:)

Baja California

Los musulmanes dicen que la migración no la divide el muro de Donald Trump

Más de 50 familias musulmanes llegaron hasta el muro, que divide Tijuana de Estados Unidos, para compartir su credo, tradiciones, creencias y comida

Published

on

TIJUANA, Baja California. Efrén Fidel Rosas Trejo  es un niño de dos años de edad, quien la tarde de este domingo, participó al lado de su familia mexicana convertida al islam y otros musulmanes en una oración y protesta frente al muro usado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para frenar y discriminar a la migración.

“Todos los días ora con mi esposo cinco veces al día,  le encanta hacerlo y dice una que otra palabra en árabe. Hace cinco años me convertí al islam por mi esposo, encontré el islam y todo fue muy distinto”, señala Vanessa Ivette Trejo García madre de Efrén a Cobertura 360.

Más de 50 familias llegaron hasta el muro, que divide Tijuana de Estados Unidos, para compartir con la comunidad mexicana sus tradiciones, sus creencias y su comida. En el momento de reflexión, algunas personas tomaron el micrófono para comentar sobre el muro y las divisiones creadas por la política migratoria de Donald Trump.

“Nosotros estamos unificando que ningún muro pueda separarnos, tu sangre es roja, la mía es roja, tú quieres lo mejor para tus hijos, igualmente yo, para que sepan que estamos en total solidaridad”, afirma Nahela Morales, quien es originaria de México.

“Yo vine aquí hace dos años, y me topé con el muro y donde me quebré fue donde vi el muro entrar al mar, porque el mar lo hizo Dios. Desde entonces he estado en la frontera, ya estuve afuera del campamento en Texas, donde estaban separados los papás de sus hijos y los dejaban vagar por sí mismos.  fui arrestada y estaba protestando por la separación de familias. Nosotros estamos unificando que ningún muro puede separarnos”

Nahela Morales, quien es originaria de México y ahora es parte del Islam

La mujer cuenta que forma parte de una organización encargada de luchar por los derechos de los seres humanos, así como desde el 2011 se convirtió al islamismo para encontrar la paz.

“Soy mexicana, soy migrante, a mi no me deportaron, pero estoy luchando por los deportados por todas esas familias que han separado. Yo soy musulmana, el Corán nos dice que tenemos que luchar por todos, siempre tenemos que unificarnos y luchar por nuestros derechos.  Yo vengo de Dallas, Texas”, dice Morales.

Al evento también asistió proveniente de los Ángeles, el Iman Sheik Azis, quien coordinó el momento de la oración. Para la comunidad de musulmanes era importante llegar hasta este punto de México, porque identifican a Tijuana donde están viviendo los deportados y migrantes, que llegan a esta zona en busca de asilo. 

“Venimos a decirle a la gente que todos somos iguales y que nos importan, nadie nos paga por venir, venimos a darles un mensaje de paz, Tijuana es el sitio correcto para hacerlo porque tenemos que ponerle atención por todo lo que aquí sucede”, dijo  Iman Sheik Azis.

Lee: Albergue en Tijuana da esperanza a musulmanes

Lee: Los retratos de migración de John Moore mueven la conciencia social

A finales de septiembre de 2019, Cobertura 360 publicó que Una pareja de musulmanes radicados en San Diego, California, levanta un albergue en Tijuana para asistir a los ciudadanos que migran de Siria, Yemen, Pakistán, Afganistán, Irak, quienes huyen de los conflictos bélicos y buscan asilo en Estados Unidos.

“Les queremos dar asilo a las madres, mientras ellas planean su futuro”, resalta Sonia García, presidenta de la Fundación Latinos Musulmanes de California.

La mujer originaria de La Paz, Baja California Sur, señala que ayudarán en el albergue a todas las madres, junto con sus hijos, que llegaron hasta la frontera entre México y Estados Unidos.

 La idea es que ellas se pongan a hacer algún tipo de taller o tomen clases para que después trabajen en el albergue o consigan un trabajo digno en algunas de las florecientes industrias de Baja California, agrega Sonia García.

El albergue para recibir a la comunidad musulmana está instalado en el Boulevard Agua Caliente, en una zona de alta plusvalía por su cercanía con el centro de Tijuana.

Ahora la idea de la comunidad musulmana es destruir todos los  mitos que hay sobre el origen de los musulmanes y sus costumbres en el mundo, en Baja California y Estados Unidos.

“Hoy es el día binacional, donde se están juntando por primera vez va a ver un imán del lado de San Diego, es importante que nos unamos frontera con frontera”, agrega la presidenta de la Fundación Latinos Musulmanes de California. El niño Efrén es parte del desarrollo de esta comunidad y muestra cómo sus costumbres son abiertas y empáticas hacia los otros. 

Por Yolanda Morales