:)

La Opinión

Joe Biden mal y de malas, nada le sale

Joe Biden enfrenta al interior del país una crisis de tiroteos masivos que hasta inicios de julio reportaban 310 en todo Estados Unidos

Published

on

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no sale de una para entrar en otra, para su mala fortuna llegó a la Casa Blanca en medio de una serie de crisis en política exterior e interior, el más reciente traspié se suscitó el pasado fin de semana, cuando saludó de puño al príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman.

Una ola de críticas se desató en Estados Unidos y en el mundo en contra de Biden, quien dijo que el hecho no tenía importancia, aunque el mandatario estadounidense –que se jacta de defensor de los derechos humanos–, se le olvida que Salman está señalado de haber ordenado la muerte de periodista Jamal Khashoggi.

Por ejemplo, el senador demócrata Bernie Sanders “el líder de ese país (Arabia Saudita) está involucrado en el asesinato de un periodista del The Washington Post. No creo que ese gobierno deba ser premiado con la visita del Presidente de Estados Unidos”.

Lee: Le quiero proponer a Joe Biden un plan antiinflacionario en conjunto: AMLO


La vida de cualquier político está llena de promesas de campaña que acaba incumpliendo, y para Biden esa lista incluye ahora la hecha en 2019 de tratar a Arabia Saudita como “paria” por su historial en materia de derechos humanos.

Puede ser que el viaje de Biden a Medio Oriente estaba lleno de buenas intenciones, pero un sólo hecho puede tirar u opacar el trabajo en pro, en este caso, de Estados Unidos o sus aliados en la zona como Israel, a este nuevo escándalo se le puede sumar el que padeció casi al tomar el poder en Afganistán.

Tras el anunció de que Estados Unidos se retiraba de Afganistán, por cierto una decisión tomada por el expresidente de Donald Trump, los talibanes aceleraron su avance para de un puntapié quitar al débil gobierno que había formado y apoyado Washington. 

Para mala fortuna de Biden, tuvo que ejecutar esa salida y en el escenario mediático internacional esa acción de retirada representó un golpe de debilidad para la principal potencia mundial, hoy parece que Afganistán está peor que antes de la llegada de EU, las mujeres han perdido prácticamente todos sus derechos.

El gobierno de los talibanes está quebrado por que no hay ayuda internacional, pero por si fuera poco, es un país prácticamente olvidado, antes, está la invasión de Rusia a Ucrania, las crisis sanitarias encabezadas por el Covid-19 y la viruela símica, estos problemas han desembocado en una urgencia energética en Europa y un encarecimiento de los alimentos a escala mundial.

Los problemas para Biden no paran ahí, precisamente la guerra en Ucrania ha puesto a prueba, una vez más, el poderío y liderazgo estadounidense, el asunto es cómo contener al dictador ruso Vladimir Putin, quien no ceja en su intento de quedarse con todo el territorio ucraniano, con la débil excusa de que los prorrusos ucranianos buscan su liberación.

Los intentos del mandatario estadounidense han sido muchos y en conjunto con sus aliados, pero una ola de sanciones en contra de Moscú no han bastado para frenar las intenciones de Putin, quien por cierto presiona a los aliados europeos de EU con dejarlos sin gas para el invierno.

En materia bilateral con México, las cosas tampoco han sido del todo favorables para el jefe de la Casa Blanca, tragedias como la que vivió Texas al descubrir un tráiler con 53 migrantes irregulares muertos, echan por tierra todas aquellos acuerdos y discusiones en materia migratoria que propone Biden.

Por alguna razón, el gobierno mexicano no ha contenido los flujos migratorios como si lo hizo durante el gobierno de Trump. No hay que olvidar que el Presidente mexicao desistió de ir la la Cumbre de las Américas que organizó Biden, argumentado su desacuerdo a no invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela, tres régimenes con “prestigio democrático probado”.

Lee: Joe Biden pierde el rumbo y el apoyo

Permítame hay más, la lucha contra el narcotráfico sigue sin terminar de tener los resultados contundentes que se requieren, del lado mexicano se sigue atrapando a “peces gordos” de la mafia, pero que actualmente no lideran los grandes cárteles, no por eso menos importantes. Aunque el trasiego sigue fluyendo con pequeñas interrupciones.

El resultado, miles de estadounidenses muertos por sobredosis con fentanilo principalmente, el cual llega desde nuestro país. Estados Unidos reportó en 2021 la muerte de 107 mil 622 personas debido a esta causa, una tendencia que según nuevos reportes se ha extendido por toda la Unión Americana.

Además, Joe Biden enfrenta al interior del país una crisis de tiroteos masivos que hasta inicios de julio reportaban 310 en todo Estados Unidos, que reporta la existencia de 120 armas por cada 100 habitantes y una cada vez más relaja serie de requisitos para adquirir una armas de fuego, por su puesto, todo bajo el cobijo de la Segunda Enmienda, que tampoco el presidente ha podido tocar. Mientras las calles estadounidenses se siguen manchando de sangre.

A esta serie de problemas se le acaba de sumar la decisión de la Corte Superema –hoy de tendencia conservadora– de retirar la protección del  derecho al aborto, lo que ha polarizado a la sociedad y a ha provocado, por un lado, que algunos estados como Nueva York se vuelvan santuarios de esta práctica.

Y otros como Texas en perseguidores implacables de mujeres que decidan realizarse una intervención en ese sentido, claro el temor va más allá porque se teme que la Corte también puede dejar sin protección los matrimonios igualitarios, entre otros derechos sociales ganados.

El gobierno de Joe Biden está llegando a la mitad de su tiempo de gestión, eso los pone en un punto crítico porque en Estados Unidos esto significa elecciones legislativas (en noviembre) y como pintan las cosas, los demócratas –partido del presidente– perderán lugares en la Cámara baja y en la alta.

El asunto es que la segunda parte del gobierno de Joe Biden pinta para estar más débil al que hoy aparenta, urge que las cosas para los demócratas tengan una vuelta de timón y que en los pocos meses que restan muestran el músculo u otra vez volveremos a padecer en el mundo el trumpismo. O usted ¿qué cree?