:)

La Opinión

La democracia debe existir en la salud del trabajo en México

La salud en el trabajo es un derecho como parte del trabajo digno, cuando decimos trabajo digno, entendemos un trabajo saludable, cómodo, adecuado

Published

on

Manuel
Las condiciones de trabajo son muy importantes, muchas de las enfermedades pueden tener origen en el trabajo.

La salud en el trabajo es un derecho como parte del trabajo digno, cuando decimos trabajo digno, entendemos un trabajo saludable, cómodo, adecuado, que permita la reproducción, el aprendizaje, la experiencia, que pueda llevar a un individuo a niveles de conocimiento superiores y que pueda convivir y vivir de manera adecuada dentro de su trabajo.

Que sea un trabajo en donde las condiciones físicas, químicas, biológicas, psicológicas y económicas permitan desarrollarse y no precisamente le produzcan una enfermedad o mal estar y esto es muy importante decirlo como una definición de salud.

Salud es aquello que nos permite permanecer en bienestar biopscicosocial y económico. Aquí hago referencia a lo económico porqué es para acláralo, para subrayar la cuestión de tipo económico, salario, prestaciones, seguridad social y también alimentación son partes muy importantes para la salud de los trabajadores y la prevención de la enfermedad.

Lee: Los derechos humanos y sociales en México

Es necesario que recuperemos toda la historia democrática de lucha que se vivió en la construcción de los sindicatos mexicanos como parte de la historia universal del sindicalismo de los derechos de los trabajadores.

Sera necesario revitalizar y supervisar la democratización de los sindicatos con la finalidad de que vuelva a ser la columna vertebral el contrato colectivo y las condiciones de trabajo, porque es muy importante que existan las condiciones mixtas de salud y de higiene en cada uno de los trabajos, y también la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) realice las supervisiones adecuadas.

Al mismo tiempo es importante que la Universidad Autónoma de México y la Universidad Autónoma Metropolitana, junto con la Secretaría del Trabajo desarrollen programas de dos o tres niveles de medicina del trabajo, como los posgrados que son muy limitados en el número de estudiantes en las instituciones, duplicarlos o triplicarlos con la finalidad de que se tengan los suficientes inspectores. Esos inspectores se les pague lo correspondiente, muchos inspectores reciben salarios extraordinariamente bajos, aunque pareciera que se les paga solamente por una, dos y hasta tres horas a la semana.

Para la actividad de supervisión de una fábrica, centro de salud y centros de trabajo, se emplea una importante cantidad de horas.

No solamente se necesitan médicos, se necesitan enfermeras, posgraduadas en medicina del trabajo, con maestría, licenciatura, además de valorar al personal con carreras técnicas que se interesen en los sindicatos con el fin de que puedan ser miembros de las comisiones mixtas de higiene y seguridad.

Estamos en condiciones de una crisis muy grande de salud en el trabajo esto quiere decir que no solamente son los problemas internos de las condiciones físico, químicas, biológicas, ambientales y psicológicas.

También es claro que no solo estamos hablando de accidentes y de las enfermedades que se provocan en el trabajo, sino en las repercusiones que se surgen de malas condiciones personales.

El trabajador esté viviendo sus principales años dedicados a producir, a dar su fuerza de trabajo a las compañías de donde se saca la principal ganancia que es el Producto Interno Bruto del país.

La plusvalía en donde se le tiene que reevaluar de nueva cuenta aquellos acuerdos que tenemos en el artículo 123 de la constitución mexicana, los artículos de la ley federal del trabajo y los estatutos de trabajo.

Las condiciones de trabajo son muy importantes, muchas de las enfermedades pueden tener origen en el trabajo, considerando que parte del trabajo hasta ahora se considera el proyecto de la casa a la fabrica y de la fabrica a la casa.

Eso es parte del trabajo, del centro de trabajo cuando el camino es lógico, recto y lo más corto posible, todo aquello se debe considerar como parte del trabajo y debe estar protegido por el Instituto Mexicano del Seguro Social o por el ISSSTE o por las grandes compañías y los trabajadores no debe de estar cubriendo sus 8 horas de trabajo, sino que debe estar cubierto en el proyecto de ir al trabajo y regresar.

Es necesario reducir la jornada de 40 horas, esto es una propuesta ante la despoblación,
ante la inhibición de nuevos trabajos, y ante la desproporción de nuevos trabajos y ante la
desproporción que existe ahora de trabajo que lleva más de 40 horas a la semana.

