:)

Inteligencia Artificial

Las empresas tecnológicas aceleraron sus procesos de digitalización por la pandemia Covid-19

A las personas les preocupa que la información privada que le dan a las empresas e instituciones esté segura y no sea compartida con cualquiera

Published

on

Foto: Roberto Hernández

En el mundo, la principal preocupación de los clientes al compartir sus datos personales con las empresas e instituciones que los digitalizan para usarlos en línea es la seguridad en la recolección y almacenamiento de su información, así como evitar que se compartan con cualquiera.

De acuerdo con la consultora EY, 63 por ciento de las personas que utilizan cualquier tipo de plataforma en Internet está preocupada porque sus datos sean almacenados de forma correcta y que no haya filtraciones durante la recolección de los mismos.

En medio de la pandemia por Covid-19, Internet se volvió la herramienta principal de la vida a nivel mundial, el delivery de comida, las compras en línea, y hasta el trabajo en casa es la regla.

Lee: El gobierno de AMLO defenderá el padrón de telefonía móvil de jueces “de contentillo”

“A raíz de la pandemia, en un año las organizaciones tuvieron que acelerar sus procesos de digitalización, adaptarse a vender en línea y ofrecer modalidad de home office para sus equipos de trabajo”, dijo Francisco Olivares, Socio Líder de Consumo EY Latinoamérica Norte.

Señaló que se enfrentaron a la necesidad de buscar nuevas formas para atraer y fidelizar clientes y que uno de los elementos principales para lograrlo es tener su confianza, pues el consumidor se volvió más cuidadoso con su información, más selectivo al decidir sus compras.

 “La tendencia de uso de Internet de los usuarios ya no es pasar horas conectados delante de un ordenador después de las clases o de trabajar, sino estar conectados en todo momento y en cualquier lugar a través de dispositivos móviles”, dijo a su vez Zaryn Dentzel, fundador de Tuenti, una empresa tecnológica española centrada en las comunicaciones móviles y cuya multiplataforma combina la mensajería instantánea con una red social en un artículo para el banco BBVA.

Según el estudio “Repensando la estrategia de privacidad de datos ante un nuevo consumidor, nuevas regulaciones y avances digitales: EY México”, los usuarios se han vuelto más exigentes y observadores sobre la información comparten, por la digitalización de sus datos.

Refirió que las generaciones más jóvenes –millennials y Generación Z– comparten su información con más libertad, pero buscan obtener beneficios, pues 53 por ciento de los millennials se toma el tiempo de entender la forma en que una empresa utiliza sus datos personales leyendo el material disponible.

El uso de Internet a través de dispositivos para realizar trámites y compras implica necesariamente compartir datos personales con una empresa o con un ente público que digitaliza toda esa información.

De acuerdo con Access Now, compartir información personal puede implicar beneficios. En algunos casos incluso es necesario hacerlo para cumplir con nuestras tareas cotidianas y para mantenernos en contacto en la sociedad moderna.

Lee: El sector patronal ve riesgos en la creación de un padrón de usuarios de telefonía móvil

La ONG europea añade que el otro lado de la moneda es el riesgo que implica compartir información personal, pues “revela mucho acerca de ti, de tus pensamientos, y de tu vida en general.

“Esta información puede ser fácilmente utilizada en tu contra y eso es especialmente peligroso en el caso de individuos y comunidades vulnerables, como por ejemplo, periodistas, activistas, defensores de derechos humanos y miembros de grupos marginalizados y oprimidos. Es por ello que esta información debe ser protegida de forma estricta”, expuso.

En México entró en vigor recientemente una reforma que establece la creación del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, que obliga a todos los mexicanos a digitalizar sus datos biométricos en los próximos dos años si quieren tener una línea telefónica. La base de datos será manejada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Estos datos, en un inicio incluían el iris, la huella digital, el reconocimiento facial y la voz.

Sin embargo, el pasado 14 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que la creación del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil es un tema de seguridad nacional pues se buscará cuidar a la población de extorsiones vía telefónica.

El mandatario señaló que es comprensible que los mexicanos sientan temor ante el valor de los datos que tendrá dicho Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, pero aseguró que “no habrá ningún negocio por encima de la seguridad del pueblo”.

En contraparte, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) advirtió que el padrón puede representar riesgos para la protección de datos personales.

El manejo de información, relacionada con la identidad de una persona, señaló el organismo, requiere del mayor cuidado posible y que cualquier vulneración podría generar daños significativo de “reparación imposible”.

Los datos biométricos son asociados de manera única a una persona, por lo que constituyen características insustituibles. En este sentido, añade el Inai, es fundamental que el tratamiento de esta información digitalizada cumpla con los principios, derechos y obligaciones previstos en la normatividad en materia de protección de datos personales.

De acuerdo con Avast, empresa especializada en protección informática, en el mercado ilegal de México, el conjunto de datos puede venderse desde 61 hasta 243 pesos, lo que pone en riesgo a cualquier mexicano de perder información sensible, ser víctima de extorsión o hasta perder sus ahorros

El nuevo padrón de telefonía móvil lejos de desincentivar las llamadas de extorsión promoverá delitos como el robo de celulares, además de que vulnera derechos de los ciudadanos, coincidieron especialistas.

“Aumentan los incentivos al robo de celulares, porque un usuario tarda en bloquear su dispositivo cuando se lo roban y da pie a que hagan fraudes desde su línea o la clonen”, comentó Ernesto Piedras, director general de The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

El analista añadió que la reforma difícilmente previene la delincuencia ya que al contar con la información digitalizada, los extorsionistas tienen la facilidad de conectarse de manera remota a través de SIMs digitales o bien mediante plataformas o apps de llamadas.

Sin embargo, dijo, esta iniciativa tal como se aprobó sí vulnera varios derechos, entre ellos el de la comunicación y de privacidad.

En caso de que los usuarios no quieran facilitar esta información, se les puede suspender la línea, esto con la finalidad de evitar delitos.

En tanto, Luis Miguel Martínez, presidente del capítulo mexicano de Internet Society, recordó que en México ya hubo dos intentos de padrones con los registros nacionales de Usuarios de Telefonía Móvil (Renaut) y el de Vehículos (Renave), los cuales además de resultar fallidos filtraros los datos de millones de personas al mercado negro.

Añadió que además de complicado, el registro significará altos costos para los operadores, que deberán invertir en tecnología para capturar y proteger estos datos.

Elena Estavillo, directora del Centro-i y excomisionada del IFT, comentó que este padrón digitalizado no sólo implica recabar datos y resguardarlos, sino que además hay que invertir en tecnología para la seguridad de los mismos.

“El IFT tiene muchas responsabilidad y un presupuesto limitado, lo que le va a exigir esta acción es destinar una parte importante de sus recursos y quitar de otros lados. Si ya tenía disponibilidad presupuestal limitada ahora se va a poner en riesgo muchas otras responsabilidades importantes”, concluyó

Pero los datos personales no son los únicos que están bajo amenaza. También las empresas sufren robo de datos, incluso las empresas especializadas en tecnología.

Mario Alavez | El Sol de México