:)

Baja California

Se canceló la desaladora de Playas de Rosarito porque no hay dinero para pagar: Jaime Bonilla

Jaime Bonilla Valdez, gobernador de Baja California, dice que no está en contra de la desaladora de Aguas de Rosarito, pero no le interesa estar asociado a inversionistas

Published

on

Francisco Vega de Lamadrid calbideó la construcción de la desaladora de Aguas de Rosarito.

Jaime Bonilla Valdez, gobernador de Baja California, aseguró que no le intimida una posible demanda de inversionistas extranjeros por la cancelación del proyecto de la planta desaladora, que bajo Asociación Público Privada iban a construir en Playas de Rosarito.

“Se canceló porque no hay dinero para pagar y garantizar esa cantidad, se firmó ese contrato de manera irresponsable por el gobierno anterior, bajo el argumento que iba a solucionar el problema de agua en Baja California”, manifestó el senador con licencia de Morena.

El gobierno de Baja California canceló un contrato entregado a la empresa Aguas de Rosarito, quien a cambio de 200 millones de dólares construiría una desaladora en Playas de Rosarito.

Aguas de Rosarito fue una empresa creada por Nuwater y N.S.C Agua, una empresa que por varios años tuvo como presidente del consejo de Administración y accionista a el empresario Alejandro de la Vega Valladolid.

Francisco Vega de Lamadrid, ex gobernador de Baja California, firmó el contrato con Aguas de Rosario para que construyera la desaladora, la cual estaría lista en el primer trimestre de 2018. Sin embargo, aún no opera.

El encargado del Poder Ejecutivo leyó una columna del periodista Jaime Flores, quien escribió: “Los inversionistas extranjeros sospechan que la decisión de cancelar el proyecto se debe al rencor que le tiene el actual gobernador de Baja California, el morenista Jaime Bonilla a su antecesor Francisco Vega de la Lamadrid”.

“No puedo negar que le tengo desprecio tremendo por lo que le hizo a mi estado, pero no es por eso que lo cancelamos”, manifestó el gobernador de Baja California.

Lee: Baja California tendrá autonomía energética sin endeudarse: Jaime Bonilla

Aguas de Rosarito dice que el objetivo material del proyecto es construir una planta desalinizadora, utilizando tecnología de membranas de ósmosis inversa, con una capacidad nominal de 4.4 m3 /s.

La planta será alimentada con 8.8 m3 /s de agua de mar, la cual será tomada de la descarga del circuito principal de enfriamiento de la Central Termoeléctrica Presidente Juárez de la CFE.

El proceso de desalación generará una corriente residual de agua salada concentrada (salmuera) de 4.4 m3 /s la cual será retornada al mar.

El objetivo comercial del proyecto es abastecer la demanda pública urbana de la región, ya que la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) será el cliente principal.

Tijuana es una de las ciudades en México con mayor demanda de agua, lo que contrasta con la limitada disponibilidad del recurso, prevaleciendo la proyección de escenarios de fuerte escasez para la región en 2030.

La ciudad de Baja California ha mostrado por años un elevado crecimiento poblacional y económico, pero carece de fuentes de abastecimiento de agua superficial y subterránea, agrega Aguas de Rosarito.

Lee: Baja California está lista para recibir empresas e inversiones de China

Añade que el ayuntamiento fronterizo depende totalmente del abasto del río Colorado, así como la CESPT ha pronosticado que en el futuro inmediato la demanda de agua rebasará la disponibilidad.

Jaime Bonilla aclaró que no está en contra de las desaladoras “son buenas y deben de existir”, expuso, pero  dejó claro que no es negocio de él, ni le interesa estar asociado con los inversionistas.  

“Por mí votó la gente para cuidar los recursos y lo estoy haciendo, este es un contrato abusivo ( el de la desaladora de Rosarito), solamente alguien con intereses lo pudo firmar, hicieron negocio con el gobierno pasado que no resultó”, comentó Bonilla Valdez.

“Bajo ninguna circunstancia vamos a aceptar el contrato que no les beneficie al pueblo, no es que no lleguemos a necesitar el agua, pero no así, que acudan a los juzgados”, finalizó.