:)

La Opinión

De seis balazos la Suprema Corte mata la democracia y justicia en México

La Suprema Corte de Justicia de la Nación era el último territorio por conquistar en la invasión de Morena durante este sexenio, pero ya fue cooptada

Published

on

México requiere establecer el Juicio de Residencia, que es utilizada en la época del Virreinato. Foto: Cuartoscuro.

Fueron seis los tiros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que dieron muerte al último bastión de legalidad y contrapeso de poderes, desangrándose uno de los órganos vitales de la democracia en México. 

Lo más triste es que los tiros salieron del arma que debía ser utilizada contra la demagogia, la concentración de poder político y el consuetudinario actuar inconstitucional del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), máximo Tribunal Constitucional del país y cabeza del Poder Judicial de la Federación, era el último territorio por conquistar en la invasión de Morena durante este sexenio.

Lee: Piden a Suprema Corte frenar ampliación de mandato de Jaime Bonilla

Con 6 votos a favor y 5 en contra se autorizó someter y condicionar la justicia a procesos de consulta popular, sustrayendo del Poder Judicial el ejercicio de la acción penal que le corresponde conforme al artículo 21 constitucional, para arrojarla al arbitrio, conveniencia y deseo de Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué hace diferente a los políticos de los ciudadanos para que a aquellos solo se les aplique la ley mediante una consulta? ¿Cómo se controlará la legalidad de los procesos de consulta para no ser utilizados como meros distractores o amenazas públicas? ¿Quién pagará los gastos de todos estos procesos que pueden ser equivalentes a los costos de un proceso electoral? Y lo más importante ¿Por qué es necesario consultar asuntos que por disposición legal deben ser investigados por el Estado de Mexicano?

La decisión de la Suprema Corte es histórica, porque valida la misma estratagema política que ha utilizado el presidente de México para extinguir proyectos que no le interesan o convienen, obteniendo mayor fuerza política con su cancelación, como sucedió con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México o la planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali.

Como un arma de doble filo, el presidente también utiliza la consulta popular para dotar de legitimidad sus proyectos y obras que no han seguido procesos administrativos establecidos en Ley, ni procesos técnicos de aprobación, como los proyectos del Tren Maya o la Refinería de Dos Bocas, minando con ello toda legalidad y constitucionalidad y dejando en estado de indefensión a los agraviados.

El único mecanismo de defensa que tienen los particulares frente a dichas consultas ilegales es el Juicio de Amparo. Sin embargo, con la aprobación de la consulta popular no solo se autoriza someter el ejercicio de las acciones legales en contra de los “actores políticos”, sino que en su espíritu y razonamiento se valida un nuevo mecanismo político-judicial basado en la vox populi, que se coloca por encima de toda ley y tribunal y cuyo ejercicio exclusivo corresponde al primer mandatario.

Ante este alto grado de riesgo y falta de certeza y seguridad legal ¿Qué inversionista extranjero o nacional querrá invertir en grandes proyectos en México?

Lee: Senadores avalan renuncia de Medina Mora a la Suprema Corte

La consulta pública es la manera en que Andrés Manuel López Obrador encubre, maquilla y purifica sus actos bajo la consigna de combatir la corrupción, cubriéndolos con el manto protector del “Pueblo Sabio”, difuminando y desvaneciendo así su responsabilidad entre la multitud, como emperador romano que consulta a la tribuna del Coliseo para decidir sobre la vida o muerte de los gladiadores. 

Pero nadie sabe quién o qué es el pueblo: ¿Son los pobres? ¿Son todos los ciudadanos mexicanos? ¿Es la población o localidad a la que afecta o beneficia una obra? ¿Son algunas personas que levantaron su mano para aprobar el Tren Maya? ¿Es la Cámara de Diputados? ¿Están incluidos los mexicanos que viven en el extranjero?

Lo que es de todos, no es de nadie, así que en una consulta popular no hay responsables de los actos subsecuentes ni a quien responsabilizar, como en la obra Fuente Ovejuna del escritor español Lope de Vega en la que no fue posible enjuiciar al asesino del Comendador Mayor de Calatrava.

