:)

La Opinión

La lucha electoral de Joe Biden y Donald Trump por los cinturones de Estados Unidos

Las estimaciones de la encuestas favorecen a Joe Biden en el Cinturón de Óxido, lo cual le puede dar el triunfo en noviembre de 2020

Published

on

Los debates del 29 de septiembre y 15 de octubre de 2020 inclinarán la balanza entre Joe Biden y Donald Trump.

El candidato presidencial Joe Biden dice que es el puente entre las generaciones actuales y futuras de los líderes demócratas. Pero representa el presente y el futuro en el mapa electoral de Estados Unidos que inevitablemente, el próximo 3 de noviembre de 2020, se moverá en su favor o para reelegir al presidente Donald Trump.

Siete semanas antes  de las elecciones, Joe Biden tiene grandes oportunidades de recuperar los estados que Donald Trump ganó en 2016 en el Cinturón de Óxido y en el Cinturón del Sol. Eso podría colocar a Joe Biden a un paso de la Casa Blanca, luego de una reacción temerosa del gobierno de Estados Unidos para frenar la pandemia de coronavirus (Covid-19), la migración, el desempleo y la violencia por el racismo. 

El Cinturón de Óxido o industrial contempla a Delaware (Wilmington), Illinois (zona noreste, principalmente Chicago), Indiana (zona norte), Maryland (Baltimore), Michigan (zona sur), Missouri (Saint Louis), Nueva Jersey (zona norte), Nueva York (principalmente Buffalo y Nueva York),  Ohio (zona norte), Pennsylvania (gran parte de su territorio),  Virginia Occidental (zona norte) y Wisconsin (zona este, principalmente Milwaukee).

Lee: La tercera candidatura presidencial de Joe Biden tiene como misión echar a Donald Trump de la Casa Blanca

El Cinturón del Sol abarca los estados de Arizona, California, Florida, Nevada, Nuevo México, Texas, Georgia, y Carolina del Sur. También consideran habitualmente parte del Sun Belt: Luisiana, Mississippi y Alabama. Algunos analistas meten a ese grupo Arkansas, Colorado, Carolina del Norte y Tennessee.

Las encuestas públicas y privadas muestran que Joe Biden se está desempeñando mejor en los indecisos del Cinturón de Óxido o en Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, y también en el Cinturón del Sol, especialmente en Carolina del Norte, Florida y Arizona. La mayoría de las encuestas estadounidenses le dan 12 puntos de ventaja al demócrata sobre el republicano Trump.

Es sorprendente, porque Donald Trump ha enfocado su mensaje y agenda con tanta precisión en las prioridades y resentimientos de los blancos mayores, rurales y no universitarios que dominan el electorado en los estados del Cinturón de Óxido (su base electoral).

Los estados del Cinturón del Sol están agregando muchos más votantes no blancos y jóvenes, que componen cada vez más la base de los demócratas y representan la gran oportunidad para que Joe Biden logre el mayor número de delegados, que son los que te colocan en la Casa Blanca.

Muchos demócratas creen que su partido necesita avanzar más en las contiendas parlamentarias y presidenciales en el diversificado Cinturón del Sol, incluidos no sólo los objetivos de este año sino también las emergentes oportunidades lideradas por Texas y Georgia –para compensar la probabilidad de que los republicanos compitan de manera más efectiva en todo el Cinturón de Óxido primordialmente de gente blanca.

Si las estimaciones le favorecen a Joe Biden puede recuperar suficiente terreno en el Cinturón de Óxido en noviembre de 2020, para ganar la Casa Blanca. 

También sumará tiempo para que los demócratas permitan una creciente diversidad racial y una afluencia constante de profesionales blancos con educación universitaria para fortalecer su posición en los estados del Cinturón del Sol, que se han inclinado de manera confiable por los republicanos durante décadas.

Un triunfo del exvicepresidente de Barack Obama podría ofrecerles un puente a los demócratas: su potencial para mejorar la actuación de Hillary Clinton con blancos mayores y obreros significa que incluso si se queda corto en algunos o en todos los estados del Cinturón del Sol.  

Muchos en el partido ven como el futuro de su mandato, aún podría alcanzar los 270 votos del Colegio Electoral al recuperar Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, los tres grandes estados del Cinturón de Óxido que Trump desalojó del “muro azul” de los demócratas.

De acuerdo a la campaña de Joe Bide, la emergencia sanitaria de Covid-19 los demócratas ven oportunidades en cuatro estados más que Trump logró la última vez: Iowa y Ohio al otro lado del Cinturón de Óxido, y Georgia y Texas en el Cinturón del Sol.

Los dos estados encabezados por Hillary Clinton que Trump espera liberar, nuevamente con mayores probabilidades, también se dividen entre Cinturón de Óxido (Minnesota) y Cinturón del Sol (Nevada).

Las elecciones de 2016 estuvieron moldeadas por el mensaje y la personalidad polarizante de Donald Trump, lo cual le dio grandes ganancias entre los blancos sin títulos universitarios del Cinturón de Óxido. Así derrotó a Hillary Clinton en Ohio y Iowa, así como capturó pocos adeptos en Michigan, Pennsylvania y Wisconsin y reduciendo el margen en Minnesota, que Clinton tenía en menos de 2 puntos porcentuales. 

Donald Trump se benefició de los grandes avances en los pueblos pequeños y los lugares rurales, y su fuerza en esas comunidades sigue siendo formidable hasta el día de hoy.

Lee: Donald Trump le dará la batalla en la carrera presidencial a Joe Biden

Ahora “existe una enorme división entre las zonas urbanas y rurales” en el Medio Oeste, señala Craig Robinson, ex director político del Partido Republicano de Iowa.

Al magnate le llegó una bocanada de aire electoral, el 9 de septiembre de 2020, cuando un parlamentario ultraderechista noruego llamado Christian Tybring-Gjedde lo propuso para contender por el Premio Nobel de la Paz, por su apoyo al acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos. Eso seguramente tendrá un impacto a la hora de votar.

El anuncio le supo a gloria, pues sólo un día antes AstraZeneca puso un frenazo a su vacuna, debido a que un voluntario presentó un problema de médula espinal, lo que significó un gran susto para Trump que prometió tener una vacuna lista a más tardar en octubre, usted le cree.

La última oportunidad para ambos candidatos está en los próximos debates del 29 de septiembre y 15 de octubre de 2020. Y lo que ahí se diga inclinará la balanza para el demócrata o el republicano, en una elección que se espera sea impugnada y no se conozca el resultado, sino hasta una semana después.

Lee: El Covid-19 frena la campaña del demócrata Joe Biden