:)

Política

El robo hormiga de café está acabando con las fincas en Veracruz

En la región de Coatepec. Veracruz, los productores de café resienten desde hace años los robo de un crimen, que golpea todos los días

Published

on

Ladrones de café lo venden a precios bajos en varios municipios de Veracruz.

XALAPA, Veracruz. Entre el robo hormiga, las importaciones y la falta de políticas públicas en torno al grano, el café cereza agoniza en Veracruz, advierten productores veracruzanos. De acuerdo a las cifras de los cafetaleros, en los últimos 30 años ha disminuido el 90 por ciento de la producción total, ya que nadie quiere invertir “bajo esas condiciones”.

Sin embargo, aclaran que el problema del café cereza no es una muerte natural sino que “se esté dejando morir”, favoreciendo con esto a las compañías que detentan el poder comercial e industrial de este producto.

En entrevista, Javier Murrieta Cervantes, productor de café de Coatepec, precisó que hasta un 50 por ciento de la producción de café cereza en la región es robado mediante esquemas “hormiga” que provoca pérdidas cuantiosas a los cafetaleros.

Lee: Impulsan café mexicano en mercado internacional

Dio a conocer que este delito lleva más de una década sucediendo y aunque se han denunciado de manera pública las autoridades no han hecho nada para frenarlo. Y es que, dijo, es necesario que se legisle en torno al tema y que se pongan candados que limiten la venta ilegal de café en las calles de la entidad.

El productor precisó que el robo a las cafetaleras se lleva a cabo por personas que conocen los procesos de cosecha del café e ingresan de manera ilegal a las plantaciones para robarse entre 10 y 15 kilos y posteriormente venderlo “en las banquetas” a precios muy bajos.

 “Da mucho coraje, nadie que tiene intereses económicos invierte en plantar café porque nadie va a invertir su dinero si sabe que se lo van a robar”, aseguró Murrieta Cervantes.

En ese sentido, expuso que es urgente que las autoridades intervengan con esquemas que acaben por completo con las ventas de banqueta que, en la mayoría de los casos se hace con producto robado de las fincas establecidas.

“Tienen que evitar que el café se venda tan fácil. Desde mi punto de vista tienen que desaparecer las ventas de banqueta, ya que al propio comprador le conviene que sea robado porque lo compra más barato”, expresó sobre el robo a cafetaleras.

Para Murrieta Cervantes, la solución al problema del robo de café podría acabarse con la implementación de un sistema similar al de la caña de azúcar en el que todo el producto tenga que pasar por un ingenio y que este le pague de manera directa a los productores mediante depósitos bancarios de manera que no haya dinero en el proceso ni intermediarios.

Lee: Los caficultores de Chiapas están al borde del colapso por los bajos precios y la crisis de Covid-19

“El esquema de la caña funciona muy bien y en el café se podría copiar porque ambos son productos que necesitan procesarse y tienen que llegar a una fábrica”, puso como ejemplo Javier Murrieta Cervantes, productor de café de Coatepec.

Advirtió que de no actuar pronto, la siembra del café podría desaparecer a corto plazo.

“Yo calculo que el café que se produce en México ya no alcanza para el consumo, tiene que entrar de otro lado”.

Por su parte, el Consejo Regional del Café en Coatepec que encabeza Cirio Ruiz González denunció que la muerte del café no es una “muerte natural” sino que es inducida y a modo. El organismo expuso que este abandono tiene que ver con no querer, desde el Estado o la Federación, que haya compras y ventas controladas, facturadas y registradas con los nombres y apellidos de los dueños.

“Estaríamos de acuerdo en que todas las compras de todo el país estuvieran controladas pero no, porque es un riego para los que acumulan dinero y desplazan”, acusó.

Karla Cancino | Organización Editorial Mexicana