:)

Inteligencia Artificial

A Green Bike lo une la gastronomía y amor por las bicicletas

Alfonso y Cynthia crearon en Green Bike un espacio para juntar la mejor gastronomía con el amor por las bicicletas

Published

on

Green Bike gastronomía

CULIACÁN, Sinaloa.- Cynthia Torres López y Emmanuel Hernández Sánchez son una pareja que para crear un concepto inédito de restaurante en Culiacán, Green Bike, mezcló dos de sus pasiones, la gastronomía y la bicicleta.

Ambos se conocieron por Internet en el año 2006, comenzaron una relación que los llevó a recorrer Sinaloa en bicicleta probando en cada parada los platillos típicos de cada municipio. Tiempo despues fundaron un espacio de comida y convivencia que se ha vuelto referencia entre los amantes de la bici y el viaje en la ciudad.

Fue en el patio de su casa donde decidieron colocar unas cuantas mesas, construir un espacio para la cocina y rodeados de plantas dar la bienvenida a los comensales con el nombre de “Green Bike”.

Lee: El Fauna, de Ensenada, es considerado dentro de los 50 mejores restaurantes de América Latina

Este espacio se ubica en la zona oriente de la capital sinaloense, y es punto de reunión de ciclistas y amantes de la ecología. Surgió como idea de transformar el “patio de mi casa” en una fiesta, con el concepto del “te invito a mi casa”, convirtiendo a los comensales en camaradas con los cuales construir nuevas historias, dice Cynthia.

Green Bike comenzó a rodar con los conocimientos en gastronomía de Cynthia y la inquietud de experimentar de Emmanuel; al inicio decidieron vender solo hamburguesas, por ser la comida que sus amigos siempre les pedían en las reuniones. Después vineron las pizzas.

Dejaron atrás su vida de empleados, Cynthia como jefa en una tienda departamental, y Emmanuel como encargado en una carnicería de exportación, para darle rienda suelta a su creatividad e ingenio y buscar el sustento por su cuenta.

En su restaurante hay modelos de bicis antiguas colgadas en el techo, luces en las paredes que le da una atmósfera especial y hasta un estanque con peces.

En los cuatro años que lleva de existir Green Bike todo se ha ido conectando. Cynthia veía la cocina como un espacio de relajación lo que le llevó a estudiar su segunda licenciatura, ahora en gastronomía. En 2015 ambos se fueron de viaje por el sur de México y al regresar decidieron lanzarse a esta aventura.

Antes de la pandemia Green Bike se consolidó en el mercado como un restaurante que pizzas artesanales con nuevos platillos en el menú, lo que los llevó a la posibilidad de tener 14 empleados. Hoy día su equipo se redujo a cinco.

Llevan casi medio año sin recibir personas en el patio de su casa, pero en el último trimestre reabrrieron con un moderado número de mesas y comensales con previa reservación. Una vez que retomen la actividad a plenitud, la visión a seis meses para Cynthia y Emmanuel es que Green Bike vuelva a tener personas celebrando en este lugar.

La buena vibra de Green Bike no desapareció durante la tormenta y entre la recuperación que se está generado, consideran contratar más personal. Además se han adaptado a la interacción a distancia con sus consumidores, con transmisiones en vivo mientras preparan una pizza.