:)

Negocios

Los huachigaseros venden 58 mil toneladas al mes de gas robado de los ductos de Pemex

En Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Guanajuato, Querétaro, Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Tamaulipas son los estados donde roban más gas

Published

on

En 2019, el robo de gas LP a Pemex dejó pérdidas económicas por 70 mil millones de pesos.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas) acusó que el crimen organizado o huachigaseros crea empresas fantasma para comercializar 58 mil toneladas mensuales de gas L.P, robado de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Los huachigaseros venden y distribuyen las 58 mil toneladas del gas L.P., que representan 25 por ciento del consumo del combustible de Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Guanajuato, Querétaro, Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Tamaulipas, afirma el organismo dirigido porCarlos Serrano Farrera.

La venta de gas ilegal están desplazando a las compañías formales en México, que generan empleos, pagan impuestos, invierten en infraestructura para garantizar el abasto y cumple con todas las normas de seguridad y protección de los consumidores, según la organización empresarial.

En 2019 el robo de combustible dejó pérdidas económicas a Petróleos Mexicanos (Pemex) por 70 mil millones de pesos, de los cuales, 13 mil millones de pesos corresponden al robo de Gas L.P., de acuerdo con un cálculo realizado por la Amexgas.

El combustible robado por los huachigaseros representa 10 por ciento de todo el gas distribuido a nivel nacional, una cifra muy alta considerando si se considera que México es el quinto mayor consumidor de Gas L.P. en el mundo.

Petróleos Mexicanos ha informado que el número de tomas clandestinas aumentó 900 por ciento durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

La extracción y distribución ilegal de gasolina, diésel y gas L.P. se concentra en Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Guanajuato, Querétaro, Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Tamaulipas.

Lee: Hay un grupo de huachigaseros que venden gas a los transportistas del Valle de México: Profeco

Los huachigaseros usan pipas clonadas y estaciones de servicios que no cumplen con las normas de seguridad básicas, con el mantenimiento, ni con la capacitación del personal y seguros de protección al usuario, exponiendo a la población a tener accidentes de muy graves consecuencias.

El 7 de julio, Ricardo Sheffield Padilla, informó que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum solicitó a la Profeco revisar el costo del gas, pues se los estaban dando a un precio muy bajo, una práctica común de los huachigaseros.

 “Nos pidió Claudia Sheinbaum que fuéramos a ver por qué les estaban subiendo tanto el precio del gas, pero cuando nos dijeron que se los estaban dando a un precio exageradamente bajo: Les preguntamos que si ellos lo estaban subsidiando. Y dijeron que no”.

Lee: El combate al huachicoleo deja ahorros por 84 mil millones de pesos: Alfonso Durazo

A reserva que lo verifiquemos, pero hay 99.9 por ciento de que el gas vendido a los transportistas sea robado o ¿Cómo lo dan tan barato?, comentó el ex presidente municipal de León, Guanajuato.

A las tomas clandestinas y robo de gas L.P. se suma el creciente robo y posterior clonación de pipas, operación de CEDIS, estaciones y plantas de distribución clandestinas, así como el incremento en amenazas, extorsión y secuestros de personal que labora en las empresas.

“La cifra de autotanques robados es de más de 400 unidades. Es un problema muy serio porque las empresas formales y sus trabajadores de reparto diario, están continuamente amenazados y se afecta seriamente la distribución y un servicio de calidad, todo esto lamentablemente es en perjuicio del consumidor y de la sociedad en general”, comentó Amexgas.

Los integrantes de la Amexgas hicieron un llamado para que los tres niveles de gobierno se coordinen y emprendan las acciones necesarias para detener este delito que afecta a la recaudación e impuestos, que pueden utilizarse en educación, alimentación y  salud.

“Para atacar la raíz del problema es preciso un combate integral al robo de combustibles que implica un mayor grado de coordinación entre los tres niveles de Gobierno: Federal, Estatal y Municipal, así como una mayor coordinación entre las autoridades responsables de la Inteligencia, de Seguridad y de impartición de justicia”, manifestó.

También es muy importante concientizar a la población del problema y del riesgo al que se exponen al comprar un gas robado”, añadió el organismo donde están afiliados las empresas encargadas de distribuir gas L.P.

México es el mercado más grande de gas L.P. en América Latina y el quinto del mundo, con mil 200 plantas de gas.

Esta industria realiza un millón de servicios diarios en las que trabajan 200 mil personas directamente y 500 mil indirectas, el abasto diario de este vital producto es fundamental para el desarrollo económico y para la estabilidad social, por lo que consideramos prioritario que se tomen acciones efectivas para garantizar la seguridad de la población y brindar certeza jurídica y respeto al estado de derecho.