:)

Inteligencia Artificial

Los “poderes extraños” de The Magnetic Fields en su primera visita a México

La musica de The Magnetic Fields consta casi en su totalidad de instrumentos acústicos y que se acompaña de poca o nula percusión.

Published

on

Los "poderes extraños" de The Magnetic Fields en su primera visita a México

The Magnetic Fields es una especie rara de la música pop. El cerebro detrás del grupo, Stephin Merritt es todo lo contrario de lo que se nos suele vender como un front-man: No es precisamente guapo, ni especialmente carismático. El hombre -quien usa principalmente ropa marrón, no pregunten por qué- tiene más pinta de bibliotecario a punto de jubilarse, que de estrella de rock.

Por si fuera poco, el hombre es además miembro no de una, sino de varias minorías: Es gay, ateo y probablemente autista, además de vegano, por lo que siempre presume: “No he comido un solo animal desde 1983”.

Te recomendamos: Tras el golpe de la pandemia,  Melendi presentará en vivo su disco Likes y cicatrices

Pero entonces, ¿qué los hace especiales o por qué la banda oriunda de Boston, Massachusetts lleva en activo más de tres décadas ininterrumpidas durante las cuales ha producido 12 álbumes? Es más, si son una banda de raritos, ¿por qué tienen 650 mil oyentes mensuales, tan solo en Spotify?

La respuesta es simple: Porque tienen la música. Durante todos estos años, Merrit y sus compañeros de mil batallas -Claudia Gonson, Sam Davol, John Woo, Shirley Simms, Chris Ewen y Anthony Kaczynski- han entregado una docena de producciones impecables y fundamentadas en un pop indie de cuidada manufactura que conecta con el sentir de otros millones de raritos alrededor del mundo.

Y qué decir de sus letras, que debajo de toda esa ironía y amargura nos tienen reservada una buena dosis de dulzura y sentido del humor, reservados sólo para aquellos que gusten de escuchar y que no presionan el botón de “siguiente” a la menor provocación.

Nuestro enlace con Stephin Merrit fue vía Zoom, aunque para efectos prácticos fue como una llamada telefónica, porque el hombre no se dignó a encender su cámara, además de que se dijo acongojado por el calor que en ese momento hacía, en su estancia en Nueva York.

Esos son los detalles que en otro cantante podrían parecer arrogancia, pero que en este caso nos hablan de una personalidad constantemente atormentada, tal como en sus canciones.

Más datos para darnos una idea clara de nuestro interlocutor: Stephin Merritt ha luchado contra la epilepsia y la depresión desde su juventud, además de que tiene una afección auditiva conocida como hiperacusia, la cual cree que es un daño sufrido después de asistir a un concierto de la banda de rock industrial Einstürzende Neubauten.

Es por ello que, cualquier sonido que se escuche más alto de lo normal comienza a “retroalimentarse” en su oído izquierdo a un volumen cada vez más alto.

Todo esto es importante porque ha sido un factor determinante en la definición del estilo musical de The Magnetic Fields, cuya música consta casi en su totalidad de instrumentos acústicos y que se acompaña de poca o nula percusión.

Por ello, Merritt usa tapones para los oídos durante sus shows, y por lo general se cubre la oreja izquierda cuando el público aplaude.

Así que, en lugar de decirse contento -como cualquiera lo haría, y de hecho lo hace- por venir por primera vez a México, el hombre comenzó nuestra charla diciendo que se sentía temeroso:

“Estoy un poco preocupado por ir a la Ciudad de México, ya que la altura de allá podría llegar a ser muy difícil. Así que bueno, yo creo que me tomaré un día antes para aclimatarme a su altitud, antes de tener que cantar”.

Ante el cuestionamiento de si sus conciertos son igual de introspectivos que su música grabada o si toman otra forma, responde:

“Bueno, también depende de qué show hablemos, porque por ejemplo, cuando tocas en un festival tienes suerte porque la gente generalmente ya está de buen humor, o probablemente drogada, lo cual hace todo diferente que si salimos a tocar a un teatro, durante una noche oscura y tormentosa, y eso probablemente hará que tengamos un ánimo más íntimo… Así que no podría decir que nuestro shows son de una sola forma”.

¿Y qué podemos esperar de este primer concierto en México, qué van a presentar?

Yo creo que será más un repaso general de todos nuestros álbumes. En este momento estamos haciendo al menos una canción de cada disco, más algunas canciones de Quickies, que es el más reciente, además de que son canciones más cortas.

Hablando de eso, muchas de las canciones del disco 69 Love Songs no rebasan los dos minutos de duración y tienen pocos instrumentos, pocos elementos. ¿Fue un ejercicio de presentar las canciones en su forma más básica?

