:)

Política

El gobierno de Felipe Calderón pagó 100 mdd por un rancho que nunca usó para el nuevo Cancún

El Fondo Nacional de Turismo compró un rancho para construir el Centro Integralmente Planeado Costa-Pacífico, el cual era considerado el nuevo Cancún

Published

on

Ahora el rancho está abandonado y nadie lo quiere comprar, acusó el presidente de la República. Foto: Alfredo Guerrero/Cuartoscuro

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló que Miguel Gómez Mont Ureta, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) durante el sexenio de Felipe Calderón, compró un rancho en 100 millones de dólares al ex gobernadora de Sinaloa, Antonio Toledo Corro, para construir un Cancún en el Océano Pacífico y solo quedó abandonado.

“En ese tiempo -no sé si el señor era el de Fonatur o tuvo que ver- deciden comprar un rancho en Sinaloa a la orilla del mar del Pacífico, el cual estaba casi en los límites de Sinaloa con Nayarit”, declaró el fundador de Morena.

“Es un rancho del finado Antonio Toledo Corro, que a la vez fue gobernador de Sinaloa.  El caso es que le compran el rancho al finado Toledo Corro, todavía estaba en ese entonces vivo en el gobierno de Calderón, porque iban a llevar a cabo un desarrollo turístico”, recordó el ex presidente del PRD.

Mont Urueta nació en la ciudad de México el 23 de enero de 1953, es ingeniero Industrial por la Universidad Iberoamericana y cuenta con estudios de Maestría en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

El 28 de junio de 2020, Miguel Gómez-Mont Urueta fue destituido como director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), tras agredir a la esposa de futbolista de la selección mexicana, Guillermo Franco, en el encuentro de octavos de final contra Argentina de la Copa de Mundo Sudáfrica 2010.

La Secretaría de Turismo (Sectur) comunicó en un escueto comunicado de la decisión de desprenderse del funcionario, que fue nombrado por Felipe Calderón el 4 de diciembre de 2006.

Lee: Morena busca eliminar playas privadas

“Entonces, pagaron como 100 millones de dólares por el rancho. Sería bueno que fueran ustedes, que la gente vaya a verlo”

Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República.

Nunca llegó la inversión de OHL

El Centro Integralmente Planeado (CIP) Costa Pacífico, en Escuinapa fue presentado en febrero de 2009 por el presidente Felipe Calderón como uno de los proyectos turísticos más ambicioso de su administración y de los últimos 25 años, así como decían que sería el nuevo Cancún en México.

La arena blanca y una franja de palmeras plantadas como muro de contención de los huracanes nunca sirvió para enamorar a los inversionistas españoles y estadounidenses, quienes tenían planeado invertir millones de dólares en el nuevo Cancún.

En enero de 2011, Adriana Pérez Quesnel, directora general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), informó que cadenas de hoteles de España y fondos de inversión de Estados Unidos estaban interesados en inyectar capitales y construir infraestructura turística en el Centro Integralmente Planeado (CIP) Sinaloa

Ya hubo acercamientos y reuniones con los grupos españoles Sol Meliá, Riu, Barceló, Obrascon-Huarte-Lain (OHL), Mayakoba y el banco de inversión, Invesments, dijo la economista, quien había trabajado en Protego de Pedro Aspe.

La funcionaria cercana al ex secretario de Hacienda y Crédito Público señaló que se firmaría un contrato de asociación con una de las cadenas españolas en 2011. Es decir Fonatur pondrá el lote y los empresarios construirán la infraestructura y los servicios turísticos, y se espera que la colocación de la primera piedra del inmueble sea a mediados del próximo año.

El proyecto ejecutivo del primer CIP sustentable, que se construye en las costas del Océano Pacífico, establecía que se edificarán 15 mil cuartos de hotel y al menos 28 mil viviendas turísticas, campos de golf, centros comerciales, zonas culturales y una isla artificial en tierra, entre otros servicios.

Además, destaca que se desarrollará en 10 etapas, generará 150 mil fuentes de trabajo durante su construcción que durará hasta 2019, así como destinó mil 200 millones de pesos en la compra de los terrenos y tiene un presupuesto de 3 mil 800 millones de pesos, el cual fue etiquetado por el Congreso de la Unión como un proyecto plurianual.

Según la funcionaria, los empresarios ibéricos quieren construir más hoteles en el país, porque vieron que la economía mexicana ya salió de la crisis financiera y de aquí esos corporativos se llevan entre 30 y 40 por ciento de sus utilidades. “Es un alto porcentaje, considerando que cuentan con más inversiones en todo el mundo, y recoger esas utilidades en México es sorprendente”, dice.

El fondo de inversión invertirá directamente en la edificación de infraestructura del CIP, no así los hoteleros norteamericanos, a quienes se les presentó el proyecto y no les interesó, ya que le apuestan a Los Cabos y Cancún, que son destinos maduros, mencionó.

La meta es abrir cuatro hoteles de un inicio en el desarrollo, porque con ello se detonará la atracción de inversionistas y turistas, especialmente la generación Y de Estados Unidos y Canadá, comenta Pérez Quesnel.

El ex jefe de gobierno de la Ciudad de México dijo el dinero gastado en la compra del rancho lo hubieran invertido en impulsar el turismo en Mazatlán, Sinaloa.

Lee: Los mexicanos Luis Fernando y Julio Mauricio Amodio toman el control accionario de OHL

“En vez de invertir ahí cerca del aeropuerto de Mazatlán para ampliar al malecón de Mazatlán y desarrollar turísticamente más Mazatlán, que es bellísimo y además que está llegando mucho turismo, este terreno está allá refundido, donde no hay aeropuerto”

“No sé cómo compran un terreno así, el caso es que heredamos ese terreno y no hay quien quiera comprarlo y si se vende pues ya nos van a pagar lo que costó, los alrededor de 100 millones de dólares. ¿Cómo hicieron ese acuerdo, esa operación?”, cuestionó el presidente de la República.

El ex líder nacional del PRD se refirió a este tipo de ventas de lugares turísticos como las playas de México en donde participó el gobierno federal.

“Vendieron también ahí, cerca del aeropuerto de Cancún, no sé, 100, 200 hectáreas, me acuerdo, eso fue en el gobierno de Vicente Fox, a 70 pesos el metro cuadrado, ni lo que cuesta la alfombra ésta, 70 pesos, de Fonatur precisamente. Entonces, yo creo que la gente ya no quiere eso”, afirmó el tabasqueño.

Lee: Tengo pruebas de que Alonso Ancira vendió Agronitrogenados con un sobreprecio: AMLO