:)

Negocios

“No elegí dedicarme a la política, porque quería crear arte”: Celeste Bejarano

La hija de Dolores Padierna Luna y René Bejarano Martínez encontró el arte su pasión y una satisfacción en las artes plásticas, que la ha llevado por el mundo a exponer

Published

on

Celeste Bejarano ha expuesto sus esculturas y pinturas en Estados Unidos.

Celeste Bejarano Padierna, directora general y dueña de Celeste Bejarano My Shop, desde su infancia supo que quería dedicarse al arte y a crear con las manos obras y no a la política como lo hace su mamá Dolores Padierna Luna, diputada de Morena, y papá René Bejarano Martínez, dirigente Nacional del Movimiento Nacional por La Esperanza.

“Como que necesitaba decir cosas, desde niña sentía que quería como explorar y siempre me gustaron las cosas que se pudieran trabajar con las manos. De hecho, considere convertirme en escritora, pero me di cuenta que las palabras como que no me bastaban para expresar lo que yo quería expresar”.

 “A mí me llaman la atención las causas sociales, de hecho cada vez que genero una nueva colección busco actividades colaterales que puedan acompañar esta colección según su temática“, cuenta la joven artista a Cobertura 360.

Lee: Los ecologistas de ocasión acusan que la 4T no está a favor de las energías limpias: Dolores Padierna

“Yo creo que el arte también transforma y creo que la mayor revolución para un país sería el arte y México se está revolucionando, se está transformando”, manifiesta.

La artista plástica estudió la licenciatura en Artes Plásticas en la Universidad de las Américas en Puebla, además tiene estudios en el NYC Education First en Estados Unidos, un curso en Museografía y Diseño de Exposiciones en el Node Center de Alemania.

También hizo un Curso en Mercado del Arte del Instituto Mexicano de Valuaciones Artísticas e Históricas, un taller de Logística de Eventos Culturales en el Taller Arte Luz, un taller de Estrategias de Producción y Financiamiento de Proyectos Artísticos y Culturales.

En 2011, su exposición Caos fue recibida por la Galería de la Universidad de la Américas, un par de años más tarde montó Médula en la Casa de Cultura de Puebla y un año más tarde esa misma exposición fue recibida por la Galería de la Universidad de la Comunicación.

El trabajo de Celeste Bejarano fue expuesto en 2018 con San Antonio, Texas, que recibió a su obra Duelo, así como en Houston fue recibida Mujer Mexicana. Con obras colectivas ha participado en Londres, Inglaterra, Luxemburgo, Bélgica, así como Madrid, en España.

Lee: AMLO pide no prejuzgar al sobrino de Dolores Padierna por liberar a detenidos de Tepito

Cuando llegó el momento de elegir a lo que se iba a dedicar, Celeste Bejarano supo que iba a ser difícil conquistar al mundo artístico, porque pertenece a una familia dedicada a la política. Lo logró y disfruta mucho de las artes plásticas.

“Yo creo que la política a veces se piensa como en ser diputado o senador, presidente y ya está, pero yo creo que la política es algo diferente y tiene mucho que ver con las causas sociales”, señala la pintora, escultora y arte terapeuta mexicana.

La joven, quien ha representado a México en exposiciones de Estados Unidos, comenta que el arte es muy importante para México, que ha sido lastimado por el narcotráfico, la violencia, los abusos y la pobreza en los últimos años.

“Un México lastimado en el que se mata a las mujeres, se abusa de los niños, a los hombres se les enseña que no pueden llorar y deben sostener una carga ellos solos, pobreza, gente al día. A eso me refiero con que ha sido lastimado”, explica a detalle.

En México, “hay muchas experiencias de represión y de dolor. El robo de la inocencia, la gente que vive en las calles, la violencia intrafamiliar. Somos un país muy lastimado y estamos en recuperación”, señala Celeste Bejarano.

La escultora manifiesta que los recortes al gasto público al arte y al (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes) FONCA, ordenados por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador,  deben ser sostenibles.

“También se entiende que el ajuste al arte en el país no será de un día para otro, especialmente la pobreza y violencia vivida en estos momentos de crisis sanitaria por el Covid-19”, asegura.

