:)

Política

Veracruzanos deciden no pagar recibos de luz eléctrica a la CFE por los altos cobros

Familias y comerciantes en Veracruz se dijeron en pie de lucha pues han visto cómo el recibo de la energía eléctrica viene cada vez más caro

Published

on

Afirman que no pagarán el recibo de luz. / Foto: René Corrales

XAPALA, Veracruz. La pandemia vino a recrudecer el elevado costo de energía eléctrica, por lo que integrantes del movimiento de resistencia civil del No Pago, localizados en las inmediaciones de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde, exigen a las autoridades se aplique a la brevedad la reclasificación de las tarifas y se condone la deuda que se tiene, tal y como sucedió en Tabasco.

Señalan que han pasado 21 meses desde que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, otorgó a la tarifa preferencial de energía eléctrica 1F y condonó la deuda histórica de 11 mil millones de pesos a Tabasco, sin que a la fecha se brinden las mismas condiciones para el estado.

Aseguran que la lucha de resistencia del No Pago sigue en pie y en la actualidad, dada la pandemia por Covid-19, toma mayor fuerza, dado que las familias y los comerciantes, pese a tener cerrados sus negocios, han visto un incremento en el cobro del servicio.

Lee: Sin comida, sin agua y sin energía eléctrica, así viven los poblanos radicados en Estados Unidos

En  la zona costera el reclamo es mayor porque luego de que algunas familias habían tomado la decisión de empezar a pagar el servicio cada bimestre, el año pasado la CFE comenzó a hacer el cobro total de la deuda acumulada durante los años que no cubrieron el pago, por lo que los montos a cubrir, algunos mayores a los 122 mil pesos, son impagables.

Las familias ubicadas en un perímetro de hasta 60 kilómetros de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde, decidieron decirle no al pago del servicio hasta lograr obtener la reclasificación de la tarifa, hecho que no ha sido posible.

Se trata de más de 60 mil familias de 200 comunidades, localizadas en 23 municipios, entre estos: Emiliano Zapata, Actopan, Úrsulo Galván, Puente Nacional, Alto Lucero y Vega de Alatorre.

Campesinos, amas de casa, comerciantes, personas de la tercera edad y personas dedicadas a varios oficios se unieron al movimiento de resistencia “La Leyenda de Chucho el Roto” dirigida por Francisco Fernández Morales, conocido como “El Potro”; así como a la asociación Ciudadanos Costeños Unidos. Esta última con presencia en el municipio de Alto Lucero, donde está instalada la Central Nucleoeléctrica.

Destacan que en dicha Central se genera el 36% de la energía eléctrica de todo el país, motivo que debería ser suficiente para que las autoridades otorgaran la tarifa preferencial.

Aunado a ello, en la zona se registran temperaturas entre los 32 y 42 grados centígrados, por lo que las facturaciones por el cobro del servicio son elevadas y, en algunos casos, imposibles de cubrir.

De regreso a la resistencia

Norberto Márquez Molina, representante de la asociación Ciudadanos Costeños Unidos, dio a conocer que algunas familias estaban pagando el servicio porque se les había borrado el adeudo. Sin embargo, la CFE decidió reactivar el monto pendiente.

Lee: AMLO busca retroceder en la generación de energías limpias: Diego Sinhue Rodríguez

Explicó que alrededor de 3 mil personas regresaron al movimiento, luego de que la empresa comenzara a cobrarles el total de la deuda, sin otorgarles la oportunidad de realizar un convenio de pago o aplicar montos parciales.

“Decidieron empezar a pagar, pero regresaron al no pago porque el adeudo regresó, entonces no pueden cubrir el monto total. En algunos casos se estuvo pagando en 2018, 2019 y 2020 las facturaciones, pero la cantidad era poca, 200 o 300 pesos cada bimestre hasta que les llegaron los cobros totales que son imposibles de pagar, pagaban en tiendas de conveniencia, pero en éstas no se pueden hacer pagos parciales, acudieron a las oficinas en Cardel o Cempoala para hacer convenios, pero no se los autorizaron”, dijo.

Refirió que hace más de trece años, cuando inició el movimiento en la zona costera, se llegó al acuerdo con la CFE para que los usuarios pagaran la facturación corriente y el adeudo quedaría cancelado.

La pandemia empeoró las cosas

Francisco Fernández Morales, conocido como El Potro, aseguró que, a pesar de la falta de respuesta de parte de las autoridades, la lucha continúa y no se pretende quitar el dedo del renglón, sobre todo porque con la pandemia por Covid-19 los cobros del servicio incrementaron.

Es complicado que la gente pueda pagar por la pandemia, es algo impagable, en Tabasco gastas mil kilowatts y pagas 700 pesos, en Veracruz gastas lo mismo y pagas 7 mil, el 700% más caro, lo que queremos es que se nivele el cobro”, comentó.

Destacó que las familias se han quejado porque los cobros del servicio desde que inició la pandemia se ha elevado considerablemente y, en muchos casos, algunos de sus integrantes se quedaron sin ingresos.

“En las casas el gasto es mayor y los cobros son excesivos, lo mismo pasa en los negocios, tenemos casos en los que un negocio cerrado recibe facturas de 7 mil o 6 mil pesos y anteriormente les llegaba de 10 mil pesos”, expuso.

Incluso mencionó que ha recibido solicitudes de familias ubicadas fuera del radio de los 60 kilómetros porque consideran que el cobro que reciben está fuera de sus ingresos.

Casi 50% más car llega el recibo de luz

Para familias xalapeñas la pandemia por Covid-19 trajo consigo el incremento en los gastos del hogar, entre ellos el relacionado con la energía eléctrica, dado que al estar en confinamiento el consumo se elevó.

La ama de casa Soledad Aguilar dio a conocer que previo a la pandemia realizaba un bimestral del servicio de entre 140 y 160 pesos. Sin embargo, en la actualidad el recibo ha llegado de 220 e incluso 240 pesos.

Para nosotros cien pesos significan mucho porque sirven para comprar un kilo de carne, tortillas o comprar otras cosas de la despensa, hemos hecho algunos ajustes porque no nos podemos quedar sin energía eléctrica, es algo indispensable”, dijo.

Valeria Suárez mencionó que el servicio se elevó dado que su esposo realiza trabajo desde casa y utiliza de manera diaria el celular, así como la computadora, ambos aparatos que requieren tener la batería llena.

Alejandro Huerta González manifestó que desde los últimos meses del año se vieron en la necesidad de evitar encender todas las televisiones, usar menos el horno de microondas o no hacer uso de ventiladores para disminuir el gasto de energía eléctrica.

“Cambiamos el uso de esos aparatos para poder utilizar la computadora y el celular, son aparatos que necesitamos, mi esposa y yo los usamos para cumplir con nuestro trabajo, somos de los afortunados que seguimos con empleo y no podemos perderlo”, expresó.

Mientras que Miguel Ángel Gómez aseguró que tuvo un aumento de 150 pesos en su recibo, situación generada porque todos los integrantes de su familia están en casa.

Itzel Molina | Organización Editorial Mexicana