:)

Negocios

Un espacio para derribar prejuicios: Así es el resurgimiento de las barberías

Hoy las barberías son una industria boyante con miles de ubicaciones que amplía cada día las opciones para los hombres.

Published

on

Un espacio para derribar prejuicios: Así es el resurgimiento de las barberías

Se dice de broma pero también en serio que ya hay más barberías que hombres con barba en México.      

Durante la última década las barberías han dejado de ser un negocio en desuso relegado a espacios tradicionales con un arsenal limitado de servicios.

Hoy las barberías son una industria boyante con miles de ubicaciones que amplía cada día las opciones para los hombres que gustan de verse bien. Es también un semillero de talento joven que le ha refrescado y, por qué no, también un espacio para derribar prejuicios.

Lee: El racismo y la discriminación también se nota por el cabello

“De alguna manera las barberías habían venido extinguiéndose poco a poco. La mayoría de hombres nos cortábamos el pelo en estéticas unisex, a donde iba la esposa, la mamá. De ahí nació la idea de comenzar un negocio de barbería”, platica Hugo Gloria, empresario de la barbería desde hace 13 años.

Hugo es co-fundador y dueño de las exitosas marcas The Barber Spa y La Logia, ambas franquicias con más de 35 sucursales entre Ciudad de México, Guanajuato y San Luis Potosí, en algunas de sus zonas comerciales más exclusivas.

Según explica, el crecimiento del negocio responde a una renovada búsqueda masculina de un espacio propio para el aseo personal.

Sus clientes le piden por igual cortes, tratamientos y peinados para cabello, barba y bigote así como manicures, faciales, tratamientos corporales, masajes y depilaciones.

Sobre la industria de la barbería corre el dicho que “la barba es el nuevo six pack”.

“Esta es una industria que está en auge, el cuidado personal del hombre está más desarrollado que nunca y estamos dispuestos a invertir en nuestra imagen. Es por eso que ahora hay tantas barberías“, comenta el empresario.

Aunque no específica el número exacto de barberías que hay en México, el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE) del Inegi reporta para el primer trimestre de 2022 un total de 235 mil 980 establecimientos bajo el giro de salones y clínicas de belleza y peluquerías.

Esto da cuenta del rápido crecimiento del mercado, pues el dato representaría un crecimiento en estas unidades económicas del 48 por ciento respecto de las contabilizadas en 2014 y del 24 por ciento respecto a 2019.

Asimismo el DENUE reporta ser una fuente importante de empleo pues al momento 437 mil personas (28 por ciento de ellas hombres) laboran en este tipo de establecimientos, cuando en el país figuran 610 mil meseros, por ejemplo.

En una colonia céntrica de la Ciudad de México, como la Narvarte, pueden aparecer una veintena de resultados, uno muy cerca del otro, en una búsqueda superficial en Google sobre barberías.

De acuerdo con la empresa especializada en la realización de eventos y exposiciones Tradex el cuidado del cabello y rostro dentro del mercado masculino se ha vuelto un hábito cotidiano y constante.

En ese sentido el mercado de barberías ha visto aumentar el número de marcas involucradas, como las que acuden cada año a Expo Belleza Fest, evento especializado realizándose desde hace años en el World Trade Center y en el que los productos masculinos se han ido haciendo de un espacio relevante con los años.

“Definitivamente es un mercado que ha ido creciendo a pasos agigantados, no solamente aquí en México, sino también en el resto del mundo”, explica Nikolai Ornelas, director de marca para la línea de productos especializados de barbería Charles.

“Este es un mercado en maduración. En el mercado femenino las clientes finales ya tienen mucho más conocimiento porque llevan más tiempo consumiéndolo“, refiere.

Nacida en Guadalajara desde 2014, Charles es una marca premium de productos para caballero enfocada en distribuir a salones de belleza y barbería. Entre su catálogo figuran ceras para el cabello, barba y bigote, mascarillas, exfoliantes, cremas, lociones pre y post afeitado, champús, jabones, bálsamos y aceites con un rango de precios que llega hasta los 800 pesos por artículo.

De manera más reciente los productos para las manos y pies así como los tintes para cabello y barba están siendo los de mayor expansión, así como los tónicos anti caída.

Según refiere Nikolai, una empresa como Charles –básicamente una de cosmetología masculina– sólo es posible ante la expansión del mercado en la última década, así como ante la falta de una oferta en México producida en suelo nacional.

Como el ejecutivo refiere, el crecimiento del mercado no se traduce inmediatamente a sus líneas de venta, pues el mercado masculino es uno diferente al femenino en términos de usos y costumbres.

Sin embargo –añade– la empresa ha duplicado su tamaño en un par de años.

Y es que según estimaciones de Charles, del 2017 al 2022 el número de barberías podría haber crecido en México 600 por ciento.

“Creíamos que había una necesidad de productos especializados para barberías. Es un segmento en el que previo a su resurgimiento habían muy pocas marcas que se dedicaran a esto.

“Me parece que llegamos antes de que comenzara toda esta revolución, en 2017 no había ni una quinta parte de lo que estamos viendo ahora“.

Los entrevistados adjudican esta explosión al cambio generacional entre los consumidores.

Cada vez más son los hombres que se preocupan por su aspecto, independientemente de su orientación sexual, y están dispuestos a invertir tiempo y dinero en ello. Incluso mujeres pertenecientes a la comunidad LGBT+ se están convirtiendo en clientes asiduas.

“El estigma se ha ido borrando afortunadamente. En nuestros puntos de venta recibimos una cantidad muy grande de clientes que pertenecen a la comunidad LGBT+ y creo que ellos son los que más gustan de traer el corte y la barba muy limpios.

“Y para los que comúnmente se les conoce como Godínez necesitan de una buena apariencia para desempeñarse profesionalmente“, platica Hugo.

