:)

Guanajuato

El Covid-19 obliga a migrantes centroamericanos a quedarse en Guanajuato

Huyen de la pobreza y la violencia en sus países

Published

on

Esperan mejores tiempos para avanzar hacia Estados Unidos. / Foto: Jesús Gutiérrez

IRAPUATO, Guanajuato.  De acuerdo con datos oficiales, en 2020 en plena pandemia de Covid-19, al menos dos millones de indocumentados centroamericanos llegaron a México y unos mil 213 tendrían un trabajo informal en el estado de Guanajuato, a la espera de poder continuar su camino a Estados Unidos.

Muchos de esos centroamericanos son hondureños, como Walter Barahona, quien sabe que si hubiera permanecido unos meses más en sui país o moría asesinado por la Mara Salvatrucha, de hambre o por el coronavirus y por eso decidió emprender la aventura hacia la Unión America.

Sin embargo, con dos hijos y una esposa, no pudo llegar a su objetivo y se quedó en México, justo en en Irapuato, Guanajuato, donde barre las banquetas de casas y negocios, trabaja como malabarista en un crucero y en ocasiones ayudar a descargar cajas de mango en la Central del Abastos.

Lee: Mujeres migrantes en espera de asilo de Estados Unidos imparten talleres de oficios en Tijuana

Juan Hernández, secretario del Migrante y Enlace Internacional, refirió que en agosto de 2020 empezó a notarse un aumento en el paso de indocumentados por el estado, muchos huyendo de las condiciones de pobreza, inseguridad y crisis sanitarias en sus países.

Reconoció que hay casos de migrantes que decidieron quedarse en el estado para hacer su vida y la autoridad guanajuatense no puede nada al respecto, pues el tema migratorio es una cuestión federal y por la pandemia, los operativos para repatriar a migrantes fueron suspendidos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México trabajan informalmente alrededor de 900 mil migrantes, principalmente hondureños, de los cuales mil 213 laboran en Guanajuato, pues la mayoría labora en Tijuana, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz y Chiapas.

El organismo estima sueldos para un migrante centroamericano de 98 pesos diarios, lo cual está por debajo incluso de lo que es el salario mínimo en el país.

Wilmer Fernández es originario de Chamelecón, en Honduras, y está por cumplir un año varado en Irapuato. Vive con su familia debajo de un puente, a donde vienen a buscarlo para “rascar” tierra para fabricar ladrillos y por lo que le pagan 350 pesos por día.

Foto: Cortesía

Además, trabaja barriendo las banquetas de colonias como Santa Fe y por limpiar 10 banquetas le dan entre 50 y 80 pesos de propina por día y algunas cosas para comer y algo de ropa.

Según el Inegi, los municipios de Celaya, Salamanca, Irapuato y Pénjamo son los que tienen mayor presencia de migrantes en sus calles, por ser el punto de paso del tren que va hacia Guadalajara, el estado que se ha convertido en uno de los mayores receptores de indocumentados.

Lee: El paso de niños migrantes por Tequisquiapan (Querétaro) es mayor y con más riesgo

Los indocumentados centroamericanos dicen que si tuvieran la oportunidad, se nacionalizarían mexicanos para poder trabajar sin problema, pero saben que podría ser en cuestión de días para que el operativo migratorio pudiera ubicarlos y regresarlos a su país.

Por ahora Estados Unidos no es opción de destino para ellos, pues de algún modo se han adaptado a Guanajuato.

Óscar Reyes | El Sol de Irapuato

Trends