:)

Guanajuato

El estado de Guanajuato ha construido una universidad fuerte: rector general

Luis Felipe Guerrero Agripino concluirá su segundo periodo consecutivo como rector general de la máxima casa de estudios del estado, que, consideró, debe abonar al debate

Published

on

GUANAJUATO, Guanajuato. Aunque reconoce que ya está en la recta final de su gestión, el rector Luis Felipe Guerrero Agripino también considera que aún hay tiempo para hacer reflexiones, autocrítica y para trazar el papel que la comunidad de la Universidad de Guanajuato (UG) tiene que tomar tanto en el presente como en el futuro.

El próximo 27 de septiembre, Guerrero Agripino concluirá su segundo periodo consecutivo como rector general de la máxima casa de estudios del estado, que, consideró, debe abonar al debate.

Dijo que la vida le ha puesto enfrente la oportunidad de poder cerrar un círculo que se abrió en 2015, que es culminar su segundo periodo como rector general hasta el último día, sin haber abandonado la responsabilidad de dirigir los destinos de la Universidad de Guanajuato, como sucedió con algunos de sus antecesores.

Lee: La Universidad Autónoma de Querétaro ofrece taller de mecánica automotriz para mujeres

Me siento muy contento porque tengo el privilegio de cerrar una etapa. Yo creo la vida da oportunidades, no siempre, de cerrar círculos y de uno planear y poder cerrar a partir de un propósito previo y una preparación”, dijo el rector general de la Universidad de Guanajuato.

A ocho meses de entregar la Rectoría a la persona que le sucederá, Guerrero Agripino decidió hacer una pausa para analizar qué ha sucedido con la responsabilidad para la que se preparó.

 “Como en todo maratón no se puede llegar sin preparación. Uno tiene que prepararse mucho para estar corriendo tres horas y media, igual acá, son ochos años, si contamos dos periodos, pero cuenta toda una vida previa que tengo el privilegio de consumarla por lo que concierne a la trayectoria de gestión universitaria, ahora como rector.

“(…) La vida me ha permitido que esta universidad me haya apoyado para estudiar un doctorado en otro país, tener la fortuna de hacer una carrera académica, de profesor, investigador.

Luego como directivo, como responsable de ser director administrativo, fue director de Desarrollo Estudiantil, asesor de dos rectores, director de la Facultad de Derecho, primer rector del Campus Guanajuato.

Dijo que de 2015, cuando asumió el cargo, a la fecha, el contexto social en el estado, el país y el mundo ha cambiado drásticamente, desde el hecho que hubo de por medio una pandemia, hasta que ésta misma obligó a la disrupción y a la adaptación.

Sin embargo, aseguró que la Universidad de Guanajuato estuvo preparada y enfrentó estos cambios drásticos, pues quedó aplicado en la práctica todo el conocimiento enseñado y aprendido en las aulas y los resultados fueron positivos para la Colmena, que no tuvo graves afectaciones durante el periodo pandémico.

Lee: La Universidad y el gobierno de Sinaloa fijan estrategia para pagar adeudos fiscales al SAT

“Los tiempos de 2015 a la fecha han cambiado muchísimo, la sociedad se ha movido de manera muy disruptiva y entonces es donde viene la preparación y sin preparación a la primera se truena, en cambio, cuando uno viene con una preparación, con una formación, le permite en el camino redireccionar, si me caí me levanto”.

Guerrero Agripino compartió que, sin proponérselo, en 2019, cuando presentó su Proyecto de Desarrollo Institucional 2019-2023, éste contenía tres ejes: “un eje era el desarrollo académico, un segundo era gestión sustentable y había un tercer eje: se llamaba adaptabilidad a nuevas circunstancias.

Y cuando me preguntaron que qué había ahí y les dije que nada, porque la universidad tiene que estar preparada para cualquier circunstancia”. Un año después, la pandemia de Covid-19 afectó de manera global y para entonces la Universidad de Guanajuato tuvo que adaptarse, para que las afectaciones fueran mínimas.

