:)

El Extranjero

Oliver Sim celebra el miedo y la vergüenza en su primer disco como solista

El músico británico Oliver Sim cuenta que este álbum es la culminación de dos años de escribir y grabar.

Published

on

Oliver Sim celebra el miedo y la vergüenza en su primer disco como solista

Oliver Sim, mejor conocido por su trabajo como compositor, bajista y vocalista de The xx, debutó hace unos días como solista con su primer LP titulado Hideous Bastard, un trabajo que destaca no sólo por su pulcra producción y por la distancia que toma del sonido de la banda con la que se dio a conocer, sino también por la temática del mismo.

El músico británico cuenta que este álbum es la culminación de dos años de escribir y grabar, inspirado en su afición por las películas de terror pero también en su propia experiencia de vida como persona que vive con VIH desde los 17 años de edad.

Lee: El disco de vinilo es un tesoro que volvió a dar sonido a la modernidad

Así, el artista habla por primera vez en público de temas como la vergüenza, el miedo y la masculinidad, como se escucha desde en canciones como “Hideous”, en la que se hace acompañar de la voz de Jimmy Somerville, el exvocalista de Bronski Beat a quien Sim considera su héroe de toda la vida y su ángel guardián.

“La primera vez que me acerqué a Jimmy ni siquiera fue para trabajar juntos. Sólo conseguí su número de teléfono y le envié un mensaje como fan, así que durante meses nuestra relación fue así”, cuenta en entrevista con El Sol de México.

“Él es una persona muy especial por muchas razones, no sólo porque tiene una de las voces más hermosas del mundo, sino porque representa mucho para las personas queer y para aquellos que simplemente se sienten un poco más diferentes o extraños. Así que estoy agradecido de que haya puesto su voz en esa canción y de que haya grabado coros para casi todo el disco”, destacó.

Al escuchar este disco llama la atención lo distinto que suena de The xx. ¿Esa fue una decisión consciente o simplemente salió así?

Sabía que no quería volver a intentar o recrear el sonido de The xx, primero porque no creo que pudiera haberlo hecho, ya que eso sólo sucede cuando estamos los tres miembros del grupo.

Pero también debo decir que cuando estuve escribiendo algunas de las canciones tuve una especie de crisis de identidad, precisamente porque veía hacia atrás y pensaba: ¿Quién soy yo si no estoy con Romy y Jamie (los otros dos integrantes de la banda), que son mis dos mejores amigos?

Oliver confiesa que no sabía cómo quería que sonara su primer intento en solitario, por lo que estuvo probando varias cosas, sobre todo opciones que le resultaran divertidas:

“Las primeras canciones que hice eran terribles, eran muy malas. Nunca las compartiré con el mundo… Pero no me di por vencido, y eventualmente me di cuenta de que cometí un error que de algún modo me gustó bastante, ¿sabes? Como una especie de error feliz… Y luego cometí otro error y las cosas fueron encajando…”, comentó.

“De hecho creo que así es también como se creó la música de The xx, a partir de los errores y las limitaciones, así es como se hicieron esos discos”, agrega.

También nos parece destacable que dada la temática del disco, este no suena demasiado serio o nostálgico. De hecho suena alegre en varios momentos.

Claro, porque al ser un disco sobre la vergüenza y el miedo tal vez se espera que sea un trabajo oscuro, pero no quise hacerlo así… Decidí anteponerme a eso y hacer que fuera una celebración, una celebración sobre la vergüenza y sobre esconderse o no… También siento que hay mucha alegría en varios momentos de este álbum.

Tu compañero de banda Jamie xx, quien además ha grabado dos discos solistas, te ayudó en la producción. ¿Cuál fue el mejor consejo que te dio en ese proceso?

Bueno, uno bastante bueno fue que hiciéramos muchos sampleos, sobre todo cuando se trata de sampleos que te inspiran, no tanto por cómo suenan, sino por las emociones que encierra determinada canción, es algo que nos pasó dos veces con los Beach Boys en este disco, ya que son una banda que para mí tiene mucho que ver con la infancia, es la música que aman mis padres y es la música que Jamie y yo estábamos escuchando en ese momento…

Eso fue algo que nos funcionó muy bien y que Jamie realmente sabe hacer.

El equilibrio

Oliver asegura que durante toda la producción de este disco estuvo tratando de encontrar un equilibrio entre conceptos como la oscuridad y la luz, lo alegre y lo triste o el pasado y el presente, hasta que llegó un punto en el que notó que algunas canciones podían funcionar incluso en escenarios opuestos:

“Hay canciones aquí con las que puedes bailar, pero que luego, si te las llevas a casa y realmente las escuchas, probablemente podrían hacerte llorar, sobre todo por lo que dice la letra. Así que no se trata sólo de pensar en blanco o negro, sino en mi caso, de llevar al futuro las ideas y referencias que traía en la cabeza”, añade.

Hablabas de la vergüenza y el miedo, que creo que son temas que bien pueden inspirar a otros hombres a reflexionar sobre las llamadas nuevas masculinidades.

Sí, aunque no he hecho este disco para educar ni para señalar a nadie, sólo lo hice para mí mismo… Como verán, no tengo muchas respuestas, sólo muchas preguntas. De hecho es como una pregunta tras otra. Dudas del tipo: ¿Cómo es el hombre, qué significa tener confianza? Y plantearlas preguntas me ha ayudado mucho, aunque todavía tengo miedo y vergüenza, pero mucho menos que antes.

Oliver y el cine

El sencillo “Hideous” se hizo acompañar de un videoclip dirigido por otro de sus héroes personales, que es el cineasta Yann Gonzalez, y cuyo trabajo para esta canción se estrenó en una versión de corto la Semana de la Crítica del festival de Cannes.

La otra fuente de inspiración para este disco son las películas de terror, de las cuales eres un aficionado.

Sí, es algo que me gustaba mucho desde que era un niño pequeño, aunque fue hasta después que pensé que tenía sentido que me gustaran, porque soy una persona bastante ansiosa y miedosa, pero no de los fantasmas y esas cosas, sino del horror de la cotidianidad, de las relaciones, la soledad y todo eso.

Las películas de terror pueden ser significativas y graciosas a la vez, creo que me han enseñado a reírme del miedo… Pero en lo que se refiere a este disco, pues estuve pensando en los monstruos, esos personajes tan complejos y emocionantes.

Te recomendamos: Devil came to me, de la banda madrileña Dover, un disco que cimbró al rock español

¿Cuál sería tu película favorita de terror?

Oh… ¡Eso es muy difícil! Nunca sé qué decir, pero sé que una de mis favoritas de todos los tiempos es Carrie, simplemente creo que es una película perfecta y una película que me asusta pero no por Carrie, ni por la sangre ni nada por el estilo, sino por su madre, por lo que ella representa tomando en cuenta que nuestras madres están destinadas a cuidarnos y protegernos… Si no la han visto háganlo, les va a dar miedo pero también se van a reír.

También tienes una canción en la que hablas con el Oliver Sim del pasado.

Sí, bueno… El Oliver joven y el Oliver mayor son muy parecidos… Pero escribí “Fruit” para hablarme a mí mismo cuando era más joven y porque muchos de mis sentimientos y de mis impulsos como adulto provienen de un lugar como niño en el que me siento asustado… Creo que me siento como un niño cuando estoy herido, en esos momentos sólo soy un niño de nuevo.

Alejandro Castro @djconchaytoro | El Sol de México

Trends