:)

Inclasificables

Los hospitales públicos deben comprar sus propios medicamentos para evitar el desabasto

Entre los fármacos en riesgo están los usados para tratar hipertensión, alergias y diabetes

Published

on

Familiares de pacientes han interpuesto más de 200 amparos / Foto: Roberto Hernández

El abasto de medicamentos para los próximos meses en el sector público es incierto, pues los hospitales nacionales deberán improvisar y adquirir por su cuenta los fármacos para evitar el desabasto y desproteger a los pacientes.

Ante los problemas en la compra consolidada internacional de fármacos que impulsó el gobierno de México para este año, de la mano con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), directores de institutos nacionales de salud, hospitales y autoridades sanitarias de las 32 entidades federativas recibieron instrucciones de comprar más de un millar de claves de medicinas y material de curación.

De acuerdo con un reporte del Instituto Farmacéutico Médico (Inefam), los medicamentos que corren riesgo de escasear en los anaqueles de los hospitales públicos incluyen productos básicos como el amlodipino, utilizado para tratar la hipertensión y enfermedades cardiacas; la loratadina y la clorfenamina, para pacientes alérgicos, y la insulina, vital para los diabéticos.

Lee: La construcción de hospitales y centros de salud es una prioridad en la pandemia de Covid-19: Claudia Pavlovich

La UNOPS asegura que la entrega de medicamentos se cumple según lo comprometido y garantiza que para finales de abril se tendrán los resultados de las licitaciones internacionales que aún se negocian, para continuar con la entrega de los medicamentos en mayo.

El 26 de febrero pasado, el coordinador de Abasto del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Adalberto Javier Santaella Solís, giró una circular a todos los directores de los institutos públicos de salud federales y de las 32 entidades federativas.

En el oficio INSABI-UCNAMEMCA-91-2021, el funcionario les solicitaba comprar con sus propios medios mil 391 claves de medicamentos y materiales de curación que no fueron incluidos en la compra consolidada internacional que hizo el gobierno federal, además de 227 claves que no tuvieron oferta en los procesos de licitación.

Aún en los medicamentos que sí fueron incluidos, la circular requería a los titulares de cada unidad realizar contratos para garantizar su abasto hasta junio, en tanto iniciaba el proceso de suministro de la compra acordada.

“En lo que corresponde a las claves sin oferta de los procedimientos ITB (llamado a licitación), llevados a cabo por la UNOPS, las instituciones deberán garantizar el abasto al mes de junio de 2021, en tanto el Insabi realiza el procedimiento de contratación para el suministro de los meses de julio a diciembre de 2021”, señala.

Respecto a las claves que sí cuentan con oferta en los procedimientos de ITB realizados por la UNOPS, indica que las instituciones participantes deberán realizar las acciones que consideren necesarias para contar con abasto suficiente hasta junio “en lo que las entregas puedan empezar”.

El Inefam señala que para la compra consolidada de la UNOPS de 2021 hubo 141 claves de medicamentos sin oferta en los procesos de licitación —86 menos que los reconocidos por el Insabi—, los cuales equivalen a 40.6 millones de piezas por un monto de 14 mil 115.8 millones de pesos.

Lee: Llueven amparos por la falta de medicamentos en Veracruz

El fracaso de la compra consolidada de amlodipino, por ejemplo, provocó que algunos hospitales comiencen a adquirirlo por su cuenta para evitar su escasez, revelan datos del portal de compras gubernamentales Compranet.

En febrero, el IMSS realizó tres compras de amlodipino con las empresas Gadmar, Proveedora de Medicamentos Doca y Farmacia Margarita.

Adquirió 154 mil 759 piezas por un monto de 1.8 millones de pesos, cantidad que representa apenas 1.3 por ciento de las piezas de amlodipino solicitadas por la UNOPS en la compra consolidada.

