:)

Guanajuato

Asociaciones civiles rechazan la operación de una minera canadiense en Guanajuato

Advierten que podría generar graves problemas ambientales, sobre todo en los cuerpos acuíferos

Published

on

Foto: Semarnat

SALAMANCA, Guanajuato. La asociación civil Área Natural Protegida Cuenca Alta del Río Temascatío pidió al gobierno municipal atender el tema de la minera canadiense instalada entre las comunidades de Potrerillos y Joya de Cortés, porque puede generar graves problemas de contaminación al acuífero de la zona.

Lázaro Uc Mas, integrante de la asociación civil, señaló que esta minera trabaja con permiso federal y los daños ambientales que ocasiona son terribles, por lo que no se debe esperar a que suceda para tomar cartas en el asunto.

“Lo que procede es hacer gestiones ante el gobierno federal para que revise la concesión que le dieron a esta minera porque parece que la minera está pasando de la fase de exploración y se están preparando para la siguiente fase qué es la explotación y eso nos preocupa, pues además la minera está haciendo gestiones para comprar terrenos, de hecho ya tiene terrenos, hay gente que ya le vendió, entonces esto indica que hay otro propósito y eso nos preocupa”, expuso.

Lee: Pueblos de La Paz exigen detener la construcción de la minera “Picacho Blanco”

El ambientalista explicó que desde la anterior administración se había pedido investigar cual era el estatus de la minera, sin embargo, durante todo este tiempo no se les proporcionaron informes e incluso consideran que se evadía el asunto.

Al respecto, el director de Medio Ambiente, Alberto de la Torre Gleason, señaló que el alcalde Cesar Prieto Gallardo ya tiene conocimiento del tema y en conjunto con la Dirección de Ordenamiento Territorial, se abrió una línea de investigación para conocer el estatus de los permisos.

“Ya tenemos una primera información de los permisos que tienen de exploración, las vigencias y tenemos pendiente una cita en Semarnat para reconocer el estatus completo (…) hasta ahorita lo que se conoce es el permiso para la parte de exploración, todavía no de explotación como tal, yo creo que estamos muy a tiempo y es preciso que se dé nota de eso”, dijo el funcionario.

Se informó que habrá que esperar a la reunión con Semarnat quién tiene toda la información respecto a los permisos, la vigencia y los alcances que tienen. Además es necesario realizar un estudio de impacto ambiental para proporcionarlo a la autoridad federal.

Aunado a ello, también está por definirse la ubicación exacta de la minera pues se encuentra en los límites de Guanajuato, Irapuato y Salamanca inclinándose más hacia una comunidad de Irapuato llamada la Palma.

De acuerdo a la Manifestación de Impacto Ambiental, este proyecto se denominó Exploración Minera Palma Grande, ANP Cuenca Alta del Río Temascatío, Guanajuato. Fue realizado por la empresa Exploraciones Mineras Parreña S.A. de C.V. y debió concluir en 2019.

El predio de exploración se ubica a 400 metros al noreste de la comunidad La Palma y a mil 750 metros al noreste de la comunidad Potrerillos, ubicada al norte de Salamanca, casi en los límites con los municipios de Irapuato al poniente, al norponiente con Guanajuato, al norte con Dolores Hidalgo y al nororiente con San Miguel de Allende.

Lee: México y Estados Unidos fortalecerán el suministro de chips, litio y minerales

Este documento señala que las actividades de exploración están normadas en la NOM 120 SEMARNAT 2011, y lo que se solicitó fue la autorización para instalar las planillas y usar las brechas ubicadas dentro del Área Natural Protegida (ANP).

El proyecto consiste en la utilización de espacios dentro del ANP, para habilitar si son necesarias las brechas que permitirán el acceso a las áreas (planillas de barrenación) donde se instalará de manera temporal los equipos, herramientas e insumos necesarios para el proceso de exploración.

Según explica la Manifestación de Impacto Ambiental, estas obras eran temporales y su temporalidad dependía de la profundidad del barreno, determinado por la información geológica que se generaría.

Explica que la exploración podría durar entre dos a tres semanas y después retirarse a la siguiente, de ahí que las obras eran transitorias y al concluir, las posibles afectaciones se deberían ser restituidas.

Guadalupe Trejo | El Sol de Salamanca