:)

Negocios

La economía mexicana puede crecer 2% en 2023: Rodrigo Mariscal

Published

on

Pese a los riesgos de una recesión que existen en el mundo, hay factores internos y externos que permitirían que el próximo año la economía mexicana crezca 2 por ciento, estimó Rodrigo Mariscal, titular de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Recientemente, el Banco de México (Banxico) elevó de 1.6 a 1.8 por ciento su previsión para el producto interno bruto (PIB) del país para 2023.

Al participar en el podcast Norte Económico de Grupo Financiero Banorte, el economista mencionó que entre los factores internos están el crecimiento por arriba del consenso de analistas y el buen desempeño reciente de la economía mexicana en la actividad económica y el empleo.

Lee: Los clientes de Banorte ya pueden pagar desde la billetera de Google

En cuanto a los factores externos que podrían apoyar esta proyección, el funcionario federal consideró que hay resiliencia en la economía estadounidense, pues una política monetaria restrictiva que parecería está pasando, la producción industrial que no ha desacelerado y el incremento en el margen de las remesas.

“A pesar de lo que podría pasar en el mundo en términos del conflicto con Rusia y Ucrania o la política monetaria de Estados Unidos, creemos que esos factores le pueden dar una buena dinámica de crecimiento a Estados Unidos. Entonces, si partimos de una base que ya se ganó […] yo veo que muy probablemente podemos estar pensando que la economía mexicana vaya creciendo por arriba del 2.0 por ciento”, expresó.

Rodrigo Mariscal afirmó que en México existe una base de la cual partir, “ya ganamos un nivel muy superior, que tendría que venir un choque muy fuerte para tumbarnos de ese nivel que ya se ganó”.

De igual forma, previó un aumento de 3.6 por ciento del PIB en el gasto presupuestado en inversión física para 2023, luego de haber tocado fondo en 2019, con una inversión federal de apenas 2.3 por ciento.

Hay un esfuerzo por el lado del sector público de incrementar la capacidad productiva de la economía y esto a fin de cuentas es obra pública que tiene una derrama económica (y) un mecanismo multiplicador en el gasto que también creemos que va a ayudar a la actividad económica”, mencionó.

Respecto a la iniciativa de reforma al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), explicó que lo que se busca es establecer un nuevo mecanismo para poder nutrir de manera mucho más rápida al FEIP para controlar el riesgo de recortes en el gasto ante una caída inesperada de los ingresos.

Indicó que, de 2014 a la fecha, alrededor de 76 por ciento de los recursos que ha recibido el FEIP han sido por eventos fortuitos, como remanentes de operación y coberturas cambiadas, “no ha sido por una contribución presupuestaria al fondo”.

Lee: Ahora podrás abrir una cuenta sin límite de depósitos en Banorte desde casa

Esto es problemático, anotó, pues el ciclo económico de la economía mexicana sugiere que cada siete años ocurre una caída en la actividad económica, que se traduce en una caída en los ingresos presupuestarios del gobierno federal.

“Nosotros estimamos que la cantidad de recursos que necesita el FEIP para poder absorber una caída de los ingresos es alrededor de 150 mil millones de pesos, más o menos. Y ahorita tenemos alrededor de 25 mil millones de pesos”, añadió.

En cuanto al funcionamiento del fondo y al destino de los recursos, Mariscal explicó hay reglas de operación muy bien delimitadas dentro de la propia ley, “dentro de los artículos de la ley y dentro de las reglas de operación del FEIP, que limitan la forma, el tiempo y los montos que pueden disponer de los recursos”.

Por ello, el funcionario de la Secretaría de Hacienda resaltó que si el gobierno federal requiere hacer uso de sus recursos, primero tiene que demostrar en el trimestre que tiene ingresos presupuestarios por abajo de lo programado.

Consideró el crecimiento en la producción industrial en Estados Unidos, sobre todo en las entidades más vinculadas a la actividad económica en México, como California, Texas, Arizona, Michigan e Illinois, es una buena señal para la economía mexicana.

Enfatizó la importancia de canalizar esta derrama económica a la región sur y sureste del país para lograr una mejor distribución de los beneficios que trae consigo la relocalización de empresas, fenómeno mejor conocido como nearshoring.

Además, destacó que la fortaleza del mercado laboral en Estados Unidos, algo que suele traducirse en un incremento en el envío de remesas a México. “La parte de empleo laboral de Estados Unidos, y en particular de los latinos, ha crecido muchísimo”, dijo.

Puntualizó que los temores de recesión en Estados Unidos aún no están apoyados por los datos y anticipó una política monetaria con incrementos menos agresivos por parte de la Reserva Federal.

Lee: Los clientes de Banorte ahora serán atendidos por Maya, la asistente digital con inteligencia artificial

Trends