:)

Seguridad

Aumenta el tráfico ilegal de monos araña y saraguato en el norte de México

Organizaciones llaman a los legisladores federales a crear leyes que eviten el tráfico y posesión de especies ilegales

Published

on

Foto: Zoológico de Culiacán

CULIACÁN, Sinaloa. El tráfico y la posesión ilegales de especies de monos araña y saraguato han aumentado últimamente en algunas partes del norte del país, luego de que influencers y artistas presumen y posan en redes sociales con sus “mascotas”, sin ningún remordimiento.

Uno de estos casos ha sido el del cantante Christian Nodal, quien recientemente publicó en su perfil de Instagram una foto de un ejemplar de mono araña al que llama “Piaf”.

Las críticas hacia el artista en redes sociales no se hicieron faltar, pues este ejemplar es considerado una animal salvaje que pertenece a su hábitat natural y cuya posesión representa un delito federal.

Lee: La Guardia Nacional rescata a cachorra de león africano en el aeropuerto de Ciudad Juárez

El presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios en México (Azcarm), Ernesto Zazueta, advirtió sobre el alarmante aumento de tráfico de especiales ilegales por todo el país, acusando en parte a la pobreza que azota las zonas de hábitat de estos animales y a la negligencia e impunidad de las autoridades, de quienes dicen estar más interesados por humanizar a la fauna que por protegerla.

Expuso también la situación que se vive al sur de la república, donde los campesinos quienes anteriormente se dedicaban a la producción de enervantes como la mariguana para su sustento, se han visto en la necesidad de buscar otra actividad por la caída del precio de dicha droga, por ello, han optado por dedicarse a la venta de especies ilegales, lo que resulta mucho más redituable para su economía.

“La población tiene que saber que para que una persona tenga una cría de mono araña como ‘mascota’ o animal de compañía, en los estados de Chiapas, Campeche y Yucatán sucede exactamente lo mismo que pasaba con los gorilas en África. Quienes los capturan tienen que matar a toda la tropa para poder arrancar al bebé, de perdida matan sólo a la mamá para arrebatárselo. Muchas veces lo que hacen es acorralar a la mona mamá con el bebé en brazos y tiran el árbol para que caigan, provocando en ocasiones la muerte de ambos”, explicó.

Mencionó que todas las personas que tienen bajo su posesión un ejemplar de mono araña, o cualquier otro ejemplar de flora o fauna silvestre en peligro de extinción, los cuales se encuentran protegidos por la norma oficial NOM-059-SEMARNAT-2010 y por el Acuerdo de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), estarían cometiendo un delito federal.

Las sanciones por este delito van hasta los nueve años de prisión, y de 300 a tres mil días de multa con posibles sanciones adicionales. También mencionó que la prohibición del aprovechamiento extractivo de cualquier especie de primates establecida en el artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) impide los intercambios y movimientos de estos animales entre zoológicos, en otras palabras:

“La restricción a la importación de primates que anteriormente eran comercializados legalmente no ha hecho más que provocar un aumento en la demanda de primates nativos, promoviendo el tráfico ilegal de estas especies en México. Hoy los monos araña y saraguatos están en grave peligro de desaparecer”, alertó.

Zazueta lamentó el hecho de que actualmente sea el norte del país el principal comprador de monos arañas y saraguatos, pues esto se ha visto influenciado por personajes de los medios que pasean y posan por las calles con estos monos como símbolo de su estatus, sin ser conscientes de las acciones atroces y la historia que lleva a esa clase de vida a cada ejemplar de estos monos.

Lee: Los Becerra: la familia que ha rescatado más de 500 tortugas en Bahía de Kino

El presidente de la AZCARM destacó sobre la importancia de legislar de manera correcta, imponiendo sanciones más severas con asesorías de especialistas y personas expertas en el tema, que vean por el bienestar animal y no sean solo iniciativas “populistas” o “mediáticas” que realmente no ven por el bienestar de nuestra biodiversidad.

Minelly García | El Sol de Sinaloa

Trends