:)

La Opinión

Es tiempo de que Kamala Harris muestre de qué está hecha

Kamala Harris creó una fama de ser una fiscal dura en California y política moderada, esas habilidades son las idóneas para enfrentar la migración

Published

on

Desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, nombró a su vicepresidenta Kamala Harris como encargada del tema migratorio, de inmediato se comenzó a notar la mano dura de ella, pero a la vez suave a la hora de negociar, con el fin de contener la nueva avalancha de indocumentados que trata de llegar a la tierra prometida. 

Casi al unísono del nombramiento de Kamala Harris se anunció la salida de la llamada zar migratoria Roberta Jacobson, ex embajadora de Estados Unidos en México: Sin duda, fue una de sus primeras decisiones y con mano muy dura apartó del camino a unas de las políticas estadounidenses que mejor conocen los problemas de la región latinoamericana.

Inmediatamente después, puso manos a la obra, en su modo política negociadora, para que los vecinos del Triángulo Norte (El Salvador Guatemala y Honduras), además de México, aceptaran militarizar sus fronteras, con el argumento de frenar los flujos migratorios y proteger a los niños migrantes que viajan sólo de los cárteles y las pandillas.

Kamala Harris creó una fama de ser una fiscal dura en California y una política moderada, esas habilidades son las idóneas para enfrentar el tercer problema más fuerte, –pero muy añejo– que enfrenta el nuevo gobierno de Biden, sólo atrás de la pandemia del Covid-19 y de la violencia armada.

Lee: Los migrantes son héroes vivientes y sus remesas nos salvaron en la pandemia de Covid-19: AMLO

Si ella logra frenar las desbordadas hordas migratorias y mete en cintura la manera de trata de acceder a Estados Unidos, no dude que eso la colocará como una de las mejores cartas de los demócratas para suceder a Joe Biden y como consecuencia evitar el regreso del Trumpismo, que ya hace campaña de cara al 2026.

La primera vicepresidenta que tiene Estados Unidos U es hija de madre india y padre jamaicano, y se abrió paso entre al menos otras nueve aspirantes al cargo para acompañar a Joe Biden en la fórmula demócrata, son muchas las aristas que tiene Kamala Harris a su favor para contender por la Presidencia, como es el color de su piel o el hecho de ser mujer, entre otras.

Kamala Harris tiene apoyos tanto entre los sectores moderados como progresistas del Partido Demócrata, y durante la campaña electoral su punto cumbre fue cuando lanzó una andanada de ataques a Biden durante las elecciones primarias, pero la hoy vicepresidenta tiene la simpatía de muchas minorías y eso la hace una política poderosa.

Ya entrada en el tema migratorio, la vicepresidenta dijo, la semana pasada, que viajará a México, Guatemala y posiblemente a otros países de Centroamérica para hablar sobre cómo “hacer frente a las causas (violencia, narco y pobreza) de raíz” que generan la inmigración irregular hacia territorio estadounidense.

El gobierno Biden reveló cifras récord de detenciones de indocumentados en su frontera con México, con más de 172 mil en marzo, entre ellos casi 19 mil menores, una cifra histórica.
Seguramente durante su gira también negociará cuál es la mejor manera de invertir los cuatro mil millones de dólares que anunció el gobierno de Biden para ayudar a los países del Triángulo Norte, en su intención de frenar los flujos migratorios.

Además, de la posible entrega de lotes de vacunas contra la pandemia, no hay que olvidar que la región centroamericana depende mucho de las inoculaciones del programa de Naciones Unidas, Covax y, siendo muy honestos, no son suficientes, y si son una de las nuevas causas de que se haya incrementado la migración.

Aunque Kamala Harris descartó que planee visitar por ahora la frontera con México, porque ese es trabajo del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas; mientras que ella tiene una misión “diplomática”, centrada en negociar para “hacer frente a las causas de raíz” de la inmigración irregular.

Lee: Rebrota la pandemia de las matanzas en Estados Unidos

El enviado especial del gobierno de Joe Biden para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, compareció ante el Congreso de Estados Unidos el pasado miércoles para hablar sobre las causas que propician la migración. “El actual episodio migratorio desde América Central es parte de un patrón recurrente de migración en masa propiciado por factores de empuje”, explicó citando la inseguridad y la falta de oportunidades.

Zúñiga –que visitó Guatemala y El Salvador la semana pasada y sostuvo un diálogo bilateral en Washington con autoridades de Honduras– indicó que el trabajo de Estados Unidos es que las personas en lugar de migrar puedan encontrar seguridad, justicia y prosperidad en sus países. “Es un trabajo difícil que va a tomar años”, advirtió ante las bancadas legislativas.

La verdad el torito que tiene enfrente Kamala Harris nos es fácil, han pasado muchos gobiernos desde que el presidente Ronald Reagan logró una reforma migratoria (1986), lo que se puede calificar como un paso cualitativo, y a partir de ahí sólo ha habido paliativos, es una gran oportunidad para la vicepresidenta, pero también puede ser su tumba. O usted ¿qué cree?