:)

El Extranjero

Una familia de migrantes venezolanos cambia “sueño americano” por la venta de paletas en Acapulco

Published

on

ACAPULCO, Guerrero. En su intento por sobrevivir, luego de quedar varados en México en su intento por llegar a Estados Unidos, los migrantes venezolanos cambiaron su sueño americano por la venta de paletas en este puerto.

Un padre de familia ofrece las paletas de dulce a los transeúntes sobre la costera Miguel Alemán, en tanto que uno de sus hijos y su esposa, en un cartón informan sobre su penosa situación y solicitan una ayuda monetaria a propios y extraños.

El jefe de familia relató que salió de su natal Venezuela y logró llegar hasta llegar a Piedras Negras, Estado de Coahuila, donde personal de Migración los detuvo y se supone que iba a repatriarlos, pero los abandonaron en Acapulco.

Lee: El gobierno de López Obrador negocia con el de Nicolás Maduro la repatriación de migrantes venezolanos

Íbamos a cruzar el río Bravo hacia Estados Unidos, donde esperábamos obtener algunas de las 24 mil visas humanitarias que va a otorgar el vecino país del norte, por eso vamos a preparar los documentos y poder entrar “legalitos”, refirió.

El jefe de familia de estos venezolanos indicó que salen a vender paletas a las personas que encuentran a su paso, pues necesitan al menos 500 pesos cada día para darle de comer a sus tres hijos y su esposa, pero también pagar el hotel.

Precisa que en estos momentos su prioridad es poder tener dinero para sus alimentos y hospedaje, valoran la posibilidad que, si no pueden viajar nuevamente a la frontera, entonces asentarse en la ciudad y quedarse a vivir aquí.

En su primer intento no pudieron cruzar al a otro lado porque está cerrada la frontera y por eso los detuvieron los de Migración, les dieron un permiso para estar en el país, pero lo que les urge es tener la oportunidad de entrar a los Estados Unidos, aunque su meta es trabajar y les da lo mismo hacerlo del otro lado o aquí.

Dijo que salen a vender desde las 6:00 de la mañana a las 11:00 de la noche, aunque en ocasiones paran antes, cuando logran reunir lo suficiente para poder comer y pagar el hospedaje.

Celso Castro | El Sol de Acapulco

Trends