:)

El Extranjero

La elección en El Salvador estuvo marcada por el pleito entre Nayib Bukele y el TSE

La jefe de la misión de observadores de la OEA, María Eugenia Vidal dice que la elección en El Salvador se desarrolló en paz, en tranquilidad

Published

on

Miles de salvadoreños salieron a votar para renovar el Congreso y las alcaldías, en una elección que estuvo marcada por los retrasos en la apertura de urnas y el pleito entre el presidente de El Salvador, Nayib Bukele y Tribunal Supremo Electoral (TSE).  

Los mil 595 centros de votación cerraron a las 17:00, hora local (la misma de México),  tras una jornada de diez horas en la que unas 5.4 millones de personas estaban llamadas a sufragar.

Tras una campaña marcada por la violencia, la votación, que también determinará los salvadoreños designados al Parlamento Centroamericano, se celebró bajo la vigilancia de unos 40 mil efectivos de seguridad, entre policías y militares y observadores internacionales.

Los centros electorales abrieron a las 07:00, hora local, aunque muchos lo hicieron con un retraso de hasta dos horas, lo que provocó un airado reclamo de Bukele para denunciar un posible fraude del cual acusó al TSE.

“Decían que era mentira, que era imposible que el (TSE) hiciera fraude, si eran los garantes de la institucionalidad, del Estado de derecho. Se los dijimos mil veces, que por corrupción o incompetencia, todo lo harían mal”, escribió el presidente de El Salvador sobre la elección.

En conferencia de prensa antes de emitir su voto, Nayib Bukele insistió en el tema, pero evitó hablar de “fraude” en la elección de El Slavador. En cambio, aludió a “irregularidades generalizadas, no intencionales y también intencionales”.

Lee: La oposición llega sin fuerza a las elecciones legislativas en El Salvador

Más tarde, el TSE abrió un proceso administrativo contra el presidente Bukele, tras una conferencia de prensa en plena jornada electoral en la que pidió a los salvadoreños votar para llevar a cabo la “operación remate” contra sus opositores.

De acuerdo con una resolución del TSE, la conferencia de prensa del mandatario “conlleva la finalidad de incidir en la intención (de voto) de los ciudadanos para que apoyen electoralmente a candidatos y partidos afines al Gobierno”.

“Además tiene por finalidad evitar que los candidatos de los partidos de oposición no logren más simpatías o pierdan su caudal de apoyo electoral”, indica el texto.

Añade que “existe el fundamento para ordenar el inicio de oficio del procedimiento sancionador electoral” por la “posible infracción” del artículo que prohíbe hacer propaganda durante el silencio electoral.

La jefe de la misión de observadores de la OEA, María Eugenia Vidal, destacó a media jornada que la contienda se desarrollaba “en paz, en tranquilidad”, y celebró la participación de los electores en un contexto de pandemia. 

Otto Madrid, observador electoral del independiente Centro de Intercambio y Solidaridad (CIS), señaló que la votación en el Instituto Nacional Albert Camus, de la Colonia Centroamérica de la capital, abrió con un retraso de 30 minutos pero que no vio nada que sugiera fraude.

“Todo augura que este proceso no será fácil: a un contexto político enrarecido y a una institucionalidad debilitada por el permanente y abierto desafío del Ejecutivo a las leyes se suman unas elecciones en sí mismas complejas”, indicó.

De 10 partidos contendientes, los salvadoreños votaron para elegir los 84 diputados a la Asamblea Legislativa, autoridades de 262 alcaldías y 20 diputados al Parlamento Centroamericano, una instancia de la integración regional.

Lee: El Salvador tendrá elecciones con una Ley Seca y máxima tensión política

Las encuestas presagian el fin del control que desde 2018 mantienen en el Congreso la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

Esos partidos dominaron la política de El Salvador desde los acuerdos de paz de 1992 que pusieron fin a 12 años de guerra civil. Hasta que Bukele, de 39 años, llegó al poder en 2019 personificando el hartazgo contra “los mismos de siempre”.

La votación en la elección de El Salvador podría marcar la consolidación en el poder de Bukele si logra alcanzar una mayoría legislativa con sus partidos aliados Nuevas Ideas (NI), que ayudó a formar, y Gran Alianza Nacional (Gana), que le postuló a la presidencia.

Con control del legislativo, Bukele podrá incidir en los nombramientos en la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría y la Fiscalía, con las cuales ha tenido disputas, así como promover reformas constitucionales.

Los resultados preliminares de la elección de El Salvador podrían conocerse en la medianoche del domingo, aunque los resultados oficiales podrían demorar hasta 15 días.