:)

El Extranjero

Cárteles se acoplan a la pandemia

Los cárteles CJNG y el Cártel de Sinaloa redoblaron su ingenio para seguir traficando fentanilo y otros precursores químicos

Published

on

El fentanilo produce un sensación de máximo bienestar. / Foto: Archivo

La Administración para el Control de Drogas (DEA) dijo que a pesar de que la pandemia de Covid-19 implicó más restricciones y dificultades en el tránsito global, los cárteles mexicanos superaron estos obstáculos gracias al empleo de nuevas técnicas de procesamiento y a los cambios recientes en la dinámica de trasiego de drogas duras a Estados Unidos.

De acuerdo con la DEA, las restricciones por Covid-19 no afectaron la oferta de fentanilo –la droga más mortífera en Estados Unidos– ya que incluso se presentó un aumento de muertes por sobredosis: durante el periodo de 12 meses que concluyó en mayo del 2020.

Estados Unidos registró el mayor número de muertes, 81 mil personas, por sobredosis en toda su historia, lo que representa 227 muertes diarias y un aumento del 19 por ciento frente al mismo periodo de 12 meses terminado en julio de 2019.

Lee: Grupos criminales aprovechan la pandemia para repartir apoyo y expandir su territorio en México

China, que hace unos años fue un actor importante en el tráfico por correo de fentanilo a Estados Unidos, ahora parece enfocarse en la venta de precursores químicos a México para la producción de estos opioides sintéticos, como lo resalta la agencia.

La reducción del transporte marítimo global y el cierre de la ciudad china de Wuhan epicentro de la producción de fentanilo –,mismo lugar donde se detectó el primer contagio de coronavirus– –contribuyeron a la reducción de dichas exportaciones durante la pandemia.

Sin embargo, Según la DEA organizaciones transnacionales como el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) – principales traficantes de fentanilo hacia EU– respondieron a esta escasez buscando otro tipo de precursores y redoblando su “ingenio y aptitudes” para producir el potente opioide, según el informe.

Lo anterior, según la DEA, se tradujo en un aumento de laboratorios clandestinos a lo largo y ancho del país. Los grupos criminales en México también han incursionado en la elaboración de píldoras de fentanilo en grandes cantidades, con la intención de venderlas en regiones con alto consumo de opioides.


Treinta y ocho estados en Estados Unidos registraron muertes relacionadas con píldoras falsificadas mezcladas con fentanilo en enero de 2020, un salto considerable si se tienen en cuenta los 22 estados reportados en abril de 2018, según la DEA.

El fentanilo está considerado por las autoridades estadounidenses como un fuerte opioide sintético similar a la morfina, pero con un efecto hasta 100 veces más potente, adictivo y fulminante.

De acuerdo con el National Institute on Drug Abuse, al igual que la heroína, la morfina y otros opioides, el fentanilo actúa uniéndose a receptores en distintas áreas del cerebro que controlan el dolor, las emociones, y da a los consumidores una sensación de bienestar y suprema euforia.

Aunque las restricciones en el tránsito vehicular entre diferentes países y el transporte marítimo global tuvieron un impacto en las redes de tráfico de cocaína a comienzos de la pandemia, su oferta y precio no se vieron alterados en Estados Unidos.

Lee: Decomisan más de 13 mil uniformes piratas de las fuerzas de seguridad en México

Lo anterior, es un indicador claro del incesante flujo de cocaína proveniente de Sudamérica y que la “cadena de suministro se mantiene intacta”, aseguró la DEA.

Los cultivos de hoja de coca y la producción de cocaína en Sudamérica se han mantenido en niveles casi sin precedentes. Las grandes reservas que quedaron almacenadas en bodegas antes del inicio de la pandemia, también ayudaron a los traficantes a sortear el desabastecimiento, según un informe del Proyecto de Corrupción y Crimen Organizado (OCCRP, por sus siglas en inglés).

Los traficantes utilizaron Centroamérica como trampolín y punto de tránsito, aumentaron la circulación de narcoavionetas en la región, y reactivaron varias rutas terrestres hacia México.

Cuando se relajaron las restricciones frente al Covid-19 y llegó el momento de transportar la droga hacia Europa o Estados Unidos, los cárteles apostaron por enviar gigantescos cargamentos de cocaína en medio de las limitadas oportunidades de movilidad. La estrategia, considerada como un giro en el modus operandi tradicional, en el que se escondían pequeñas cantidades, llevó a grandes decomisos.


A la par, recientemente se han descubierto en México plantíos de coca que sugieren nuevos cambios profundos en la producción de drogas estimulantes a nivel mundial.