:)

Inteligencia Artificial

Las carreras que los estudiantes eligen tienen significados de género   

Los estereotipos repercuten en las aspiraciones profesionales y las opciones de educación de los estudiantes

Published

on

Las investigaciones sobre los niños y la educación han demostrado que las materias Stem (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y la educación física se entienden como masculinas, mientras las asignaturas de arte y diseño están conformadas en 65 por ciento por mujeres, lo que demuestra que las carreras que los estudiantes eligen están determinadas por una cuestión de género.

Existe una brecha de género en las materias que los adolescentes eligen estudiar, pues por ejemplo, en 2022, 63 por ciento de los candidatos al Certificado General de Educación Secundaria (GCSE, por sus siglas en inglés) del Reino Unido que tomaron un curso completo de Educación Física (PE) eran hombres.

También se ha detectado que los niños asocian la ciencia con los hombres y los rasgos masculinos desde una edad temprana. Un estudio encontró que los niños eran más propensos a expresar estereotipos de género sobre los científicos.

Lee: La Inteligencia Artificial también es una cuestión de género

Por otro lado, materias como el inglés pueden considerarse menos masculinas debido a su percepción de irrelevancia para el “trabajo de hombres” tradicional, la falta de respuestas establecidas y el énfasis en las emociones.

La elección del tema, entonces, se convierte en lo que se conoce como un “recurso de identidad”, algo que los individuos pueden usar para construir su propia imagen. Los niños pueden recurrir a estos recursos de identidad para establecer su credibilidad masculina con sus compañeros.

Estos estereotipos repercuten en las aspiraciones profesionales y las opciones de educación superior de los estudiantes de secundaria, cuando la imagen de sí mismos y la imagen de una materia académica como masculina o femenina no coinciden.

Por ello, cuando los jóvenes se ajustan rígidamente a los roles de género tradicionales, es menos probable que alcancen su potencial académico porque estos roles de género afectan las materias que van a estudiar.

En esta investigación, una fuerte imagen masculina de las matemáticas y las ciencias disminuyó significativamente la probabilidad de que las estudiantes eligieran una especialidad en STEM en la universidad.

La Educación Religiosa (RE) es un ejemplo de uno de esos temas de género. Realicé una investigación, publicada en 2014, sobre las opiniones de los niños sobre las ER en tres escuelas secundarias del noroeste de Inglaterra, con entrevistas grupales e individuales con 35 niños de 14 a 16 años.

Mi investigación mostró que para muchos de los niños, la RE no estaba en su agenda porque no era un recurso de identidad que querían usar. Descubrí que había un vínculo entre lo que los niños pensaban sobre la RE y sus ideas sobre la masculinidad.

Lee: Género y ambiente

Uno de los chicos con los que hablé había elegido estudiar Estudios Religiosos, pero me dijo que sus amigos varones habían optado por educación física y materiales resistentes. Los chicos a los que les gustaba la RE, y lo eligieron cuando se ofreció como opción, se resistían a la tendencia de género.

Uno me dijo que no había perdido su “reputación” al elegir Estudios Religiosos en lugar de Educación Física. Los muchachos con los que hablé que habían elegido estudiar Estudios Religiosos se identificaron como “las personas maduras” debido a su interés en lo que llamaron las “grandes preguntas”. Se diferenciaban de los chicos que simplemente “perdían el tiempo”.

El estudio de materias como Educación Religiosa permite discusiones sobre cuestiones de creencia y espiritualidad. Los roles de género que hacen que los niños decidan no estudiar tales materias pueden conducir a la desvinculación de las materias que abordan cuestiones de significado, propósito y valor.

Los estereotipos de género asociados con la elección de temas afectan las oportunidades de vida tanto de niños como de niñas. Investigaciones recientes muestran que tanto los niños como las niñas que se resisten a los roles de género restrictivos obtienen mejores resultados en la escuela.

Las escuelas pueden tomar medidas para crear un entorno más equitativo en cuanto al género. Esto podría implicar lecciones que desacrediten los mitos sobre la elección de materias y el género, y que permitan tanto a los niños como a las niñas cuestionar las normas de género, creando un entorno más igualitario que les ofrezca mayores posibilidades.

Francis Farrell / El Sol de México

Leer Mas

Trends