:)

CDMX

Damnificados del 19-S dejan la CDMX cinco años después del sismo

El sismo del 19 de septiembre de 2017 desplazó de la Ciudad de México a 72 familias.

Published

on

Damnificados del 19-S dejan la Ciudad cinco años después del sismo

Érick Alarcón Hinojosa, de 31 años, es uno de los desplazados por el sismo del 19 de septiembre de 2017. Al terreno donde vive se entra desde la parte alta del cerro que se ubica en la Calzada Desierto de los Leones, en el pueblo de Santa Rosa Xochiac, alcaldía Álvaro Obregón.

Una vez adentro del predio hay que bajar escalones en lugar de subirlos. La casa de Érick es la última de una hilera de cuatro niveles que fueron construidos siguiendo la formación del cerro, es decir, cada piso es como un gran escalón. Actualmente un familiar le renta el tercer nivel porque con el sismo de 2017 perdió 60 por ciento de su vivienda que se hundió y se desplazó de lado 15 centímetros.

Ahí en Santa Rosa Xochiac cerca de 35 casas resultaron dañadas por el sismo, de las cuales 16 fueron demolidas totalmente. La vivienda de Érick fue declarada inhabitable, tenía 100 metros construidos, pero por el movimiento de tierra 60 de ellos fueron expropiados por el Gobierno de la Ciudad de México. Aún es dueño de 40 metros cuadrados de ese espacio.

El sismo del 19 de septiembre de 2017 desplazó de la Ciudad de México a 72 familias que, por las condiciones de alto riesgo de sus hogares, han decidido vivir en otro estado o construir en un terreno propio. Érick optó por recibir del gobierno capitalino 520 mil pesos para mudarse a Metepec, Estado de México.

Como parte de los programas de apoyo a los damnificados, la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México ofreció dos opciones a quienes no pudieron rehabilitar o reconstruir porque los terrenos de sus viviendas fueron catalogados inhabitables y de alto riesgo:

  • Vivir en uno de los 330 departamentos que el gobierno construye en la Unidad Habitacional El Porvenir, en la alcaldía Tláhuac.
  • La entrega de 520 mil pesos para que compren una vivienda en otro estado del país o construyan en un terreno propio, ya sea en la misma ciudad o en provincia.

De los 72 damnificados que decidieron esta última alternativa, 43 ya recibieron el recurso, entre ellos Érick, ingeniero en sistemas, padre de un niño de seis años y de otro que nacerá este septiembre, quien comenzó ya los planes para asentarse en un lugar más seguro junto a su familia.

Otras ocho están en proceso y 21 aún faltan por ingresar su documentación, de acuerdo con datos de la Comisión para la Reconstrucción obtenidos por El Sol de México.

Para conseguir que la Comisión para la Reconstrucción le diera los 520 mil pesos para construir en el terreno que tiene en Metepec, Érick pasó dos años sin apoyo y otros dos años de trámites, pues como Santa Rosa es un pueblo los terrenos son comunales y no tenía un documento del gobierno de la ciudad que lo acreditara como propietario.

En entrevista con este diario narra que después del sismo recibió ayuda de renta de la anterior administración local, pero pasaron casi dos años para que lo integraran al nuevo censo que realizó el Gobierno de Claudia Sheinbaum.

Lo primero que hizo fue demostrar que era dueño de la parte afectada. “Aquí no hay escrituras, no había forma de comprobar la legitimidad. Yo estuve dos años yendo a oficinas en Pino Suárez (…) Esto es pueblo, aquí nadie paga predial, aquí más bien se dan las cooperaciones a las autoridades del pueblo.

“Ante el pueblo sí nos respaldamos con el contrato de compraventa (del predio) y el pueblo nos sella donde se nos reconoce como legítimos dueños de la propiedad. Aparte, el Gobierno nos ayudó con la carta notarial donde se especifica que soy el propietario de aquí”.

Él y su esposa decidieron no comprar una vivienda en el pueblo porque se han dado casos de personas que adquieren una casa y llegan los legítimos dueños a reclamar la posesión. Comprar el terreno en Metepec, que se ubica a casi hora y media de donde vive, fue la mejor opción porque es plano y tiene documentos que lo acreditan como legítimo dueño.

El pasado 10 de agosto le entregaron 520 mil pesos. Ya con dinero en mano consultó con un arquitecto la construcción de su nuevo hogar. Para demostrar que construye, sólo deberá enviar fotos de los avances de la obra a la Comisión para la Reconstrucción.

“Nos vamos a mover a Metepec, y allá vamos a construir en terreno propio, es chico, de cinco metros de frente por 10, 15 de largo, pero ya es algo que nos va a alcanzar con los recursos que nos dieron. Únicamente vamos a construir una planta baja, porque los costos de material han incrementado bastante”.

Claudia Mendoza | El Sol de México

Trends