:)

El Extranjero

La epidemia de abusos de la policía resurge en Estados Unidos

La violencia y abusos de la policía repuntaron en las últimas semanas en Estados Unidos, un escenario que complica los planes del presidente Joe Biden

Published

on

La violencia, brutalidad y abusos de la policía repuntaron en las últimas semanas en Estados Unidos, un escenario que complica los planes de gobierno del presidente Joe Biden, quien está apunto de cumplir sus primeros 100 días de gobierno.

El pasado domingo, durante un control de tráfico en Brooklyn Center, una agente blanca disparó de forma supuestamente “accidental mente” al afroamericano Daunte Wright, de 20 años, según explicó el jefe de Policía de la localidad, Tim Ganno.

Según Ganno, la oficial quería usar una pistola eléctrica conocida como “taser” para inmovilizar a Wright, pero se confundió y disparó con su arma de fuego una bala que acabó con la vida del hombre.

Lee: El Papa pide denunciar abusos sexuales cometidos dentro de la Iglesia

En Estados Unidos unas tres personas mueren a manos de los agentes del orden todos los días y las posibilidades de perder la vida de esa manera aumentan significativamente si, como en el caso de Floyd, se tiene la piel negra.

Los afroestadounidenses constituyen aproximadamente 12 por ciento de la población, según Fatal Force –el conteo de muertes imputables a policías en EU de The Washington Post– entre 2015 y 2019 sumaron el 26.4 por ciento de todas esas muertes por abusos de la policía en Estados Unidos.

Un reporte del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales publicado por The Washington Post, señala que estos actos violentos son predominantemente provocados por radicales de extrema derecha y elementos racistas como los supremacistas blancos y los enemigos de los musulmanes.

En la ciudad de Minneapolis cientos de manifestantes protestaron el lunes por la noche por segunda ocasión consecutiva, por el asesinato del afroamericano Daunte Wright.

Unas 40 personas fueron arrestadas el lunes por la noche y en las primeras horas de hoy por las protestas en el Brooklyn Center, zona emblemática de la urbe.

Al igual que en otras ocasiones la policía de Minneapolis lanzó gases lacrimógenos y granadas aturdidoras, y persiguió a algunos manifestantes. Todos esos abusos de la policía se dan ya en el gobierno de Joe Biden.

Joe Biden se pronunció sobre el incidente y dijo que las manifestaciones pacíficas son comprensibles, pero que ‘no hay absolutamente ninguna justificación’ para los disturbios ni los abusos de la policía.

Todo esto en momentos en que se desarrolla, a pocos kilómetros del lugar de las manifestaciones, el juicio a Derek Chauvin, el exoficial acusado de asesinar a George Floyd en mayo de 2020, cuya muerte desató la repulsa nacional e internacional y provocó oleadas de protestas y manifestaciones violentas en decenas de ciudades estadounidenses, reprimidas por las fuerzas del orden.

También el lunes al menos un adolescente murió y un oficial de policía fue herido en un tiroteo en una escuela secundaria de la ciudad de Knoxville, en el estado de Tennessee, mientras una acción similar ocurrió durante el fin de semana en una playa del sur de California cuando una manifestación de supremacistas blancos chocó con unos 200 miembros del movimiento Black Lives Matter.

Otro tiroteo masivo tuvo lugar en las primeras horas del 3 de abril en una fiesta en una casa en Wilmington, Carolina del Norte, donde fueron asesinadas tres personas y otras cuatro resultaron heridas.

El 22 de marzo pasado ocurrió un incidente de ese tipo en Boulder, Colorado, donde murieron 10 individuos, y un hecho similar en Atlanta, Georgia, con seis mujeres asiáticas muertas el 16 de marzo, así como otro el 1 de abril en Orange, California, en el cual resultó occiso un niño y otras dos personas fueron lesionadas.

Lee: La aplicación que las protege de maridos violentos y abusos

En una alocución en la Casa Blanca frente a legisladores estadounidenses, el presidente Biden presentó recientemente una serie de órdenes ejecutivas, en un esfuerzo por restringir, en la medida de lo posible dada la oposición republicana al respecto, el acceso de los civiles a las armas de fuego.

Esto es una epidemia, por el amor de Dios, y tiene que parar”, afirmó el mandatario demócrata, refiriéndose igualmente a los tiroteos como una “crisis de salud pública”.

Estados Unidos aprobó en 1994 un veto federal a las armas de asalto en el país, que en palabras de Biden “hizo que se derrumbaran los asesinatos masivos”, pero en 2004 expiró sin que el Congreso lo renovara.

El debate sobre el control de armas se reactiva periódicamente en Estados Unidos cuando hay tiroteos masivos, pero la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y sus poderosos aliados en el Congreso han impedido que se aprueben medidas de calado al respecto en los últimos años.

Hasta el pasado lunes ocurrieron en la nación norteamericana unas 11 mil 960 muertes por la violencia con armas de fuego, en tanto nueve mil 410 personas resultaron heridas, según cálculos del Archivo de la Violencia Armada, una organización sin fines de lucro especializada en el tema.