:)

Baja California

Coco’s Corner es la parada obligada para quienes se aventuran al corazón de Baja California

Published

on

TIJUANA, Baja California.- Desde el año 1987, Coco’s Corner se ha convertido en la parada obligada para los turistas que se adentran al corazón de la tierra inhóspita de Baja California, en donde pueden encontrar una botella de agua, una cerveza, o “lo que ocupen”, hasta ser un punto de auxilio, sin embargo, su principal característica es la inusual en la que recibe tributo, por sus visitantes.

Ubicado en medio de los cerros y del desierto, a la altura del kilómetro 179.5 de la carretera federal 5 o San Felipe-Laguna Chapala, se encuentra Coco’s Corner 2, el original se encontraba unos kilómetros más al Sur, pero debido a la remodelación de la rúa hace unos pocos años, el ruido de los automóviles se volvió insoportable, por eso decidió mudar su ubicación.

La humilde casa móvil ubicada en medio de la nada y alimentada por celdas solares, ha sido testigo de miles de historias que han quedado plasmadas en las fotografías pegadas sus paredes y en la ropa íntima femenina que cuelga del cielo del local, que lleva especial dedicatoria para el propietario del lugar.

Lee: La nomenclatura tirará mi candidatura por Morena a la Presidencia de la República en 2024: Ricardo Monreal 

Las 3 primeras prendas íntimas que le regalaron en 1995 ocupan un lugar especial en su colección, y llevan dedicatoria muy especial.

Con 85 años de edad, aún trabaja en la atención del turista, principalmente el estadounidense, quien llega a su local en busca de cerveza, agua, auxilio, o por pura curiosidad, y que les dejan como recuerdo sus prendas femeninas, asegura que algunas de ellas las ha quitado él mismo con sus dientes.

No tiene nada de malo decir divertido, ya que han sido las propias turistas estadounidenses las que se lo piden, mientras que las mexicanas son más recatadas en ese sentido, aunque también le han regalado, pero ellas se esconden y después se lo llevan.

En el Coco’s tiene colgadas más de 100 prendas íntimas femeninas de todo tipo y de todos colores, aunque más recientemente se han incorporado algunos boxers masculinos, pero esos no los quitan de ninguna manera.

La historia empezó en 1995 cuando unas turistas estadounidenses, llegaron y como agradecimiento le dejaron sus calzones, por lo que empezó a colgarlos, mientras que la demás ropa íntima vino después, ya que la miran colgada y se animan a dejar su recuerdo y se lo quitan frente a él, o piden que se los quite.

Pero no solo se trata de ropa íntima, ya que también le han regalado billetes de diversos países y de distintas denominaciones, así como algunas pinturas y tapetes, además, tiene monedas que se encuentran pegadas en el piso y que han hecho caer a más de un incauto.

Coco es su apodo desde que nació en Tijuana, allá en el lejano año de 1937, ya que al asomar su cabeza de la vagina de su madre, una amiga de ella expresó “ahí viene un coquito”, pero el de Coco’s Corner se lo puso un americano.

Llegó a este punto hace 69 años y desde entonces ha vivido muy a gusto, atendiendo al turista estadounidense, buscando satisfacer sus necesidades en los lejanos parajes bajacalifornianos.

Todo el que llega debe dejar un recuerdo de su paso por este sitio, por lo que lleva una bitácora de la que va en el libro 12, en la que el visitante dejó estampada su firma, de dónde proviene y qué fue hacer ahí.

Así es que si no se dejan los calzones en Coco’s, por lo menos dejan su firma estampada, así su paso por este lugar no quedará en el olvido tan fácilmente.

Alejandro Domínguez | La Voz de la Frontera

Trends