:)

Guanajuato

La falta de agua es alarmante para los guanajuatenses, pese a las últimas lluvias

La única forma de generar condiciones para que haya más lluvias es la reforestación: SADER

Published

on

Foto: Javier Patiño

CELAYA, Guanajuato. No hay que cantar victoria con las lluvias de los últimos días, porque el problema de la falta de agua es alarmante, dado que por un lado los 20 mantos acuíferos de Guanajuato están sobreexplotados, y por el otro los perforaciones de pozos ha llegado a ser hasta de 900 metros de profundidad, pero además hay una alta superficie del territorio del estado que requiere de reforestación.

En resumen, es necesario propiciar condiciones para que haya más precipitaciones pluviales, y la única forma es la reforestación, y para ello la Secretaría de Agricultura de Desarrollo Rural (SADER) invertirá dos millones de pesos para la plantación de 200 mil árboles en todo el estado de Guanajuato.

Así lo informó Rafael Castillo Bermúdez, encargado de la dependencia en Guanajuato, quien comentó que en los meses de mayo y junio, durante la temporada de mayor sequía, los productores estaban muy interesados en proyectos de reforestación para contribuir al medio ambiente y en consecuencia a las precipitaciones pluviales, pero cuando empezó a llover ya no le dieron la misma importancia, cuando la clave está en la reforestación.

Lee: El gobierno de AMLO tiene un plan para rescatar a los agricultores afectados por la sequía: Sader

Dijo que con las lluvias de las últimas semanas, no se resuelve el problema de la sobre explotación de los mantos acuíferos, ya que en el norte del estado de Guanajuato se han perforado pozos con una profundidad de 900 metros, y no hay agua.

En Celaya, también hay perforaciones de pozos profundos, a más de 300, 400 y hasta 500 metros, pero aclaró que mientras más metros haya de profundidad, el agua es de menor calidad; pero además, los mantos acuíferos tienen un límite, y no son interminables.

Precisó que los 20 mantos acuíferos en Guanajuato están sobre explotados, y las estrategias para que haya recuperación de agua son; la innovación tecnológica, la capacitación, el uso eficiente del agua en todos los sectores pero principalmente en el cuidado del uso de agua agrícola, y sobre todo, la restauración hidroecológica.

Explicó que los dos primeros temas están relacionados, ya que se requiere de capacitación para la innovación tecnológica, pero a la vez, impacta en el uso eficiente del agua de riego.

En el tema de la restauración hidroecológica, contextualizó que hace 50 años se tenía una precipitación pluvial de 800 milímetros, pero actualmente es de 500 milímetros, o 300 milímetros.

Reiteró que para recuperar las precipitaciones de agua, es necesario retomar la reforestación, y por ello, en los siguientes días se empezará con una campaña de reforestación de 200 mil árboles palo dulce, que están en un invernadero de Jalisco, pero se plantarán en todo el Estado de Guanajuato, y en donde contribuirán asociaciones agrícolas y los módulos de riego 11 y 85.

“Si logramos incrementar la precipitación media del Estado de Guanajuato, en sólo un milímetro, se tendría más agua por el orden de 30 millones de metros cúbicos; si se aumenta a 10, sería 300 millones; y si aumentamos a 100, representa 3 mil millones de metros cúbicos, suficiente agua para retroalimentar las presas y los mantos acuíferos”, dijo.

Lee: La sequía es uno de los mayores retos para el abasto de agua a León y Guanajuato: CEAG

Pero para ello, es necesaria la reforestación como factor clave para propiciar mayores precipitaciones, pero va de la mano con el cuidado del agua y el uso eficiente en el uso agrícola.

Señaló que debido a las prolongadas sequías, cada vez hay menos áreas verdes en Guanajuato, y por ello se requiere de campañas permanentes de reforestación por parte de los tres niveles de gobierno.

El funcionario federal comentó que la superficie total en todo el Estado de Guanajuato, es de tres millones 34 mil hectáreas, de las cuales más de 500 mil hectáreas están deforestadas, o sin árboles, y son las que se requiere para reforestar, y con ello se logra aumentar las precipitaciones.

José Sánchez | El Sol del Bajío