En actitud mayestática, AMLO amenazó momentos antes de la resolución de la Corte sobre la consulta popular, que si el sentido de la respuesta fuera negativo (como se esperaba), él reformaría la Constitución, de modo que al final tendría que hacer su voluntad. La Corte le ahorró el proceso.

Los tres ministros de la Suprema Corte que propuso AMLO (Juan Luis González Alcántara Carrancá, Margarita Ríos Farjat y Yasmin Esquivel Mossa) lo apoyaron y votaron en sentido aprobatorio sobre la constitucionalidad de la consulta pública, lo que evidencia su falta de imparcialidad e independencia. Quien con su voto inclinó la balanza y dio el tiro de gracia fue el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quien desde antes de esta decisión se le consideraba afín a las ideas de Lopez Obrador.

Arturo Zaldívar declaró hace unos años que había sido presionado por el ex presidente Felipe Calderón para resolver sobre los asuntos de la Guardería ABC y Florence Cassez. 

Fue él quien elaboró y presentó a la Suprema Corte el proyecto de liberación de la francesa, en contra de las supuestas presiones de Felipe Calderón. 

De ser cierto lo que declaró el ministro Zaldívar existe entonces una clara animadversión en contra del ex mandatario. Motivo suficiente para que tuviera que excusarse en emitir su voto en este asunto cuya finalidad inicial era enjuiciar a varios ex presidentes, entre ellos al ya mencionado Felipe Calderón, por lo que su resolución está viciada. 

En el fondo, no hay argumentos sólidos ni contundentes que respalden su decisión aprobatoria, no obstante que su carrera profesional y académica ha sido dedicada al Derecho Constitucional, siendo un experto en la materia. 

Que quede claro, se aplaude que se rompa la regla no escrita en política mexicana de que los Presidentes no pueden perseguir ni enjuiciar a sus predecesores, pero perseguir delitos y procesar a políticos no puede ni debe someterse a consulta, ni depende de los deseos de venganza o rencor, sino que es obligatorio el proceso y la investigación para aquellos funcionarios a quienes se ha encargado la aplicación de la justicia, so pena de incurrir éstos en responsabilidad de no hacerlo o hacerlo indebidamente.

No era necesario autorizar un nuevo circo mediático con la falacia de la voluntad popular. 

El avión presidencial le sigue costando a México y ahora se le sumará otro gasto, recursos y tiempo, cuando en vez de ello deben aprovecharse las exiguas finanzas públicas para priorizar proyectos e infraestructura de primera necesidad y así impulsar la economía nacional hacia arriba y no hacia abajo.

Si se pretende enjuiciar a políticos. En vez de una consulta popular se requiere establecer una figura legal utilizada en la época del Virreinato llamada Juicio de Residencia. 

El Juicio de Residencia toda autoridad terminaba el ejercicio de su cargo, desde virreyes y presidentes de Audiencia, gobernadores, hasta alcaldes y alguaciles, debía ser sometida a este proceso para analizar el grado de cumplimiento y posibles irregularidades, quedando dichas autoridades arraigadas mientras durara la investigación.

Si la resolución era favorable, la autoridad podía ascender en el cargo; en cambio, si había cometido errores o ilegalidades, podía ser sancionado con una multa o la prohibición de por vida de un cargo. Podríamos añadir ahora sanciones penales.

El filósofo John Locke, considerado el padre del liberalismo clásico, escribió: “Donde termina la ley, empieza la tiranía. Así ocurre cuando el que gobierna, por mucho derecho que tenga al cargo, no se guía por la ley sino por su voluntad propia; y su mandato y acciones no están dirigidos a la conservación de las propiedades de su pueblo, sino a satisfacer su propia ambición, venganza, avaricia o cualquier otra pasión irregular.”

Esto fue escrito en el siglo XVII y sigue siendo tan cierto como actual.

Es tiempo que le quitemos la venda de los ojos a Themis, diosa de la justicia y la equidad, para que vea claramente contra quienes debe blandir su espada, porque ya no puede permanecer ciega, ya le robaron la balanza y le están viendo la cara.

Lee: Suprema Corte de EU descongela recursos para el muro de Trump