Con ello, el 14 de marzo de 2020 el rector general de la Universidad de Guanajuato anunció que se suspendían las actividades de movilidad y posteriormente vino el periodo de trabajar desde casa; el Alma Mater guanajuatense fue la primera escuela de nivel medio superior en el país en tener todas sus actividades a distancia, incluidas las educativas.

“Las decisiones de la pandemia fueron con evidencia científica, jamás tomé una decisión sin consultar a nuestro cuerpo universitario (…) No ha habido, y espero que no la haya y no la va a haber, una ocasión en donde no haya tomado una decisión sin ponderar a mi universidad”.

La labor de Guerrero Agripino no sólo debería entenderse en el marco de las decisiones tomadas durante la pandemia, sino que son ocho años en los que la Universidad de Guanajuato ha transitado hacia el fortalecimiento de todas sus áreas.

Por ejemplo, se logró tener un crecimiento de la matrícula estudiantil de un 41 por ciento, pues hasta octubre de 2022 la matrícula auditada era de 47 mil 108 estudiantes, contra los 33 mil 332 que había en 2015, cuando inició su primera gestión.

Además, en 2022 la UG se convirtió en la primera universidad del país en recibir la Acreditación Institucional por parte de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior por un periodo de siete años (2022-2029).

Aunado a ello, 96.6 por ciento de los programas de licenciatura de la UG están acreditados por su calidad y se refleja en que el 98.98 por ciento de la matrícula de licenciatura se encuentra inscrita en programas de calidad.

También, por primera vez el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, A.C. otorgó el Reconocimiento Fénix, por ser la UG un modelo de excelencia y de responsabilidad social en México.

Lee: La Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas no ha justificado el gasto de 97 mdp en el ejercicio fiscal de 2021

Por si fuera poco, la UG ocupa el noveno lugar entre las mejores universidades del país, de acuerdo con el Best Global Universities Ranking 2022-2023, mientras que el Programa de Equidad Regional, creado en el primer rectorado de Luis Felipe Guerrero, ha beneficiado a 8 generaciones; además, en 2022 se creó el Programa de Equidad Urbana.

La Universidad de Guanajuato cuenta, además, con una suficiente capacidad científica, pues al 31 de diciembre de 2022 tenía registrados a 579 profesores de tiempo completo en el Sistema Nacional de Investigadores y a dos profesores de tiempo completo en el Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Durante la pandemia, la Universidad de Guanajuato creó Zona UG, que albergó al primer campus 100 por ciento digital, en la sede del extinto Hotel Guanajuato, un activo universitario y que ahora está siendo utilizado para la generación de conocimiento.

También, las acciones coyunturales, como casos de violencia en contra de la comunidad estudiantil, han hecho que la Universidad de Guanajuato haya aprendido las lecciones, pero después de esa adaptabilidad que enfrentó, ahora el espacio universitario fue el epicentro del diálogo de las nuevas realidades, como la atención a los casos de violencia contra las mujeres o como los riesgos de la militarización en el país.

Por ello, Luis Felipe Guerrero Agripino dijo que durante su gestión se han sentado las bases para que la Universidad de Guanajuato no sólo sea un recinto que expida títulos, sino un lugar que abone al debate social para la búsqueda del bien común.

“Creo que las universidades, todas, particularmente la universidad pública, tenemos el enorme compromiso de aproximarnos cada vez más a la realidad de nuestro contexto y del entorno inmediato y de cómo poder incidir en ese entorno, con todo este enorme potencial que tenemos y la universidad y hacia allá deben ir las universidades.

La universidad no debe solamente expedir títulos, la universidad debe aproximar el conocimiento en distintos ámbitos, entornos y contextos”, agregó el rector.

Óscar Reyes | El Sol de Irapuato

Trends