:)

Baja California

Jacinto García pasó toda una vida sobre las olas del Océano Pacífico

Este tijuanense pasó 40 años de su vida surfeando y es creador de la marca K-38 que ahora vende en su tienda de artículos para surf y skateboard

Published

on

Jacinto García
Jacinto García le tiene respeto al agua, pero no miedo. Crédito: Archivo Histórico de Playas de Rosarito

TIJUANA, Baja California. A Jacinto García bien merecería dedicarle el vals Sobre las olas del compositor mexicano Juventino Rosas, porque prácticamente toda su vida ha sido enfrentar se al agua del Océano Pacífico.

Por más de 40 años, Jacinto ha practicado el arte de deslizarse sobre el agua al compás y al ritmo del oleaje del mar.

Es un surfista originario de Tijuana y creador de la marca K-38, que hace referencia al kilómetro de la Carretera Transpeninsular reconocido como uno de los mejores sitios para la práctica de este deporte acuático en la costa de Baja California.

Lee: Policías extorsionan a surfistas en Playas de Rosarito

Desde hace siete décadas ese punto costero ubicado en Playas de Rosarito ha sido visitado por surfistas de diferentes partes del mundo y es donde Jacinto ha vivido sobre las olas.

“Este kilómetro ha sido famoso desde los años cincuentas, había muchos surfos, yo llegué de Tijuana en los setentas, cuando se llamaba Rancho Cota”, recordó a Cobertura 360. Y desde entonces no ha dejado de surfear.

Para Jacinto el K-38 fue como un amor a primera vista en el que decidió instalarse en una casa rodante y después iniciar un negocio de restaurante conocido como Taco Surf.

Después regresó a Tijuana para que sus hijos pudieran ir a la escuela a Estados Unidos y abrir su tienda de artículos para surf y y skateboard bajo la marca K-38 que está registrada a su nombre ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

“A este lugar vienen de todo el mundo a surfear, este lugar es especial, es un arrecife y las piedras hacen que se formen secciones”, mencionó. “Es diferente a una playa de arena, porque la ola siempre quiebra en un solo lugar y sin mucho caos podemos llegar a ese punto”.

Lee. El futbolista con síndrome de down con dotes para ser ídolo en México

Antes de iniciar su estilo de vida como surfista, Jacinto empezó como patinador o skater gracias al parque Escapistas que su familia tenía en la colonia Cacho de Tijuana donde los jóvenes de aquel entonces solían ir a divertirse.

“Me gusta surfear porque es un deporte muy bonito”, comentó. “Es algo muy diferente a otros deportes, le tengo respeto al agua, pero no miedo, porque si le tienes miedo al agua es mejor que ni te metas al mar”.

Acostumbrado a vestir short y andar en chanclas, muchos solían considerarlo un ocioso sin oficio ni beneficio, pero dice que a final de cuentas se convirtió en un “vago profesional” que ahora cuenta con su propio negocio y para quien el mar ha sido “la oficina”.

“Me siento muy afortunado”, comentó mientras su mirada contemplaba el horizonte marino. “Aquí durante más de 20 años dimos clases, ahora la escuela principal en Rosarito es la de Carlos Luna, él es muy buen maestro, es de los mejores surfistas locales”.

Lee: Un amor y una empresa de pan surgieron en medio de la pandemia en Tijuana

Actualmente Jacinto se dedica más a atender su tienda y practica menos el surfing después de haberlo hecho de forma consecutiva por más de 40 años.

“Ahora le paso la antorcha a Carlos Luna”, dijo con cierta nostalgia en referencia a su inminente retiro de toda una vida sobre las olas.