:)

Inclasificables

Sin pastura ni agua se mueren las reses en Mazatlán

MAZATLAN, Sinaloa. Además de las escasas lluvias y la actual falta el alimento para los hatos de reses en las zonas altas de la entidad, los ganaderos locales padecen las complicaciones derivadas de la pandemia por coronavirus.

Published

on

MAZATLAN, Sinaloa. Además de las escasas lluvias y la actual falta el alimento para los hatos de reses en las zonas altas de la entidad, los ganaderos locales padecen las complicaciones derivadas de la pandemia por coronavirus.

El presidente de la Asociación Ganadera local, Felipe Velarde Sandoval, aseguró que por la contingencia sanitaria por Covid-19, se complica obtener los alimentos que requiere el ganado, que además han aumentado de precios.

Incluso, abundó, ya se ha presentado la muerte de reses y otros más pierden peso en perjuicio de los ganaderos que comercializan becerros en el mercado.

No tenemos agua en las presas, no tenemos el aumento que estamos esperando de la leche para seguir compitiendo estar subsistiendo en este negocio, la ganadería que está muy castigada”, expresó.

Lee: Vecinos presentan 966 denuncias tras tala de árboles en la Ciudad de México

Reconoció que los ganaderos no estaban acostumbrados a lo que se vive actualmente, que se vino a agravar con lo de la pandemia y la sequía tan recurrente, que ya tiene cinco o seis años, pero que se complicó en este año.

Velarde Sandoval dijo que ante la falta de pacas nuevas de maíz echan mano de producción vieja que tiene gente de Culiacán, pero admitió que batallan mucho para conseguir y mandarlas a las zonas altas del municipio, donde se resiente la sequía.

Insistió que la petición del sector a las autoridades de los tres niveles de gobierno en este 2021 es la de no olvidarse de que la actividad es considerada esencial ante el aporte a la seguridad alimentaria.

Lo principal ahorita es buscar un aumento al precio de la leche, pues ya subió en el mercado, pero como productores no hemos visto ganancia y las plantas pasteurizadoras, como Lala y Sello Rojo, las compran al mismo precio que hace dos años, mencionó.

Agregó que el último aumento fue de 50 centavos, de 7.50 a 8.00 pesos, pero buscarán la próxima semana un peso de incremento.