:)

Inclasificables

La bicicleta inspira al optimismo y contribuye al medio ambiente

En el Día Mundial de la Bicicleta se recuerdan los beneficios que este medio de transporte ofrece, más allá de la calidad del aire y la salud de las personas

Published

on

Foto: AFP

El beneficio de la bicicleta, cuyo Día Mundial fue el 3 de junio, no sólo es para la cuestión de la actividad física, especialmente durante la pandemia por Covid-19, sino que es una alternativa crucial al transporte público, con el consecuente beneficio de la actividad física al aire libre y socialmente distanciada.

Fue durante la pandemia cuando las compras de bicicletas se dispararon. Pero incluso antes de que comenzara, el interés de la gente por las bicicletas estaba creciendo.

El ciclismo podría ser la respuesta a algo más que nuestra actividad física y los problemas de la pandemia. Podría ofrecer a los funcionarios públicos una forma de abordar las crisis convergentes en la salud pública, el transporte y el clima. Al mismo tiempo, un mayor uso de bicicletas puede generar nuevas oportunidades económicas, como ofrecer bicicletas de bajo costo para el transporte sostenible y capacitación mecánica a las comunidades locales para crear empleos.

Lee: La bicicleta es una de las poderosas armas contra la guerra y el cambio climático

Y a medida que los precios de la gasolina continúan aumentando debido a la invasión en curso de Ucrania, los gobiernos instan a los ciudadanos a considerar la bicicleta. Lo que está claro es que la capacidad de la bicicleta para responder a problemas sociales apremiantes ha inspirado tanto intriga como optimismo, especialmente en el contexto de Covid-19.

Los investigadores Lyndsay M.C. Hayhurst, Brad Millington, Brian Wilson, Jeanette Steinmann, Jessica Nachman y Mitchell McSweeney se interesaron en las dimensiones sociales y ambientales del deporte, la actividad física y la salud con un enfoque, para el trabajo descrito aquí, en el papel percibido del desarrollo en el auge emergente del ciclismo.

Hasta ahora, su investigación ha intentado mapear el movimiento bicicletas para el desarrollo, que considera a este medio de transporte como una tecnología poderosa que tiene implicaciones notables para el cambio social y los objetivos de desarrollo.

La investigación muestra que este movimiento está impulsado en gran medida por el trabajo de organizaciones no gubernamentales que entregan bicicletas a comunidades de todo el mundo.

Estas iniciativas pueden ser completamente locales, aunque a menudo cruzan las fronteras internacionales: las organizaciones que recolectan bicicletas usadas en un lugar a veces las envían a otro lugar. Las que se entregan a las comunidades a menudo provienen de donaciones, iniciativas de microfinanciamiento o empresas sociales, como las dirigidas por mujeres en las zonas rurales de Uganda.

Durante los últimos seis años, su investigación en Canadá, Nicaragua y Uganda ha destacado formas clave en las que las iniciativas de bicicletas para el desarrollo parecen tener efectos positivos. Por ejemplo, el acceso a bicicletas puede fomentar la movilidad, lo que puede generar diversas oportunidades.

En Canadá, se hicieron investigaciones con comunidades en Toronto y Vancouver. Los estudios en Toronto mostraron cómo las organizaciones de ayuda mutua están adoptando las bicicletas para responder a la creciente inseguridad alimentaria durante la pandemia.

Lee: La bicicleta empodera a las mujeres en Sonora

Al centrarse en las experiencias de la comunidad LGBT+ y de ciclistas racializados, destacaron las formas en que diversos ciclistas desafían los sistemas de opresión racial y de género usando la bicicleta para desmantelar los estereotipos sobre quién puede participar en el ciclismo.

Sin embargo, si bien la bicicleta tiene un potencial positivo, la investigación también demostró que proporcionar bicicletas a mujeres y niñas, de alguna manera, está lleno de tensiones y desafíos. Por ejemplo, en Uganda, algunas mujeres explicaron que antes de recibir la bicicleta, eran principalmente responsables del cuidado y otras tareas domésticas como cocinar.

El hecho de que la ayuda impulsada por bicicletas pueda tener consecuencias no deseadas y, a veces, negativas se alinea con una gran cantidad de investigaciones en el campo del deporte para el desarrollo y en los estudios de desarrollo en general.

Si bien la investigación reveló el potencial positivo del acceso en este medio de transporte también se encontró que las bicicletas pueden empoderar a las personas y las comunidades, pero también pueden reflejar o exacerbar los problemas y las desigualdades existentes. Los programas de desarrollo basados en bicicletas pueden tener consecuencias intencionadas y no intencionadas.

Si bien el optimismo por el Día Mundial de la Bicicleta es bienvenido, es importante recordar que, con todo su potencial, las bicicletas no pueden resolver nuestras crisis contemporáneas superpuestas por sí solas.

The Conversation / El Sol de México

Trends