:)

Negocios

Plan de negocios de Pemex es regresivo y aumenta riesgos: S&P

Published

on

Con el Plan de negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex), la petrolera está dando una vuelta en U al adoptar medidas que aumentan su exposición a los riesgos propios de la industria, advirtió la calificadora Standard & Poor’s.

En su análisis denominado “Plan de negocios de Pemex: Vuelta en U puede ser una maniobra riesgosa”, la calificadora expone que bajo la política expuesta, Pemex retoma un rol cuasi-monopólico en el segmento de exploración y producción y varios riesgos podrían surgir de camino a la autosuficiencia energética.

Entre los riesgos mencionados, está el precio del crudo fijado en 55 dólares por barril para los siguientes 10 años. Se trata, explica de una variante sensible a varios factores externos, incluyendo la desaceleración del crecimiento global, la geopolítica y regulaciones ambientales más estrictas.

“El precio del petróleo es uno de los factores que inciden sobre la capacidad de Pemex para aumentar la generación de recursos propios disponibles para cubrir el plan de inversión en esta administración. Pemex estima que los recursos propios aumentarán anualmente a un ritmo de doble dígito”.

Otro riesgo es la producción petrolera, con una meta de 2.7 millones de barriles por día al cierre de 2024. Sin embargo, pequeñas desviaciones en los tiempos de ejecución del plan o en la magnitud de la producción incremental afectarán de manera inmediata la generación de flujo de efectivo de la empresa.

El resultado impactaría en ajustes a la baja en el plan de inversión y con ello en menores expectativas de producción afectando la generación de flujo de Pemex, quedando atrapada en un “circulo negativo”, evaluó la calificadora.

S&P instó a prestar atención a las reservas de hidrocarburos de la petrolera: “Si la empresa implementa de manera exitosa su plan de producción, y la reducción de reservas no viene acompañada de inversiones importantes en desarrollo que permitan reestablecer la base de hidrocarburos, Pemex podría toparse con pared en el mediano plazo”.

El sobrecosto y retraso en sus procesos de refinación también significan riesgos para el flujo de efectivo y el plan de integral de inversión de Pemex, añadió.

La calificadora reiteró la importancia de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador de permitir una mayor participación de la iniciativa privada.

“La decisión del gobierno de diferir y limitar la participación del sector privado en el sector energético subestima el valor que otros participantes pueden aportar en términos de experiencia, tecnologías de punta, capacidad de gestión y capital financiero para acelerar inversiones”, dijo.

Recordó que el cambio de estrategia energética implementado cada sexenio es probablemente el factor principal que frena el avance de la industria petrolera mexicana. Adicional, refiere que el plan de negocios de la administración actual tiene un mayor enfoque sobre resultados de corto plazo y genera dudas sobre su sostenibilidad de largo plazo.

Por último, expuso que no hay “implicaciones inmediatas” sobre la nota de la empresa petrolera.

La semana pasada, Moody’s manifestó que Pemex requiere de mayor apoyo financiero del gobierno para cumplir sus ambiciosos objetivos de crecimiento de producción, así como para financiar su déficit y vencimientos de deuda.