Dos propuestas muy concretas es la de la democratización de los sindicatos que tiene que ser supervisada por un consejo en el que se encuentre la Secretaría del Trabajo, trabajadores de las empresas y ciudadanos.

Evitar la reelección por más de dos ocasiones del comité ejecutivo de los sindicatos, no es posible que ahora dirigentes que tenga 40 o 50 años como secretarios generales, como sucedía en el caso de los tranviarios, en el caso de la UNAM, el de la CROM y la CROC que aún existen y que tienen repetición constante, esto tienen que estar en la ley; en la ley de los derechos sindicales.

Lee: La Secretaría Salud de Tamaulipas prevé repunte de hasta 30% en casos Covid-19, tras Semana Santa


Los derechos sindicales y sociales son derechos humanos a la democracia, los grandes sindicatos no pueden estar repitiendo constantemente durante 40 años al mismo secretario o al mismo comité ejecutivo, la historia nos ha mostrado que no se pueden seguir repitiendo estas prácticas antidemocráticas.

Si no se propone una ley sobre la democracia sindical, no estaremos luchando por mejores condiciones de vida, la libertad de expresión, el derecho a manifestar sus inconformidades, a manifestar los peligros, riesgos, accidentes que se tienen que llevar en una minuta en un proyecto.

Finalmente se tiene que hacer un instituto nacional de bioestadística laboral, porque es necesario saber el origen primario de muchas de las enfermedades, sabemos ahora algunos datos, pero no son suficientes.

Las enfermedades tienen una aparición individual, una aparición genética, una aparición ambiental fuera del trabajo, pero sabemos que más del 50 por ciento de los casos, me atrevería a decirlo es el mayor causante de las enfermedades y podríamos enumerar muchos riesgos de trayecto, riesgos en el trabajo y los riesgos propios de la falta de libertad de manifestación, de la falta que se ha perdido al derecho del contrato colectivo de trabajo.

Tenemos aproximadamente más de 50 millones de mexicanos que están relacionados con el trabajo informal y un porcentaje muy alto de los trabajadores están en la esclavitud total y absoluta por medio del outsorcing, esto tienen que tomarse como no aceptable, y no es aceptable ahora que se le pague salario mínimo a una persona mayor de 25 años, tampoco es posible que las mujeres tengan tan solo 90 días para su embarazo, para su parto y la lactancia, que es la más importante para los niños, que son el futuro de la patria.

Por ley, no por demanda, no vamos a esperar más de 100 años a que las mujeres sean protegidas por lo menos con 180 días de cuidados maternos y en esto quiero decir que debe de haber una protección a la familia y quiero decir que los hombres también deberían tener por lo menos 30 días de protección para apoyar a la familia, a la mujer y al niño, durante las últimas dos semanas antes del parto, durante el parto y post parto, la mujer no debe encontrarse desprotegida.


Por otro lado, debe castigarse el trabajo infantil, necesitamos escuelas de oficios para los niños, que reciban una beca y alimento, pero no trabajo asalariado o mucho menos un trabajo sin contrato.

No se han identificado adecuadamente el origen de las enfermedades, lo que se ha clasificado, simple y sencillamente el final, el origen viene a ser solo una hipótesis y esto ha derivado en diagnósticos clínicos erróneos.

Las condiciones económicas, sociales y psicológicas nos han hecho ser un pueblo extremadamente mal alimentado. Ahora México es un país con un alto porcentaje de obesidad y desnutrición, en los centros de trabajo no hay un área asignada para comer, no existen comedores que ofrezcan menús equilibrados. Estos centros de trabajo están obligados a dar una comida y un refrigerio, es necesario, en donde existan más de 100 trabajadores debe haber donde realizar sus necesidades, un espacio para resguardar sus pertenencias y áreas de regaderas para el aseo personal, con espacios adecuados, cómodos y dignos.

Estás son algunas demandas. Se requiere fortalecer los sindicatos y eso se va a lograr si se abre la pauta a una ley de democratización y una ley de protección dentro del trabajo, esta ley debe ser nacional, con una estrategia de prevención de accidentes, de riesgos de trabajo y de prevención de enfermedades ligadas al exceso de la producción extractiva y sobre explotación y de mal
alimentación.

Lee: Más de siete mil trabajadores del sector salud contagiados de Covid-19 en Baja California