:)

Vigilante

Los apicultores de Tlaxcala alertan por una menor producción de miel

Las abejas están en peligro de extinción por el cambio climático, afirma especialista

Published

on

TLAXCALA, Tlaxcala. La producción de miel en Tlaxcala tendrá una baja pues las abejas no disponen de alimento en invierno y primavera, y de las mil 110 toneladas cosechadas en octubre, sólo se estiman unas 700 toneladas por la sequía que enfrentan, informó Carlos Guevara Bonilla, líder de los apicultores en Tlaxcala.

Las abejas están en peligro de extinción aun cuando su trabajo es determinante para la conservación de la biodiversidad, pues polinizan el 84 por ciento de las plantas y milpas que producen alimentos para los seres humanos”, indicó.

Afirmó que aunque Tlaxcala no figura a nivel nacional en la producción de miel, el trabajo de las abejas es vital en la vida diaria y en la apiterapia, “porque son los mejores polinizadores del planeta, son insectos asociados al trabajo eficaz, constante y perseverante”.

Lee: Así afecta el calor a las abejas de Sonora

Aseguró que esto se debe a la baja disponibilidad de alimento y agua en los ecosistemas, al desinterés de la gente por protegerlas y al limitado fomento y apoyo de las autoridades por rescatarlos “

“Las abejas viven la peor crisis de la historia, en grave peligro y por ende la vida humana, porque enfrentan incendios y contaminación por uso de químicos en la agricultura”, subrayó el investigador del Instituto Tecnológico de Altiplano, con 30 años de experiencia en el manejo de colmenas.

Advirtió que “sin abejas no hay alimentos para los seres humanos”, por ello, manifestó que es necesario que las autoridades de los tres niveles de Gobierno consideren a las abejas como un tema de seguridad ambiental y tomen acciones de rescate de los insectos.

Señaló que “cada vez aparecen menos en la tierra, “ésta es una propuesta que deberían llevar los candidatos que buscan un cargo de elección popular al Congreso local, pero no se preocupan por las consecuencias que está dejando el cambio climático”.

Guevara Bonilla citó que hay 427 productores de miel en Tlaxcala, pero muchos de ellos han abandonado las granjas y solo unos 300 apicultores, con menos de 100 colmenas, reciben un apoyo anual de seis mil 200 pesos a través de la Secretaría del Bienestar.

“Estos apoyos son un paliativo para los apicultores, porque no alcanzan para alimentar a las abejas en tiempos críticos de sequía, un costal de azúcar cuesta mil 200 pesos”.

Mencionó que hace 15 años la producción de miel superaba las dos mil toneladas por temporal, lo que incluía la que apicultores producen en Veracruz. “Cada temporada se pierde el 50 % de colonias de insectos, por eso tenemos que cuidarlas en los cajones después de la cosecha en invierno y primavera”, informó.

En Tlaxcala va a la baja la producción de miel en forma drástica, porque no hay apoyos auténticos del Gobierno para su rescate, pues la escasez de lluvia hace que mueran muchas de ellas, dijo Guevara Bonilla.

Lee: Bee Matters es el programa sustentable que apoya a las mujeres y protege a las abejas en Yucatán

Y agregó que antes se enfrentaban a problemas de contaminación e incendios, pero ahora “los insectos peligran por la falta de alimento en la vida silvestre, la apicultura es de resistencia, de mucha paciencia para invertir, pues las ventas no alcanzan para darles de comer más de cinco meses al año, cuando no hay flores, por eso insistimos en que debe intervenir el Gobierno”, reiteró.

Una abeja vive 105 días, una vez que es adulta su jornada es de tiempo completo, realiza 50 viajes a la colmena al día, carga en su buche siete gotas de agua, sales y polen en cada vuelo, durante la noche, evaporan el lugar para mantener un clima óptimo. Sólo que muchas de ellas mueren por escasez de lluvia resultado del cambio climático.

Esta es la importancia de su trabajo en un ecosistema, aunque el ciclo de vida de ellas pareciera muy corto, es más longevo comparado con otros insectos… Sin abejas está demostrado que la producción agrícola disminuye.

El especialista exhortó a la población que vive cercana a los enjambres a que no altere su hábitat de pecoreo, con la quema de residuos agrícolas porque altera sus ecosistemas.

Señaló que existe un reglamento de Protección y Fomento a la Apicultura, pero “es letra muerta con el exterminio inconsciente de las abejas, estamos viviendo un declive en la producción de la miel y sus derivados”.

Respecto a la medicina naturista, afirmó que la apiterapia es una alternativa para sanar a pacientes con diferentes enfermedades.

“Conmemorar el Día Mundial de las Abejas cada 20 de mayo debe ser con acciones, llevando agua y azúcar a sus nidos cuando no llueve”, sugirió.

La Granja Apícola San Marcos, situada en Tepeticpac, municipio de Totolac, subsiste a pesar de las adversidades. “Les falta alimento, pero tratamos de que no estén estresadas, pues tienen que salir en busca de agua, para mantener aireado el nido”, explicó.

No obstante, afirmó que la mayoría de los cajones están abandonados en Tlaxcala, porque a los productores no les alcanza para alimentarlas en el invierno.

La Secretaría de Impulso Agropecuario maneja el programa estatal Abeja Reina, que consiste en la entrega de un paquete de 10 abejas con un subsidio de 80 pesos por cada una, lo que representa apenas el 40 % de la inversión total.

Y es que los apicultores tienen otros oficios para complementar sus ingresos y, con ello, sostener a su familia. Para ellos este 20 de mayo pasó desapercibido, pues viven descapitalizados.

En marzo, abril y mayo es cuando las abejas sufren por la elevada temperatura que se registra y por la ausencia de precipitaciones, denunció el apicultor Cornelio Hernández Rojas, originario de Ixtenco.

Lee: ¿Conoces el legado de las mujeres mayas en las aldeas de Yucatán?

Explicó que ellas recurren a los árboles de capulín que empiezan a florecer, pues todo está seco.

“Hace cinco años tenía 30 cajones, ahora sólo me quedan cuatro, miles se murieron por más que les llevaba agua y azúcar, pero no resistieron al cambio climático”, expuso.

Expresó que en los últimos días cayeron las primeras lluvias y algunas plantas silvestres y en jardines de los domicilios tienen flor, lo que ayuda porque hay disponibilidad de alimento.

Doña Rocío y su sobrino viajan desde Atlixco, Puebla, para vender miel, polen y propóleo cosechados en las faldas del volcán Popocatépetl.

Ofrece el litro en 120 pesos. “Es miel de calidad, de muchas flores que mis familiares producen en las faldas del volcán”.

Dijo que el litro de miel se mantiene así desde hace cinco años, aunque hay lugares donde revenden la miel hasta en 220 pesos el litro.

427 productores de miel hay en Tlaxcala, pero muchos de ellos han abandonado las granjas y sólo unos 300 apicultores, con menos de 100 colmenas, reciben un apoyo anual de seis mil 200 pesos a través de la Secretaría del Bienestar.

El especialista exhortó a la población que vive cercana a los enjambres a que no altere su hábitat de pecoreo con la quema de residuos agrícolas, porque afecta sus ecosistemas.

Tomás Baños / El Sol de Tlaxcala

Publicidad

Trends

Publicidad