:)

El Extranjero

El arte latino llega a los grandes museos de la ciudad de los rascacielos

Varias plataformas se encargan de investigar y explorar la larga historia de intercambio creativo e intelectual que hay entre México y Estados Unidos

Published

on

Foto: Reuters

En esta temporada, el arte latinoamericano se ha posicionado en algunos de los museos más importantes de la ciudad de Nueva York como el MoMa, centros como el Rockefeller y plazas emblemáticas de la ciudad de los rascacielos.

Para la curadora de la exposición de la plataforma mexicana MASA, Su Wu principalmente buscan a los artistas y diseñadores que se dedican a hacer trabajos que revelan historias ocultas.

Hace casi un siglo existió un proyecto frustrado del muralista mexicano Diego Rivera para este centro, que se llamaba “Hombre en la encrucijada”, y hoy día esta plataforma de la capital mexicana que expone en Nueva York se encarga de investigar y explorar la larga historia de intercambio creativo e intelectual entre México y Estados Unidos.

Lee: Como un viaje al futuro: los museos en la Ciudad de México y Dubái se adelantan al arte digital

La curadora de esta exposición aseveró que refleja sus esfuerzos para presentar el diseño de resonancia conceptual y emocional que trasciende las fronteras geográficas.

De acuerdo con la agencia AFP, una de las temáticas más recurridas de los artistas latinos afincados en los Estados Unidos suele ser la inmigración, la cosmovisión indígena, el feminismo y el medio ambiente. Un ejemplo es el el salvadoreño Guadalupe Maravilla, quien cuenta con exposiciones en el Museo de Arte Moderno (MoMa).

El mexicano Pablo León de la Barra, quien es curador de pintura latinoamericana del Guggenheim, explicó que se tratan estos temas por los contextos difíciles de los que proceden o porque son una minoría en el país americano.

La directora y curadora de artes visuales de Americas Society, Aimé Iglesias, dijo que esta oferta se corresponde con una distribución geográfica donde está la presencia de las personas latinas y que cada vez es más importante no solamente en la ciudad sino en toda la nación americana. Para darle fuerza a su punto, la argentina expresó que cada vez hay más espacios para artistas de estos grupos, y que esto se debe a que los museos ya están prestando más atención.

En 2020 Estados Unidos contaba con 62.3 millones de latinos, que representaban el 19 por ciento de la población, dato que para el mexicano León de la Barra, nos dice que ya es hora de que las instituciones comiencen a reconocerlo y también de que reduzcan las asimetrías en la programación de exhibiciones, de personal y de estructuras de poder.

En la década de los sesenta Nueva York se convirtió en un nuevo centro de arte internacional experimental en detrimento de París, y fue cuando la presencia de artistas y de arte latino comenzó a crecer en esta ciudad.

Museos de gran prestigio como el MoMa o el Guggenheim comenzaron a presentar exposiciones de artistas latinos, incluso el Guggenheim tenía un programa de becas en el que resultaron beneficiarios artistas de gran calibre.

Hoy en día, la oferta cultural de los latinos la completan las esculturas de todas las personas con gran talento y su principal objetivo es mandar un mensaje y reafirmar que están presentes y al borde de la butaca.

Lee: Los museos Explora y  La Libélula sobrevivieron a la pandemia de Covid-19: Diego Sinhue Rodríguez

El famoso Museo del Barrio fue la primera institución de gran peso latino en Nueva York, al proponer una retrospectiva de su creador, el puertorriqueño Raphael Montañez Ortíz, una eminencia central del arte estadounidense de la posguerra.

Otra prueba de que el arte latino ya está siendo protagonista aquí, es la feria internacional de arte contemporáneo de la ciudad, que tendrá por primera ocasión una sección dedicada al arte latino.

Al respecto, Iglesias expresó que espera que esto no sea sólo una moda, sino un trabajo sustentable, solidario y sobre todo permanente.

La FAA aumentará su escrutinio de los vuelos de las aerolíneas mexicanas a Estados Unidos.

Diego Torija / El Sol de México