:)

Política

El populismo es antidemocrático, advierte Lorenzo Córdova

Lorenzo Córdova Vianello, presidente del INE, dice que los populismos nacen del conflicto y necesitan del conflicto para existir, como Andrés Manuel López Obrador

Published

on

AMLO era considerado en 2006, como un peligro para México por su ideas populistas.

El populismo no es simplemente un discurso o acción política para ejercer el poder, sino que implica una serie de actuaciones que desmontan las garantías de las democracias constitucionales, advirtió Lorenzo Córdova Vianello, presidente del Instituto Nacional Electoral (INE).

“En la agenda del populismo está justamente la de desmontar esos mecanismos de control del poder que, en su lógica, sirven para acotar al pueblo y la actuación de su voluntad general”, dijo.

Durante su participación en la conferencia virtual Voluntad del pueblo: notas sobre la “teoría” política del populismo, realizada como parte del VIII Congreso Internacional de Ciencia Política, Lorenzo Córdova afirmó que los populismos nacen del conflicto y necesitan del conflicto para existir, “por eso la lógica del populismo es alimentar ese conflicto, inventar o identificar a los antagonistas, a los enemigos y a partir de ello sobrevivir”.

Lee: A Lorenzo Córdova le gritan corrupto y vendido

La idea de pueblo que plantean los populistas, agregó, supone en sí misma la negación del pluralismo, al concebirlo como un ente homogéneo que se expresa en la voluntad general malinterpretada o reinterpretada por los populistas a través de una sola voz, que suele ser la de ellos.

“La voluntad general no es la voluntad del líder que habla en nombre del pueblo, no es la voluntad del líder que interpreta la voluntad del pueblo”, dijo Lorenzo Córdova al distinguir entre la voluntad general y el voluntarismo.

“La voluntad general parte de abajo, el voluntarismo cae desde arriba, a pesar que se venda como la verdadera y auténtica interpretación de la voluntad general”, añadió.

Estimó que frente a la paradoja que supone el hecho de que el populismo dice sustentarse en la democracia, cuando en la realidad la erosiona, es fundamental reforzar la construcción de ciudadanía con educación cívica.

Al dictar su conferencia, el sociólogo político Claus Offe coincidió en que el populismo es antidemocrático por concepto, ya que sus métodos y posiciones no son democráticos, a pesar de que echan mano de los métodos de este sistema político para conseguir el poder.

“En una democracia se tienen que hacer valer los contrapesos de las instituciones y de los partidos de oposición. Sin entender que hay derechos y contrapesos, no se puede hablar de que un país con un líder populista tenga una democracia”, manifestó Lorenzo Córdova.

Por lo que al estar en contra de la voluntad del pueblo que pertenece a las instituciones y partidos de oposición que el mismo líder niega por considerar que sólo existe una voluntad general, rechaza la democracia. 

Lee: Amañan la consulta para extender el gobierno de Baja California: Lorenzo Córdova

También señaló la importancia de los movimientos sociales que desde diferentes ámbitos buscan expresar su descontento con las medidas y acciones adoptadas por los líderes populistas, sin embargo, lamentó que en los países que viven este fenómeno no existe un líder visible de oposición que unifique todos estos reclamos.

Ello deja a los populistas utilizando las instituciones que quiere destruir y buscando implantar el poder basándose en un solo partido y desdeñando los controles que se han establecido, agregó Lorenzo Córdova.

AMLO, un peligro para México

En las elecciones de 2006, el Consejo Coordinador Empresarial, que era presidido por José Luis Barraza, lanzó una serie de spots para frenar la llegada de Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena, como presidente de la República.

También Sociedad en Movimiento, una agrupación bajo la batuta de Alberto Núñez Esteva, abonó a la campaña del miedo colocando spots en los que se equiparaba a López Obrador con otros líderes populistas como Hugo Chávez, subrayando todo el daño que supuestamente había ocasionado a sus países.

Daniel Nuedelman Speckman, investigador de la UNAM, dice que además de atacar a López Obrador, muchos empresarios apoyaron decididamente la campaña de Felipe Calderón como Lorenzo Servitje, de Grupo Bimbo, Rafael Hernández, de Banamex, Manuel Arango, de Cifra y Wal-Mart; Héctor Rangel Domene, de Bancomer y Rafael Medina de Fundidora e Inyectora de México.

“A lo largo de la campaña de 2006 y ya durante las movilizaciones contra el desafuero –López Obrador denunció repetidamente a los que consideraba empresarios corruptos, saqueadores, traficantes de influencias y delincuencias de cuello blanco, que han amasado fortunas al amparo del poder público desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, destacadamente a José Luis Barraza, presidente del CCE; a Claudio X. González, líder del CEESP; Roberto Hernández, propietario de Banamex; Gastón Azcárraga, dueño de Mexicana de Aviación y dirigente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN) y Lorenzo Servitje, del grupo Bimbo”, dice el estudio de acuerdo con Daniel Nuedelman Speckman.

Lee: Ley Bonilla es un intento de violación y subversión, dice Lorenzo Córdova

“El empresariado a través de diferentes organizaciones quiso garantizar la continuidad de las políticas neoliberales, atacando el populismo representado por López Obrador con un discurso muy similar al del presidente Fox”, explica la investigación del maestro en ciencias políticas.

Claudio X. González, uno de los empresarios más ricos de México declaró acerca de López Obrador: “Y no se nos olvide que en el populismo, una vez que se entra en él, se da una espiral populista que no se acaba hasta que se acaba el dinero, y cuando se acaba el dinero ya tronamos, ya quebramos. ¡Ojo!, ya pasamos por eso y no debemos entrar en ese tipo de problemas nuevamente”.

La Coparmex y la Concanaco también anunciaron la creación de un programa cívico para concientizar a la ciudadanía sobre su voto: “Para que no se deje engañar por populistas y vendedores de ilusiones”. Por su parte, el CCE invirtió en su campaña de spots negativos 13 millones 143 mil pesos.

Grupo Jumex (encabezado por el empresario Marcelo Rivera Garza, también director de la Fundación Alea, que trabajó contra López Obrador, invirtió en sus spots de promoción del voto 13 millones 143 mil pesos y Sabritas gastó 16 millones 496 mil pesos.

El millonario Carlos Slim, con apoyo del CCE, convocó a la firma de un convenio para asegurar la estabilidad económica y política llamado Acuerdo nacional para la unidad, el estado de derecho, el desarrollo y el empleo, que se pasó a conocer como Acuerdo Chapultepec.

López Obrador fue el único candidato que no firmó el documento, lo que terminó su distanciamiento con Slim y con el conjunto del sector. El candidato del PRD tampoco asistió a ninguno de los foros organizados por los empresarios para reunirse con los aspirantes a la presidencia.

Sólo un reducido grupo empresarial encabezado por Yeidckol Polevnsky, ex presidenta de Canacintra, apoyó a todo momento a Andrés Manuel López Obrador.

También creyeron en el tabasqueño Javier Garza Calderón, del Grupo Domos, Enrique Ugarte, del CCE Estado de México; Alfonso Otero, de la Asociación de Industriales de Tlalnepantla y Arturo González, de Canacintra Baja California.

Lee: México Libre no tiene registro como nuevo partido político: Lorenzo Córdova