:)

Yucatán

“No pensé dos veces ponerme la vacuna de Covid-19”: Marco Cortez

Marco Cortez recibió la vacuna de Covid-19 experimental en fase III de la empresa Jassen, de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson

Published

on

Johnson & Johnson aplica más de mil 600 dosis en Yucatán.

“Tengo fe y esperanza”, dice Marco Cortez unas horas después de haber recibido la vacuna experimental en fase III de la empresa Jassen, de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, en Mérida, Yucatán.

Johnson & Johnson aplica más de mil 600 dosis para probar su efectividad frente al virus, que provoca la pandemia por la enfermedad de Covid-19.

Marco trabajó por 35 años en la Universidad Autónoma de Yucatán. Hoy está jubilado y desde el lunes un amigo médico le comentó sobre la posibilidad de ser parte de este estudio clínico que se aplicará a 60 mil voluntarios de varios países y respondió de inmediato.

Lee: El covidengue es la mala suerte de unos cuantos en Sinaloa

“No lo dudé, no lo pensé dos veces, esto debe acabar con mitos, dudas e incertidumbre”.

Marco dice ser una persona que a su edad no enfrenta otro padecimiento más que el asma crónico que padece desde los ocho años, razón por la que fue elegido por los científicos.

“Me anima la vida y la salud, ya es hora que frenemos esta atroz pandemia que ha cobrado la vida de un número de mexicanos que nunca sabremos la cifra exacta”.

Tras la aplicación tiene un seguimiento durante la primera semana a través de una app en su teléfono, a menos que tenga síntomas de alerta.

El lunes a las 11 de la mañana ingresó a uno de los hospitales privados de la capital yucateca. Con un café a cuestas ingresó con las medidas de sanidad al área de análisis clínicos para iniciar su diagnóstico: peso, talla y sanguínea, además de integrar su expediente en donde fue asentado su historial libre de diabetes, hipertensión o cualquier otra enfermedad crónica.

Luego procedieron explicarle el procedimiento de la vacuna y le presentaron la aplicación. Después llegó el momento. Un grupo de jóvenes se concentraron a su alrededor para testificar el momento, la enfermera levanta su camisa de manga corta y un pequeño pincho en el brazo izquierdo es apenas perceptible para un alegre Marco.

Previo a salir del hospital se toma tiempo para la fotografía histórica. Él confía que haya sido elegido para probar esa vacuna y no sólo sea un placebo, al igual que se colocará a la mitad de los voluntarios que participen en el país.

Lee: Los trabajadores de clúster automotriz de Guanajuato requieren de 28 mil vacunas de influenza

Cuatro días posteriores a ese momento, el canciller Marcelo Ebrard se congratula en su cuenta de Twitter sobre el inicio de esa prueba.

“Felicito a la empresa Janssen que inició fase 3 de su proyecto de vacuna en México. Bienvenidos y les deseamos el mayor de los éxitos en sus trabajos”.

En el mes de septiembre, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, anunció que el ensayo incluiría a 5 mil voluntarios en el país.

Marco Cortez es uno de ellos, previo a iniciar su labor como director de información de TeleSur, dice sentirse orgulloso y, al ser una persona pública por su trayectoria en los medios de comunicación de la entidad, buscar que “la gente no tenga dudas de las vacunas, hay muchos chismes y mitos en torno a estos proyectos científicos. Es momento que los mexicanos también aportemos al desarrollo de algo tan importante que se está haciendo para beneficio de la humanidad”.

Él es un hombre religioso y riega a Dios que lo que él recibió sea la vacuna, “lo hago convencido porque lo que observé fue absoluta responsabilidad y seriedad por parte de los médicos involucrados, con ellos hay un médico que además es mi amigo y él me convenció. Yo no veo que estén jugando”.

Esa primera tarde, tras la dosis, Marco sólo sintió un pequeño malestar: “frío, frío de ese yucateco, con humedad, pero me siento bien, animado”.

En los días subsecuentes se integró de manera normal a sus actividades periodísticas.

Al presidente de la República “le pido con respeto que si ama a su pueblo como tanto dice póngase el cubrebocas, póngaselo como ejemplo para ese 70 por ciento de los 130 millones de mexicanos que lo respalda. Si no se lo pone, eso solo desconcierta y crea confusión entre la población”.

Nurit Martínez | El Sol de México