:)

El Extranjero

Antifa nunca irrumpió ni hizo destrozos en el Capitolio de Estados Unidos

Partidarios del ex presidente Donald Trump dice que asaltaron y sitiaron a principios de 2021 al Capitolio de Estados Unidos y no Antifa

Published

on

Antifa es un movimiento que se opone al fascismo, al racismo, la xenofobia y la homofobia.

Un grupo de partidarios del ex presidente Donald Trump acusados en relación con la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos han dicho que Antifa y otros grupos de izquierda no participaron en el ataque, desacreditando una teoría de conspiración de bandera falsa que está ganando popularidad en la órbita pro-Trump.

El pasado 6 de enero de 2021, cinco personas murieron como resultado de los violentos episodios vividos en Washington DC, que pretendían frenar la ratificación del triunfo de Joe Biden en los comicios del 3 de noviembre de 2020, cuando seguidores de Trump asaltaron el Capitolio.

Luego Donald Trump enfrentó un segundo juicio político por haber arengado a sus seguidores para irrumpir en el Capitolio, pero salió bien librado y hoy es un serio contendiente a buscar la presidencia de Estados Unidos en 2024. 

Lee: La guerra en las calles de Estados Unidos es entre Antifa y Patriot Prayer

Antifa es la abreviatura de “antifascista”, es un movimiento que se opone al fascismo, así como al racismo, la xenofobia o la homofobia. Surgió en la década de 1930 en Italia y Alemania en contra de los regímenes fascista y nazi, y después se extendió por Europa occidental durante el siglo XX. 

Por motivos históricos, el antifascismo en Estados Unidos nunca ha tenido el mismo peso que en Europa. Los primeros grupos antifa estadounidenses aparecieron ya en los 80, y lo hicieron ligados al antirracismo, como Anti-Racist Action en Minesota. 

Es más, el primer colectivo que utilizó el término “Antifa” en Estados Unidos fue Rose City Antifa, fundado en 2007 en Portland (Oregón) a partir de una agrupación puntual para boicotear un festival de música organizado por el grupo supremacista blanco Hammerskins.  

Muchos de los presuntos agitadores que enfrentan cargos también abrazaron esta conspiración. Sin embargo, una revisión de CNN de los documentos judiciales, cerca de una docena de acusados la han rechazado explícitamente, al decir que ellos y otros partidarios de Trump merecen el crédito por asaltar el Capitolio y no Antifa.

“Hay un montón de memes y publicaciones por ahí que dicen que las personas que estaban peleando anoche eran todos provocadores de antifa, etc.”, supuestamente publicó en Facebook el acusado Jose Padilla un día después del ataque del 6 de enero. 

“Solo quiero decir que, como observador de primera mano de cada momento de anoche, no era antifa. Eran patriotas que estaban tratando de restaurar la república”, agregó.

Otro presunto agitador del Capitolio, Jonathan Mellis, publicó: “No se atrevan a tratar de decirme que la gente culpa de esto a Antifa y BLM (Black Lives Matter). Asumimos con orgullo la responsabilidad de asaltar el Castillo”. 

También utilizó un término vulgar para dar a entender que los grupos de izquierda eran demasiado cobardes para llevar a cabo un ataque.

Padilla y Mellis se encuentran entre los acusados de agredir a agentes de la Policía además de delitos menores de ingreso ilegal. Los fiscales dicen que Mellis golpeó a los agentes con un palo grande y que Padilla usó un gran letrero metálico de Trump como ariete contra la línea policial, reportó CNN.

Ninguno de ellos se ha declarado culpable y ninguno tiene un abogado que figure en el expediente judicial. Sus comentarios socavaron la conspiración infundada que traslada la responsabilidad de los partidarios más fervientes de Trump a los oponentes de Trump. Incluso algunos republicanos prominentes han rechazado la teoría de bandera falsa, pero la narrativa está viva y coleando en algunos círculos republicanos.

Al menos un orador de la CPAC la semana pasada promovió la mentira, aunque admitió que algunos partidarios de Trump participaron en el asalto al Capitolio. El presentador de radio conservador Wayne Dupree dijo: “Antifa estaba allí, BLM estaba allí, la gente de MAGA estaba allí, todos estaban allí”.

En una audiencia en el Senado el martes pasado sobre las fallas de seguridad, el senador republicano Ron Johnson de Wisconsin promovió afirmaciones falsas de que la turba estaba llena de «manifestantes falsos de Trump» y «agentes provocadores». La mayoría de los republicanos en el panel no abrazaron estas conspiraciones.

Lee: Ven una lluvia de amparos en contra de la ley antifacturera en Baja California

Un acusado por los disturbios en el Capitolio criticó a los legisladores republicanos por culpar a antifa. Thomas Robertson, un agente de Policía de Rocky Mount, Virginia, hizo alarde de sus vínculos con las fuerzas del orden y los grupos conservadores. Fue despedido del departamento de policía, según un comunicado de prensa.

“Estuve en el edificio del Capitolio hace dos días”, publicó Robertson en Facebook, según documentos judiciales. “Soy un (miembro del grupo proarmas Liga de Defensa de Ciudadanos de Virginia), miembro de la Asociación Nacional del Rifle, soldado en servicio y agente de Policía. El control de daños por parte de los republicanos en Washington está tratando de decir que era antifa. No lo era. ¿Es posible que algunos estuvieran allí? Por supuesto. ¿Lo causaron? No”.

Hay una serie de teorías que buscan, entre otras cosas, poner en el primer plano de la política estadounidense el movimiento de extrema derecha que encabeza Trump, quien según analistas políticos es el personaje más fuerte de los republicanos para buscar la Presidencia en 2024.