Bueno, primero es porque el disco tiene precisamente 69 canciones, pero también porque yo quería poner en primer plano las letras, sin concentrarme tanto en la producción, así que traté de mantener todo lo demás fuera del camino de las palabras.

Y después hiciste algo similar en el disco 50 Song Memoir, que también se compone de 50 canciones.

Cierto, aunque en ese la producción fue muy distinta. Contamos con siete instrumentos en cada canción en 49 canciones, y una canción tenía sólo un instrumento. Mientras que en 69… Muchas de las canciones tienen un solo instrumento, igual que en Quickies, donde también casi todas las canciones tienen un solo instrumento.

Y por si cupiera duda de que al hombre le funciona la mente de un modo muy particular, añade:

“Me gustan mucho los números, por lo que para hacer 50 Song Memoir saqué un pizarrón enorme para llevar el control de todo, la cual llené con post-its, para asegurarme escrupulosamente de que cada canción tuviera exactamente siete instrumentos”.

Debido a la afección auditiva de Stephin, la banda ha desarrollado una relación singular con la dicotomía ruido/pasividad, la cual han plasmado de distintas formas en su música.

Durante la gira en vivo del álbum 50 Song Memoir, que requería una formación más amplia y un sonido amplificado, la banda pudo abordar el problema construyendo un equipo alrededor de Merritt que funcionaba como una cabina de aislamiento.

Sobre sus discos Distortion y Realism, ¿por qué decidiste que el primero tuviera en la portada la silueta de un hombre y el segundo mostrara la silueta de mujer?

Bueno, el primero, como su nombre indica, tiene más distorsión. Tratamos de tomar lo que había hecho la banda The Jesus and Mary Chains en el disco Psycho Candy y luego tratamos de expandirlo en las guitarras, el piano y hasta el acordeón… Todo está distorsionado ahí, excepto el bajo y la batería.

Por otro lado, el género principal de Realism es el folk en varias de sus formas, así que por regla básica no hubo ningún instrumento eléctrico. Yo había estado pensando en que esos discos se podían titular Men y Women, pero decidí que era mejor ponerles otros títulos y mostrar sólo en la portada esos símbolos como de puerta de baño, de hombres y mujeres.

Volviendo a Quickies, en ese disco viene una canción titulada “The day the politicians died”. ¿Crees que esa desconfianza hacia los políticos es algo que nos une a todos los países?

Eso esperaría, porque son despreciables y merecen todo nuestro odio. Todo aquel que quiere tener el poder sobre otras personas no debería tener acceso al poder.

Te puede interesar: Oliver Sim celebra el miedo y la vergüenza en su primer disco como solista

Hace poco The Magnetic Fields cumplió tres décadas de vida. ¿Cómo te sientes al respecto?

Bueno, aunque empezamos en 1989 siempre he pensado en nosotros como una banda de los años ochenta… Pero bueno, he vivido tanto tiempo haciendo esto y aunque soy el único miembro que ha estado en la banda todo este tiempo aún me sorprende que llevemos tanto tiempo.

Más allá de la crisis del SIDA, la pandemia o la amenaza inminente de una guerra nuclear, yo tengo una enfermedad por la que no esperaba vivir más de 20 años, mucho menos más allá de los 30. Y claro, muchos de mis amigos han muerto, incluidos dos miembros de la banda, así que supongo que he tenido mucha suerte… Aunque si hubiera muerto supongo que no me importaría, sobre todo porque no lo sabría.

Una de las cosas que más han cambiado en todo este tiempo es la industria de la música y la forma en que esta se consume. ¿Qué opinas del modelo de streaming que ahora lidera Spotify?

Bueno, realmente no sé cómo funciona Spotify. Supongo que así debe ser, que no sepamos cómo funciona, así que no sé… Me gustaría que pagaran mejores regalías y que le pagaran regalías a todos. Tampoco entiendo cómo funciona su algoritmo y qué es lo que hace que si entras a nuestro canal los artistas similares a nosotros sean New Order y Belle and Sebastian, que bueno de todos modos son agradables.

¿Te sientes satisfecho con todo lo que ha logrado The Magnetic Fields?

Sí, me gustan los discos que hemos hecho y en general estoy contento con lo que hay hasta ahora, de hecho aún siento que tenemos un gran camino por recorrer, creo que hay estados de ánimo que no hemos explorado y cosas que no hemos intentado aún.

Una de sus canciones más populares es “Strange powers”. ¿Crees que ustedes son una banda que tiene poderes extraños?

Puede ser, principalmente porque al no tener una sección rítmica, no estamos atados a ningún sonido en particular, lo cual seguro que es una especie de superpoder que tenemos y que casi nadie tiene.

The Magnetic Fields se presentan por primera vez en México este 4 de diciembre, en el Auditorio Blackberry de la capital mexicana.

Alejandro Castro @djconchaytoro | El Sol de México

Trends