Los ejecutivos platican que mucho de esto vino acompañado del empoderamiento femenino y el replanteamiento de los roles de género del hombre y la mujer.

Hace unos años estaba mal visto que un hombre se arreglara, coinciden. Eso ha pasado a ser una excepción.

“Creo que tiene que ver con muchas cosas que están pasando en la sociedad, el avance de la equidad de género y la disminución de brechas entre hombres y mujeres. Y eso va en beneficio de nosotros como industria”, opina Nikolai.

Te recomendamos: ¿Qué tan bueno es cortarse el cabello en ciertas fases de la Luna?

Nuevo talento

Osiel Torres, barbero con nueve años de experiencia, seminarista y emprendedor, refiere que el crecimiento de la industria ha abierto oportunidades para toda una nueva generación.

Como si de artistas se tratase, los nuevos barberos buscan un estilo propio que los diferencie y les atraiga más trabajo.

La aspiración de un buen barbero es el convertirse en referente al que clientes famosos y no tan famosos acudan por un corte.

Osiel, por su parte, es ganador de múltiples concursos de barbería llamados “Batallas”, en las que el mejor corte, el más preciso y el más vistoso, el de las líneas más perfectas se lleva el reconocimiento del jurado.

La navaja, el cepillo y la máquina son sus pinceles, las cabezas de sus clientes los lienzos, y las redes sociales las galerías.

“No puedes dejar un cuadro chueco, una patilla mal hecha, si haces un diseño tiene que estar bien estructurado y si metes un color debe verse bien. Son muchas cosas que se toman en cuenta para calificarte”.

Para Osiel el ambiente de la barbería se está haciendo más competitivo a raíz del resurgimiento en la industria y el nuevo talento que llega.

Al iniciar su carrera el número de batallas eran apenas unas cinco al año. Hoy son semanales.

“Ha ido mejorando el nivel y nos vamos actualizando. Nos capacitamos no sólo en México sino en otros lados o vienen de otros países a dar seminarios. El que puedas hacer un desvanecido bonito ya no es suficiente”.

Hugo Gloria por su parte reconoce que con los años ha sido más fácil ir encontrando buenos barberos para sus sucursales.

Según él, los ingresos de los barberos han ido creciendo entre 9 y 14 por ciento año con año, lo que ha atraído nueva sangre en busca de un buen empleo.

“México, se ha convertido en un mercado muy fértil para los barberos. Al principio teníamos que ir al periódico, poner un anuncio y si nos marcaba una o dos personas teníamos suerte, hoy tenemos hasta de dónde escoger”, dice.

Los Nudos

Sin embargo el que la industria se esté deshaciendo de prejuicios o que esté gozando de la llegada de nuevo talento no significa que esté libre de retos.

El que las barberías puedan ser un negocio de moda ha incrementado considerablemente la competencia.

Por una parte, barberos trabajando para otros han decidido iniciar ellos mismos sus negocios, como el caso de Osiel.

Sin embargo también ha llegado toda una oleada de personas fuera del ámbito en busca de una tajada del pastel.

Y aunque puede ser positivo, esto eleva el riesgo de que personas sin experiencia comiencen a operar y a saturar el mercado, según los entrevistados.

“Hay gente fuera del ámbito que empezó a ver que era muy buen negocio poner una barbería. Hay una euforia. Te puedo decir que la mayoría de dueños no son barberos, cosa contrario a los salones de belleza, donde la gran mayoría de dueños son estilistas”, platica Nikolai.

Eso ha aumentado el número de negocios, pero obviamente, si no te dedicas a la industria tienes mucho riesgo de fracasar en el intento”.

Hugo Gloria explica que es por este contexto que se decidió optar por un modelo de franquicias como el suyo.

Los nuevos franquiciatarios de The Barber Spa y de la Logia reciben capacitación e insumos para otorgar un servicio de calidad. Cosa que no sucede para alguien que comienza un negocio desde cero.

“Les damos una marca que ya está posicionada para que tengan apoyo y al final intentamos disminuir los riesgos”.

Es por eso que el crecimiento del número de barberías ha venido acompañado con un intento de diversificar la oferta.

Cada barbería, por pequeña que sea, pelea por diferenciarse de la creciente competencia, ya sea por talento, precio, productos, servicios o concepto.

Lo mismo existen barberías con un look a la vieja escuela de batas blancas y caramelos en las entradas, hipster, rockeras o LGBT+.

En el caso de Hugo, The Barber Spa se centra en un concepto premium acompañada de servicios de masaje y mascarillas. Para La Logia decidió atacar a un público más joven y en las barberías se incluyen salones de tatuaje.

“Quisimos diferenciarnos en ciertos aspectos para segmentar nuestro mercado desde la vestimenta del personal, las instalaciones, la decoración, el rango de precios en servicios, las ubicaciones, hasta el tipo de comunicación”, platica por su parte Hugo.

Para la marca Charles, ellos buscan que la calidad de sus productos ayude a las barberías a diferenciarse del local de más adelante. La propuesta de valor de la marca –refiere Nikolai– es la profesionalización del mercado.

No obstante las complicaciones, todos coinciden con una cosa: el resurgimiento de las barberías y su explosión por las calles de las principales ciudades de México es una buena noticia.

Se generan oportunidades para barberos y empresarios, espacios seguros para los clientes, y un nuevo mercado abierto al replanteamiento de lo que es ser hombre,

Todavía queda mucho qué cortar.

Como dice Osiel, sin etiquetas o filias, es raro el hombre que no quiere sentirse bien consigo mismo.

Es muy raro el hombre que no se cuida ya, la vida es demasiado corta para tener el cabello largo”, finaliza.

Erick Ramírez | El Sol de México

Trends