:)

Guanajuato

Los agricultores de Guanajuato tienen un seguro catastrófico para afrontar la sequía y falta de lluvia

Prevén tercer año consecutivo con lluvias escasas, luego que el año pasado fueron mínimashubo precipitaciones de sólo 450 milímetros

Published

on

Fotos: Víctor Cruz

IRAPUATO, Guanajuato. El gobierno del estado contrató un seguro contra gastos catastróficos para atender el problema de la sequía, dado que el pronóstico para este año no es alagüeño y la escasez de agua de lluvia podría acumular su tercer año consecutivo.

El secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural de Guanajuato, José Francisco Gutiérrez Michel, señaló que los recursos económicos que podrían obtenerse por el seguro catastrófico no es la única opción que se tiene para aminorar la sequía.

Previamente, apuntó, a productores afectados por la sequía del ciclo otoño-invierno se les apoyó para que pudieran sembrar en el primavera-verano, en tanto que los Módulos de Riego de todo el estado recibieron hasta 350 mil pesos para pagarle a sus trabajadores.

Lee: Dejan de sembrar cultivos de temporal en Irapuato por la sequía

No obstante, expuso que el tema de la lluvia vas más allá de pesos y centavos, pues la sequía por la que atraviesa el estado es porque en 2020 apenas llovió entre 450 mil y 490 mil milímetros, cuando el estado tenía precipitaciones promedio de 600 mil milímetros.

A causa de la sequía, en 2020 se tuvieron pérdidas de sorgo y maíz, pues las plantas no alcanzaron a despuntar y otras que esperaban el agua de lluvia se secaron, abundó.

El funcionario de la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural advirtió también que el tema se complica porque con el agua que se tiene en presas como La Solís, Acámbaro o la Purísima, sólo alcanzará para regar el ciclo primavera-verano y el otoño-invierno prácticamente sería un hecho que no se llevaría a cabo si no hay lluvia.

Mencionó que el otro escenario es que las tierras que se regaban con el agua de la presa de Allende no van a producir ni siquiera el primavera-verano, pues la presa se quedó sin agua.

En 2018, refirió, la presa Ignacio Allende tuvo tanta agua que terminó por desbordarse y tuvo que ser abierta, lo que ocasionó que el agua excedente se fuera desde San Miguel de Allende hasta Celaya e inundara algunas comunidades e incluso a la planta Honda, que tuvo que parar producción por varias semanas.

Lee: El gobierno de Guanajuato activará plan emergente contra la sequía

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), los 46 municipios del estado enfrentan algún grado de sequía, de los cuales 19 presentan un estatus de sequía extrema.

Óscar Reyes | El Sol de Irapuato