:)

Negocios

Las tiendas sobrevivieron a la pandemia de Covid-19 por no pagar rentas en Veracruz

La pandemia de Covid-19 provocó una reducción del 50% de las ventas en las tiendas de barrio en diferentes municipios de Veracruz

Published

on

XALAPA, Veracruz. Algunas de las tiendas de barrio que sobrevivieron a la pandemia fue porque no pagan renta, revelan Alma Delia Corona Sarabia, Lorenzo Mancilla Hernández, Rogelio Jiménez Cuéllar y Mónica Lucía Cortés, comerciantes veracruzanos.

A un 50 por ciento de las tiendas les han bajado las venta, debido a que sus clientes han dejado de consumir refrescos y productos procesados, ahora consumen tortilla, huevo, café, leche y pan, señalaron los pequeños comerciantes.

Al comentar que algunas tiendas cerraron, Lorenzo Mancilla dijo que la gran ventaja que tuvo fue que habilitó una parte de su casa y reabrió el negocio. Con él coincidió Alma Delia quien también trabaja en su casa.

Lee: Las tiendas y comercios cerrarán hasta las 10 de la noche por una baja en los contagios de Covid-19 en Hermosillo

Ella añadió que para poder sobrevivir durante el último año ha tenido que echar mano del gasto familiar para meterlo al negocio y tratar de surtir los productos que le piden, porque hay algunos que casi no se mueven como la latería y los alimentos procesados.

Puntualizó la vendedora que sus clientes sólo están demandando los artículos de la canasta básica como tortilla, huevo, café, leche, arroz, sopas de pasta, tomate, cebolla, ajo, chile y alguna fruta de temporada porque están a buen precio como la naranja.

En su opinión, las ventas bajaron en alrededor de 50 por ciento, por lo que actualmente sólo le da vuelta al dinero, asimismo bajó el número de clientes debido a que algunos se quedaron sin trabajo.

En ese contexto abundó que “ha disminuido la demanda de refrescos enlatados y embotellados en parte también porque no han dejado de subir, así como la demanda de verduras y frutas en lata”.

Además también bajó la demanda de algunos productos de abarrotes debido a que sus clientes sólo están pidiendo los productos básicos.

Mancilla Hernández comentó que en alrededor de 40 por ciento bajó la demanda y que si bien prácticamente todos los artículos salen, es en menor cantidad, ya que sus clientes sólo consumen lo del día, por ejemplo una papa, una zanahoria, y un chayote. Asimismo hay quien compra el cono de huevo completo, pero también muchas familias sólo llevan tres o cuatro huevos, lo que van a desayunar o a comer.

Tiene clientes que sólo compran medio kilo de tortilla, 4 o 5 huevos, dos tomates y dos chiles porque “no hay para más”. Jiménez Cuéllar indicó que sabe de dos o tres negocios que tuvieron que cerrar debido a que ya no pudieron soportar los pagos de renta, luz y agua comercial, así como la mala administración.

Lee: Carrara abrirá 30 tiendas de ropa en México

Confirmó que la gente cuida lo que compra, por lo que muchos productos se mueven lentamente, de ahí que sólo reinvierte en lo que tiene salida en el transcurso de la semana, que son los productos básicos: leche, huevo, queso, azúcar, arroz y frijol, actualmente se mueve poco las leches condensadas y evaporadas, las harinas para hot cakes y atoles, las mermeladas y cajetas, eso ahorita prácticamente no se vende. También disminuyó la demanda de bebidas enlatadas, aunque con el calor parece que empiezan a moverse más, muy lento van saliendo los productos de pan envasados, la gente prefiere comprar cinco bolillos por diez pesos que llevar un pan para sándwich de 35 pesos.

Por su parte Mónica Lucía Cortés señaló que si bien la ganancia es prácticamente nula, lo que le ayuda es que está en su casa, que no paga renta y que para el gasto diario de su familia sale de tienda.

Confirmó que la demanda de productos es sólo de básicos, y que esporádicamente salen los enlatados, ya que la gente prefiere comprar 5 pesos de chícharos que una lata que vale diez pesos o un elote por cuatro pesos que una lata de diez o 12 pesos.

La gente busca su economía, si tengo atún de diez o 15 pesos se llevan el más económico, de las galletas de 9 pesos u once pesos, prefieren las baratas y así está todo, aunque no sea lo mejor, pero cuando menos ese día ya resolvieron la comida para sus familias“, expresó. Como en casi todas las tienditas, Lucía Cortés tiene una libreta donde va anotando lo que le quedan a deber sus clientes porque a la quincena ya se les hacen 200 o 300 pesos.

“Es una forma de apoyar, pero no se puede con toda la gente porque es verdad aquello de que pierde uno el producto y al cliente porque por no pagar, ya no regresan por acá´, concluyó.

Celia Gayosso | Diario de Xalapa