:)

Inteligencia Artificial

Ludovico Einaudi es el clásico que vende muchos discos

El italiano se inspira en Piemonte, donde el río y los viñedos hacen su vida más placentera

Published

on

Foto: Universal Music

Desde hace cuatro décadas, Ludovico Einaudi compone música para producciones televisivas como This Is England, The Intouchables y I’m Still Here, la miniserie Doctor Zhivago y Acquario, además de publicar una cantidad significativa de trabajos en solitario que lo convierten en uno de los pocos artistas clásicos que aún venden discos y dan conciertos alrededor del mundo.

El pianista y compositor italiano también es conocido en el mundo por algunas de sus piezas que fueron utilizadas en películas ganadoras de grandes premios como Nomadland y The Father.

En su segunda visita a México, el artista presentó su más reciente producción de solo piano, titulada Underwater, un disco que sale a la luz dos décadas después de que su autor publicara un primer trabajo de este tipo.

Lee: La banda escocesa Mogwai regresa con un disco feliz, melancólico e introspectivo

“En realidad, cuando comencé a trabajar en él no pensé en ello, porque simplemente estaba escribiendo música de piano, sin pensar en la conexión con mi primer álbum de piano… Estaba en pleno 2020, como muchas personas, en medio del aislamiento, así que fue bastante natural estar solo para componer y trabajar”, señala.

Sobre ese periodo, Ludovico Einaudi asegura que fue un buen momento para concentrarse, ya que al no poder viajar tuvo la posibilidad de estar en un lugar junto con su piano, sin distracciones y concentrándose en su música.

Einaudi es conocido por su habilidad para componer obras de toda índole, desde la música de cámara hasta las propuestas multimedia, pasando por orquesta, cine y danza, entre otras.

Cuenta que su forma de componer no varía tanto entre una y otra, aunque aclara que cuando lo hace para orquesta el trabajo es distinto porque implica una relación con diferentes grupos de instrumentos y más tiempo para organizar todo.

Por ejemplo, cuando trabajo para películas también es diferente porque tengo que adaptar mi trabajo a la historia que saldrá en pantalla, aunque todo eso no necesariamente afecta a la inspiración”, aclara.

Sobre su proclividad a fusionar sonidos y experimentar con la música, Ludovico Einaudi considera que su trabajo más complicado fue cuando trabajó en el disco de Taranta Project, que se basa en la música folclórica de Italia:

“Estaba trabajando con un repertorio que no es de mi región de Italia, sino que es música del sur, y al tratar de relacionar esta música con diferentes influencias pues me estaba relacionando con la música africana y la oriental, es lo que pasa cuando trabajas con diferentes idiomas, influencias y posiciones. Toma mucho tiempo, pero sólo debes seguir tu instinto y darle el respeto que se merece… Ese fue un trabajo muy duro, pero estoy satisfecho”, cuenta.

Lee: Tears For Fears llega con nuevo disco creado desde la cuarentena

Ludovico Einaudi comenzó su carrera como compositor clásico, y con el paso del tiempo comenzó a incorporar otros estilos y géneros como el pop, el rock, el folk y la world music. Y recuerda con toda claridad cómo fue el momento en que decidió dar ese paso:

“Solo recuerdo que no me sentía completamente satisfecho con trabajar solo con ciertas reglas de la música… Descubrí que necesitaba ser más abierto. Mi experiencia ya se había mezclado con muchas músicas diferentes y no quería olvidar algunas de ellas en mi trabajo, así que abrí mi música al mundo”.

Coincidiendo con la salida de Underwater, el italiano visitó hace unos días la Ciudad de México y Guadalajara, esta vez para presentar el disco mencionado, en un recital que se completó con algunos clásicos de su repertorio que, como él dice, ya son bien conocidos por sus seguidores de este país, un público del que el artista puntualizó:

La gente de México es muy cálida, de hecho, es una de las audiencias más cálidas que he experimentado”, agrega el italiano que se inspira en Piemonte, donde el río y los viñedos hacen su vida más placentera.

Alejandro Castro | El Sol de México