:)

La Opinión

Nayib Bukele le juega al dictador

Desde San Salvador, Nayib Bukele, que mantiene una tensa relación con la administración del gobierno de Estados Unidos

Published

on

No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague y ya le llegó su momento al presidente de El Salvador, Nayib Bukele. La semana tres de los principales funcionarios del gobierno de El Salvador fueron sancionados por Estados Unidos; dos ellos por hacer pactos con las maras y otra por encabezar un esquema de corrupción al interior del gobierno. Las sanciones se dan en medio de una efervescencia por imponer el Bitcoin como moneda oficial en el país centroamericano.

Los sancionados son el director de Reconstrucción de Tejido Social, Carlos Marroquín, y el viceministro de Justicia y director de Centros Penales de El Salvador, Osiris Luna, quien también fue señalado por el Departamento del Tesoro de participar en una trama de corrupción junto a su madre, Alma Meza, en la cual supuestamente obtenían y revendían bienes que debían ser entregados como parte de ayudas gubernamentales por el Covid-19.

Desde San Salvador, Nayib Bukele, que mantiene una tensa relación con la administración de Joe Biden, rechazó esos señalamientos como “mentira” y afirmó que “nuestra independencia, no está a la venta”.

Lee: Nayib Bukele no camina, prefiere correr

“¿Celulares y prostitutas en las cárceles? ¿Dinero a las pandillas? ¿Cuándo pasó eso? ¿No revisaron ni la fecha? ¿Cómo pueden poner una mentira tan obvia sin que nadie se las cuestione? Hay videos sí, pero de sus amigos haciendo eso. No nosotros. Ya ni disimulan”, tuiteó, dicho sea de paso su medio favorito para hacer política y gobernar.

El Salvador es uno de los ocho países americanos no invitados a la Cumbre por la Democracia convocada por Biden el pasado viernes, al igual que Bolivia, Cuba, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Venezuela.

En el poder desde junio de 2019, Bukele, que niega pactos con las pandillas, rechazó en los últimos meses extraditar a Estados Unidos a líderes de la MS-13 reclamados por la justicia en Nueva York.

Las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18, entre otras, tienen unos 70 mil miembros en El Salvador, más de 17 mil de ellos encarcelados, y se dedican a la extorsión, el tráfico sexual, el narcotráfico y otras actividades ilegales.

Un día después de los dos primeros sancionados, Martha Carolina Recinos, jefa de Gabinete del presidente de Bukele, vuelve a estar bajo el foco de presión de la administración de Biden, ya tenía prohibida la entrada en Estados Unidos por estar su nombre en la lista negra de altos cargos públicos corruptos publicada por el Departamento de Estado estadounidense, pero ahora está acusada de haber dirigido “un esquema de corrupción multimillonario en múltiples ministerios”.

A principios de año, el partido del presidente Nayib Bukele, Nuevas Ideas (presidido por su primo), ganó las elecciones legislativas y con ello tomó el control de la Asamblea Legislativa, lo que le permitió comenzar a hacer y deshacer para formar un gobierno a su medida, eso implicó cambiar a los integrantes de la Suprema Corte.

Los ahora exintegrantes  de la Suprema Corte en El Salvador habían tenidos infinidad de roces con las decisiones de Bukele, por ejemplo, en presupuesto que él solicitaba para combatir a las pandillas o maras; y sus recurrentes choques por los confinamientos dentro de la pandemia del coronavirus, que incluso lo obligaron a realizar una reapertura a regañadientes de todos los servicios y negocios.

Pero Nayib Bukele no se ha detenido en sus planes, el pasado 9 de junio, la Asamblea Legislativa salvadoreña aprobó la llamada Ley Bitcoin, que salió adelante gracias al voto a favor de 62 diputados de los 84 que componen el Parlamento de mayoría oficialista y entró en vigor 90 días después de su publicación en el Diario Oficial.

Lee: Nayib Bukele desafía a los políticos de Estados Unidos

Actualmente, los salvadoreños tratan de entender cómo funciona esa moneda electrónica (Bitcoin), para la que se necesita una Chivo Wallet (billetera electrónica), pero más que otra cosa parece una imposición de Bukele, que le permite medir hasta donde la gente está dispuesta a tolerar su cambios, ahora que él mismo se hace llamar “dictador”.

El Bitcoin también le permite a Nayib Bukele tomar más distancia de Estados Unidos, El Salvador a mantenido por años una dolarización que le ha dado estabilidad macroeconómica, de la que inevitablemente se quiere apartar, pero si su moneda le falla el resultado puede ser contraproducente para las fianzas de ese país.

El mandatario inició el camino también para comenzar a presionar a las Organizaciones No Gubernamentales, sobre todo, aquellas que son críticas a su gobierno, a través de una iniciativa para poder fiscalizar el dinero que reciben y con ello frenar sus posturas, pero el primer error que cometa el mandatario salvadoreño le puede salir caro en sus aspiraciones de perpetuarse en el poder, vía su persona o algún cercano. Todo parece que ya tiene la misma enfermedad que Nicolás Maduro y Daniel Ortega. O usted ¿qué cree?

Trends