:)

Querétaro

La Universidad de Querétaro inicia producción de Ecoblock en el campus Pinal

Busca sustituir la elaboración de ladrillo rojo y tabiques en la industria de la construcción con un beneficio ecológico

Published

on

Foto: Prensa UAQ

QUERÉTARO, Querétaro. La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) comenzó oficialmente la producción de EcoBTC o Ecoblock en su campus de Pinal de Amoles, material con el que se pretende sustituir la elaboración de ladrillo rojo y tabiques en la industria de la construcción con un beneficio ecológico.

El Ecoblock reduce hasta cero la huella de carbono y a diferencia de los productos antes mencionados, no necesita cocción porque se endurece al secarse a la intemperie bajo la sombra.

Teresa García Gasca, acompañada por Manuel Toledano Ayala y el José Guadalupe Gómez Soto, directores de las facultades de Ingeniería y Ciencias Naturales, respectivamente, visitaron las instalaciones de Pinal para dar el banderazo oficial del arranque de la puesta en marcha de la producción y constatar el proceso de elaboración, que está a cargo de la Dulce Gabriela Barrera Aguirre, coordinadora del Centro Multidisciplinario de Investigación del Semidesierto (CEMIS), en el Campus Cadereyta.

Lee: El agua es un factor habilitador para un mejor medio ambiente

“Es un ejemplo de lo que en la Universidad podemos hacer en temas justamente de innovación, en este sentido, la generación de materiales para la construcción y de economía circular porque podemos utilizar cualquier tipo de tierra”, indicó García Gasca, quien dijo que la idea es que estos bloques se utilicen en infraestructura y bardas en los campus de la Universidad.

Barrera Aguirre expresó que con la formulación creada, se puede utilizar cualquier tipo de tierra, la cual es compactada en una máquina prototipo.

Hasta ahora, mencionó, los resultados de resistencia han superado las expectativas según los análisis del Laboratorio de Geotecnia de la UAQ. Este equipo tiene la ventaja que no ocupa electricidad ni gas, lo cual beneficia al medio ambiente, además de que se puede trasladar de un sitio a otro.

De acuerdo con la investigadora, un equipo de cinco personas, incluyendo a Carlos Sandoval Ríos, autor de la máquina y la formulación de este material, pueden crear hasta 56 bloques en dos horas, por lo que trabajar en equipo resulta fundamental para tener una producción provechosa, pues estiman que la producción podría llegar a 200 unidades diarias.

Ana Karina Vázquez | Diario de Querétaro