorados para que luzcan, de esos que les gustan mucho a los niños por la forma que tienen y a los grandes por su sabor”, dijo.

El horno lo tiene instalado en su domicilio, en la calle Francisco I. Madero, de colonia San Rafael, donde aseguró la pueden visitar para hacer los pedidos de pan y pan de muerto, para degustar y para las ofrendas que se acostumbran colocar en los altares.

Se trata de un horno tradicional de adobe que está en el patio de su casa, en el que hornea el pan y lo hace con leña, lo que le da ese toque diferente al sabor de cada pieza que ella misma elabora, desde el amasado, la forma y el decorado.

A doña Hilaria ya la esperan los vecinos y empleados de las diversas oficinas de gobierno para adquirir y degustar el delicioso pan, donde cada quien escoge entre las conchas, los bollos, las rocas de sal y los bollos con queso.

Alfredo Márquez | El Sol de Tampico

Trends