Además del amlodipino, el reporte del Inefam destaca la loratadina y la clorfenamina entre los medicamentos sin oferta en la licitación de la UNOPS, ambos utilizados para tratar alergias.

Del primero, el organismo de la ONU solicitó 5.4 millones de piezas por cerca de 28.8 millones de pesos. Al quedar desierta la oferta, el IMSS recurrió a hacer una compra de seis mil 865 frascos de loratadina a la empresa Gadec, por la que pagó 65 mil 904 pesos, según datos de Compranet.

El IMSS adquirió a la misma empresa 478 frascos de clorfenamina, por tres mil 671 pesos, una compra mínima comparada con las más de cinco millones de unidades que solicitó la UNOPS.

Ante esta situación, las instancias de salud ya padecen el desabasto de medicamentos, aseguró el presidente del Inefam, José Carlos Ferreyra.

Señaló que en años anteriores el porcentaje de avance en la compra de medicamentos al mes de marzo era de entre 40 y 50 por ciento, con almacenes llenos, mientras que hoy en día el avance es de apenas 11 por ciento.

Foto: Archivo

El 24 de mayo de 2019, el gobierno federal comunicó un nuevo modelo de compras consolidadas en el que la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda sería la encargada de adquirir todos los medicamentos e insumos requeridos en el sector salud, tarea que realizaba el IMSS desde 2013.

Más de un año después, el 31 de julio de 2020, la administración federal informó sobre un acuerdo entre la UNOPS y el Insabi mediante el cual el organismo internacional se encargaría de las compras consolidadas de medicamentos para el periodo 2021-2024.

Lee: Indígenas Mam optan por medicina ancestral antes que la vacuna anticovid

El presidente del Inefam comenta que mientras la Secretaría de Hacienda “entró con torpezas” al tratar de realizar las compras de medicamentos, la UNOPS creyó que con una licitación internacional habría miles de laboratorios en el mundo que querrían surtir a México, pero 90 por ciento de las propuestas fueron de firmas nacionales.

En el reporte Operación Desabasto, la organización Impunidad Cero y Justicia Justa acusa que los esquemas de compras consolidadas tanto de la Secretaría de Hacienda como del organismo de la ONU han provocado desabasto de medicamentos afectando a miles de personas en todo el país.

Esta situación, añade el informe, ha provocado que familiares de pacientes, en particular de pacientes con cáncer, hayan interpuesto más de 200 amparos para obligar a las autoridades a resolver el problema.

El gobierno federal sumó a Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex) para realizar la distribución de medicamentos en todo el país. Sin embargo, el Inefam e Impunidad Cero señalan que la empresa paraestatal carece de infraestructura suficiente para esta tarea.

La UNOPS asegura que para finales de abril se tendrán los resultados de las licitaciones internacionales que aún se negocian para comenzar la entrega de los medicamentos en mayo, conforme al calendario acordado.

Destaca que hasta la fecha se han adjudicado contratos para proveer 98 millones de unidades de medicamentos para las instituciones de salud pública del país.

Para ello, afirma, han invertido más de 18 mil millones de pesos en dichos contratos, con los que se podrán adquirir más de 210 claves de medicamentos este año.

Días atrás el Colectivo Cero Desabasto, impulsado por la organización Nosotrxs e integrado por 40 organizaciones de pacientes y miembros de la sociedad civil, denunció que el acceso a medicamentos no se ha garantizado en el año de la pandemia.

Indicó que en los últimos dos años el IMSS emitió 431 millones de recetas, de las cuales 21 millones (4.8 por ciento) no fueron surtidas de forma completa o fueron negadas en su totalidad.

En el programa Tu Receta es tu Vale del IMSS, ocho de cada 10 vales no fueron canjeados por pacientes en 2020, con un total de 2.3 millones de vales no surtidos efectivamente en el año, “dejando en claro la falta de alternativas institucionales al problema de desabasto”, agregó.

Juan Luis Ramos | El Sol de México