:)

Máquinas

Project December es un chat robot que habla desde la muerte

Este tipo de tecnología puede replicar la personalidad que quien ya no está en este mundo

Published

on

Foto: Especial

Aunque este sistema de aprendizaje automático abre un debate sobre las implicaciones éticas de este tipo de suplantación tecnológica, el chat robot resulta un camino para comunicarse con quienes ya no están en este mundo.

Los sistemas de aprendizaje automático se abren camino cada vez más en nuestra vida cotidiana, desafiando nuestros valores morales y sociales y las reglas que los rigen, pero sigue siendo ambiguo para muchos.

Está el caso de Joshua Barbeau, un hombre de 33 años que utilizó un sitio web llamado Proyecto Diciembre para crear un robot conversacional, un chatbot, que simulara una conversación con su prometida fallecida, Jessica.

Lee: Las aplicaciones digitales Jokr y Olio combaten el desperdicio de comida en México

Conocido como deadbot, este tipo de chatbot permitía a Barbeau intercambiar mensajes de texto con una “Jessica” artificial. A pesar de la naturaleza éticamente controvertida del caso, rara vez encontré materiales que fueran más allá del mero aspecto fáctico y analicé el caso a través de una lente normativa explícita: ¿por qué sería correcto o incorrecto, éticamente deseable o reprobable, desarrollar un robot muerto?

Antes de lidiar con estas preguntas, pongamos las cosas en contexto: Project December fue creado por el desarrollador de juegos Jason Rohrer para permitir que las personas personalicen los chatbots con la personalidad con la que querían interactuar, siempre que pagaran por ello.

El proyecto se construyó basándose en una API de GPT-3, un modelo de lenguaje generador de texto de la empresa de investigación de inteligencia artificial OpenAI. El caso de Barbeau abrió una brecha entre Rohrer y OpenAI porque las pautas de la compañía prohíben explícitamente el uso de GPT-3 con fines sexuales, amorosos, de autolesión o de intimidación.

Calificando la posición de OpenAI como hipermoralista y argumentando que personas como Barbeau eran “adultos que consienten”, Rohrer cerró la versión GPT-3 del Proyecto Diciembre.

Si todos podemos tener intuiciones sobre si es correcto o incorrecto desarrollar un deadbot de aprendizaje automático, explicar sus implicaciones no es una tarea fácil. Por eso es importante abordar las cuestiones éticas que plantea el caso, paso a paso.

Dado que Jessica era una persona real (aunque fallecida), el consentimiento de Barbeau para la creación de un robot muerto que la imite parece insuficiente. Incluso cuando mueren, las personas no son meras cosas con las que los demás pueden hacer lo que les plazca.

Por eso nuestras sociedades consideran incorrecto profanar o irrespetar la memoria de los muertos. En otras palabras, tenemos ciertas obligaciones morales con respecto a los muertos, en la medida en que la muerte no implica necesariamente que las personas dejen de existir de una manera moralmente relevante.

Lee: Las repartidoras por aplicación enfrentan precariedad laboral, desigualdad de género y acoso en México

Asimismo, está abierto el debate sobre si debemos proteger los derechos fundamentales de los muertos (por ejemplo, la privacidad y los datos personales). Desarrollar un deadbot que replique la personalidad de alguien requiere grandes cantidades de información personal, como datos de redes sociales (ver lo que proponen Microsoft o Eternime), que han demostrado revelar rasgos altamente sensibles.

Si estamos de acuerdo en que no es ético utilizar los datos de las personas sin su consentimiento mientras están vivas, ¿por qué debería ser ético hacerlo después de su muerte? En ese sentido, al desarrollar un deadbot, parece razonable solicitar el consentimiento de aquel cuya personalidad se refleja, en este caso, Jessica.

Por lo tanto, la segunda pregunta es: ¿sería suficiente el consentimiento de Jessica para considerar ética la creación de su deadbot? ¿Y si estaba degradando su memoria?

En qué términos específicos algo podría ser perjudicial para los muertos es un tema particularmente complejo que no analizaré en su totalidad. Vale la pena señalar, sin embargo, que si bien los muertos no pueden ser dañados u ofendidos de la misma manera que los vivos, esto no significa que sean invulnerables a las malas acciones, ni que estas sean éticas.

Finalmente, dada la maleabilidad e imprevisibilidad de los sistemas de aprendizaje automático, existe el riesgo de que el consentimiento proporcionado por la persona imitada (en vida) no signifique mucho más que un cheque en blanco en sus caminos potenciales.

Teniendo todo esto en cuenta, parece razonable concluir que si el desarrollo o uso del deadbot no se corresponde con lo que la persona imitada ha acordado, su consentimiento debe considerarse inválido. Además, si lesiona clara e intencionalmente su dignidad, incluso su consentimiento no debería ser suficiente para considerarlo ético.

Sara Suarez-Gonzalo, investigadora de la Universidad de Cataluña / El Sol de México

Trends