:)

Negocios

En México, más de cien mil personas pierden oportunidades de trabajo por deshonestas

Incurrieron en actividades ‘tramposas’ al realizar una prueba de integridad

Published

on

Tras aplicar en una prueba de integridad, de agosto de 2021 a igual mes del año en curso, 110 mil candidatos en el país han perdido una oportunidad de trabajo por deshonestas, pues las empresas identificaron en sus evaluaciones datos erróneos o falsos, con lo que la oferta laboral les fuera retirada.

De acuerdo con Midot, empresa israelí de evaluación laboral integral, las organizaciones pueden ver impactados sus resultados financieros hasta con un 10 por ciento cuando tienen colaboradores deshonestos.

Indicó que gracias a que las empresas en México han incrementado el uso de evaluaciones que miden la integridad y las conductas laborales contraproducentes de los candidatos, con el proceso de análisis (hecho sobre la prueba IntegriTEST) han podido depurar sus filas.

Lee: Estos son los estados que más contratos dan a empresas sancionadas: IMCO

Refirió que en el periodo de referencia 1.5 por ciento (aproximadamente tres de cada 200 evaluaciones) de los candidatos han intentado hacer trampa o manipular la evaluación que es proporcionada por las empresas, como es revisar datos en navegadores para responder a ciertas preguntas.

Fernando Calderón, managing director de Midot México, aseguró que en una relación laboral la confianza es fundamental, así que sin importar el tamaño de la organización y el sector al que pertenecen, es fundamental implementar pruebas para predecir un comportamiento inadecuado.

“Las empresas están expuestas a riesgos basados en prácticas deshonestas, desde un robo, soborno, fraude o acoso, entre otros actos poco íntegros”, señaló.

Además del número de colaboradores que procedieron de manera poca honesta en sus pruebas de integridad, Midot identificó que las industrias más proactivas en el uso de este tipo de herramientas son la bancaria, servicios y atención al cliente, retail y la financiera.

La firma evaluadora mencionó que de acuerdo con datos de la Asociación de Certificadores de Fraude (ACFE, por sus siglas en inglés), de dos mil casos analizados, casi la mitad de todos los fraudes organizacionales provienen de los cuatro departamentos de operaciones (15 por ciento), contabilidad (12 por ciento), alta dirección y ventas (con 11 por ciento en cada caso).

“El fraude ocupacional es la forma de delito, entendido como aquél que cometen los individuos contra las organizaciones que los emplean, es el más costoso para las empresas y, a su vez, el más común a nivel global”, detalló.

Al respecto, Fernando Calderón subrayó que todos los fraudes, en el fondo, se basan en “abusos de confianza” y que otra razón por la cual los comportamientos inadecuados son tan costosos y comunes es que hay muchas personas en condiciones de cometer estos delitos.

Lee: Las empresas de Tamaulipas tienen grandes mermas económicas por la corrupción

Expuso que en una pandemia en la que muchas personas perdieron su empleo, hubo reducción de sueldos y “se pasó de una crisis sanitaria a una financiera que afecta a las personas y a sus familias. Esto lleva a una situación en la que se puede ser más propenso a cometer y racionalizar alguna práctica deshonesta”.

“La fuerza laboral mundial consta de más de tres mil 300 millones de personas, una gran mayoría de las cuales nunca robará ni abusará de la confianza de sus empleadores. Pero, si incluso un pequeño porcentaje de éstas “cruza la línea”, el resultado son millones de esquemas de fraude ocupacional que se cometen anualmente”, puntualizó el directivo de Midot.

Trends