La madre

Durante su embarazo Celeste Bejarano comenzó a crear sus más reciente obras: Madre, que es una escultura en resina, pieza única. Con esa pieza la artista recrea un cuerpo femenino al momento de la gestación y lo representa como un jardín de flores.

La pieza A Gabriel, una configuración conceptual de la formación de la familia en la que a través de un vaciado en resina Celeste representa la unión de dos manos que sostienen una semilla.

La escultura A Gabriel fue vendida el pasado 5 de mayo de 2020 durante la subasta  virtual #EstoEsAhora, que es organizada por Mortón Subastas, por el precio de salida de 8 mil pesos.

“Es dedicada obviamente a mi hijo Gabriel y la empecé a realizar desde que supe que estaba embarazada”, afirma Celeste, quien agrega que es una obra que habla de la concepción de una tribu, de una estructura y de un soporte familiar.

La obra “se constituye de la mano de su padre sosteniendo mi mano y mi mano sosteniendo a Gabriel y Gabriel es una semilla, que sembré en aquél momento y que hoy en día me encuentro cosechando”, señala la hija de los políticos de izquierda y muy cercanos a Andrés Manuel López Obrador.

Lee: Una artista rusa vende sus obras para comprar caretas y curebocas para los hospitales mexicanos

Celeste Bejarano comparó el aislamiento social vivido actualmente por la pandemia de Covid-19 con el puerperio en el que la mujer se convierte en madre: “ Es un duelo de la pérdida de tu vida anterior”.

 “Antes de que llegara mi bebé tenía mucha vida social, con la vida de pareja, me la pasaba de exposición en exposición, viajando, de aquí para allá. Tenía mucha vida social”, comenta.

“También me enfrenté a que ya no me sentía conectada con mis amigas, porque de mi círculo cercano fui la primera en convertirme en madre. Entonces, como que los temas de conversación ya no eran los mismos y yo estaba hablando todo el tiempo de mi bebé, porque era lo que estaba viviendo en ese tiempo. Se volvió un poco difícil esa área”, dice la artista plástica egresada de la Universidad de las Américas Puebla.

Todo cambió para Celeste Bejarano desde que nació Gabriel sobre todo con su tiempo y notó que comenzó a ser relegada en las invitaciones sociales, además de que las oportunidades profesionales comenzaron a escasear, caso contrario con su esposo.

Por ello, decidió abrir la página en Facebook llamada Carpa Roja, un espacio para las mujeres de acompañamiento, aunque no necesariamente se necesita ser madre para pertenecer. Aunque el grupo sí es cerrado.

“Carpa Roja y las redes sociales en general me dieron un lugar en el mundo, que era lo que estaba buscando afuera, seguirme dando cuenta de lo que estaba pasando allá afuera, mientras yo estaba cuidando a mi bebé y alimentándolo”.

“Fue creada con la finalidad de ser escuchadas y compartir. Tenemos muchas activaciones culturales, donde reflexionamos desde temas sociales o espacios de desahogo”, agrega.

Lee: Estudiantes sonorenses crean ludotecas virtuales en Facebook

La técnica más disfrutada por Celeste Bejarano es la mixta, es decir la combinación de materiales con diferentes texturas que le permiten crear e insertar a los objetos en realidad bidimensional o tridimensional.

“Me gustan mucho mis esculturas, me gusta mucho mezclar todo, mi obra algunas veces sí es muy plana, lisa sutil, pero otras veces tiene demasiada textura y siempre depende del mensaje que esté buscando comunicar”,  cuenta con mucha emoción.

La artista plástica dice que usa mucho polvo de mármol, arena, cristal, polvo, resinas, para crear una obra de arte.

La también escultora afirma que es la técnica en la que se inmiscuye mucho para crear arte, y le gusta por la rudeza que se requiere para poder realizarla.

“Depende de los materiales que trabajo, yo uso mucha plastilina, silicón, ácidos, que son materiales incluso tóxicos, que hay que tener cubre bocas, usar mucha lija y tener mucha fuerza en las manos”.

“Tener una estructura muy sólida de alambre o de poliuretano. Muchas veces depende de cómo resuelves las cosas, yo resuelvo las cosas no tanto con la suavidad, porque esa ya es la última parte, sino con la rudeza, golpe, tantos golpes, o moverla, o ponerla de cabeza, y ya después viene lo suave”, concluyó Celeste Bejarano.