:)

Baja California

Impiden boda de veterano de Vietnam y pensionada de maquiladora en Estados Unidos

El muro fue testigo de la boda de un veterano de la guerra de Vietnam deportado de Estados Unidos y una pensionada de la maquiladora en Ciudad Juárez.

Published

on

La boda del veterano de guerra deportado frente al muro de Donald Trump

TIJUANA, Baja California. El último día de verano la felicidad aterrizó frente al muro del presidente Donald Trump, que divide los sueños de México y Estados Unidos, pero no el amor ni en una boda.

Al mediodía de este domingo, José Francisco López Moreno, veterano de la guerra de Vietnam deportado hace 16 años de Estados Unidos, y Florinda Mercado, pensionada de la maquiladora en Ciudad Juárez, fueron casados y bendecidos por el cura Dermont Rogers frente a los barrotes de acero instalado en la frontera de Tijuana.

“Cumplir nuestro sueño es algo maravilloso, no pudimos casarnos en Estados Unidos, pero aquí estamos cumpliendo el sueño”, cuenta la fundadora,  junto su ahora esposo, la Casa de Atención al deportado de Ciudad Juárez.

Cobertura 360 entró a conocer cada momento de júbilo de la boda de esta pareja, quien el sueño americano los mandó a contraer nupcias frente al muro en Tijuana. 

José Francisco López Moreno, director Casa Albergue apoyo al Deportado en Ciudad Juárez, usó después de 50 años un traje militar de gala para este momento de vida. Se vistió con el apoyo de otros veteranos.

El veterano de guerra deportado ha encontrado un equipo de apoyo, recibe una pensión por parte del Gobierno de Estados Unidos, que fue gestionada por la Asociación de Veteranos Deportados.

Flor de 64 años de edad, por su parte, usó un vestido de novia comprado en uno de esos viajes realizados a Durango con su esposo José. Ellos viajaron por varias ciudades para conocer a México. Todo eso fue antes de su boda frente al muro.

Lee: EU gasta 300 mil mdd en migrantes, dice Donald Trump

Yolanda Varona, líder de las madres soñadoras en Tijuana, le ayudó a ponerse el vestido, ayudó a vestir y a maquillar a Florinda, quien lucía impecable con su vestido blanco.

La novia Florecita se veía nerviosa en este momento de felicidad.

“Yo soy mexicana y si puedo pasar a Estados Unidos. Él después de que estuvo en la guerra  no puede pasar para allá, algo que es muy triste“, manifiesta Florinda Mercado.

“Esperemos en dios que los pocos años que nos queden  podamos estar muy felices, y si algún día podemos estar allá, así será”, manifiesta.

“Triste que  por un muro uno  no pueda estar allá,  nosotros en México somos libres y podemos ir a cualquier lado, para mi esposo es muy significativo,  aquí comenzó el movimiento de los Deportados, aquí estamos”

Florinda Mercado, pensionada de la maquiladora en Ciudad Juárez.

“Yo iba a un tianguis a comprar un micro y vi a Flor caminando. Iba corriendo y me puse cercas de ella y le dije: ¿A dónde vas? Y me dijo al hospital.  Le respondí: Vengase yo la llevo, ahí nos conocimos. Le pedí su teléfono y ahí le empecé a hablar, cuando ella se jubiló ya hicimos la vida en mi casa. Ella se vino a vivir conmigo”

José Francisco López Moreno, veterano de la guerra de Vietnam deportado hace 16 años de Estados Unidos.

Desde hace varios años han sido 239 veteranos de guerra deportados de Estados Unidos a más de 34 países, según la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) de California.

Los militares, quienes defendieron a Estados Unidos en las guerras de Vietnam y otras batallas por el mundo, fueron enviados a Ecuador, India, Filipinas, México, Canadá, Senegal, El Salvador, Honduras, Portugal, Jamaica, Panamá, Uruguay, Italia, Perú, Trinidad y Tobago, Haití y República Dominicana.

A los 23 años de edad y sin saber inglés, el mexicano, José Francisco fue enviado a Vietnam como soldado de guerra. Años después fue deportado a Ciudad Juárez, en donde conoció a Flor.

“A mi me tocó ir a una base de helicópteros, los recuerdos que tengo de la guerra son horribles, y felices al mismo tiempo porque volví con vida”, concluye López Moreno, quien este día frente al muro de Donald Trump encontró la felicidad y fue su boda.

Por Yolanda Morales


Trends