:)

Negocios

De la cárcel femenil de Nogales salen piezas de los saxofones y trompetas Prestini

Prestini ha contratado a 16 mujeres del Centro de Reinserción Social Femenil de Nogales para que fabrique los tapones de instrumentos musicales

Published

on

HERMOSILLO, Sonora. Mujeres privadas de la libertad en Nogales, Sonora, cuentan con empleos remunerados, capacitaciones y programas educativos como parte de la preparación para su egreso del Centro de Reinserción Social (Cereso).

“En esas áreas, tres mujeres hacen costura para Fabrica Malú y una hace trabajo de Photoshop con la imagen de la misma empresa, y 16 mujeres fabrican tapones para instrumentos de aire para Prestini, una empresa de Nogales, Arizona, que los vende internacionalmente”, cuenta Guadalupe Martínez Chiapa, directora del Cereso Femenil de Nogales.

Actualmente, se cuenta con la colaboración de dos empresas nogalenses —una en Arizona y otra en Sonora—, que han contratado la mano de obra de las mujeres presas en el Cereso de Nogales, manifiesta.

También se cuenta con dos trabajadoras que hacen tortillas de harina de trigo y una mujer más que hace pan y repostería, todas dentro de programas que fomentan habilidades para conseguir oportunidades laborales en el exterior.

De igual forma, hay 26 mujeres que están cursando sus estudios de nivel medio superior y dos mujeres más que estudian la licenciatura en Derecho con el apoyo de la Universidad de Sonora.

“Es parte de su reinserción y es nuestro trabajo como centros cumplir con nuestros ejes rectores, que tienen que ver con deporte, salud, capacitación de trabajo y cultura, para que se preparen y el día que obtengan su libertad, salgan con algo que aprendieron aquí y que no vuelvan a lo que hicieron antes de llegar”, comenta la encargada del penal Femenil.

“Hay trabajos remunerados y actividades no remuneradas: los remunerados son en los que se trabaja para empresas externas al Centro y que tienen un sueldo”, recuerda.

Martínez Chiapa afirma que las mujeres privadas de la libertad han encontrado una particular satisfacción y gusto por el estudio, así como por actividades deportivas como el box, el tocho e incluso la lucha libre, además de actividades artísticas como pintura y dibujo.

Lee: Las mujeres saldrán preparadas de las cárceles del Estado de México

“Son logros. Y le están echando ganas para prepararse, saben que no vienen a vacacionar aquí, sino a estudiar, a hacer deporte y cuando ves la satisfacción, es muy padre; las que estudian, motivan a otras a que también lo hagan, y aquí les ayudamos con sus documentos como actas de nacimiento y certificados de instituciones para que lo logren”, manifiesta.

Las mujeres también desarrollan actividades altruistas, como recientemente sucedió en el Cereso de San Luis Río Colorado, donde, a petición de la Fundación “Azul”, confeccionaron gratuitamente 38 pijamas para adultos mayores de la “Villa del Abuelo”.

“Estamos hablando mucho con ellas para que entiendan que, lo que se les ofrece aquí, es para su bien; también nos gustaría que las familias no las olviden, que no las abandonen y que estén cerca, que las apapachen, porque todos podemos equivocarnos y tomar malas decisiones o estar en el lugar equivocado, todas son humanas”, concluya Martínez Chiapa.

Por Astrid Arellano